01:44 GMT +319 Octubre 2018
En directo
    Emmanuel Macron, presidente francés

    Los franceses dan la espalda a Macron

    © REUTERS / Etienne Laurent
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    150

    Los franceses están decepcionados con Emmanuel Macron. Seis de cada diez ciudadanos dicen no confiar en su presidente. Solo 16 meses después de su victoria, el mandatario bate ya el récord de impopularidad que alcanzó su predecesor, François Hollande.

    El último sondeo de opinión, realizado por la empresa Kantar, refleja la desilusión creciente, cuando no el enfado, con un mandatario que creen no escucha lo suficiente a la ciudadanía y no reconoce sus errores.

    No hay duda de que el "caso Benalla", por el nombre de su guardaespaldas personal, significó un golpe brutal a la imagen de Macron, que desde entonces no logra levantar cabeza.

    La hiperactividad reformista del primer dirigente no solo no consigue animar a la sociedad, sino que la sume en una confusión de datos y cifras, difícilmente digeribles. A la vuelta de sus vacaciones de verano, Macron decidió dar un giro social a su política, hasta ahora considerada de derechas y favorecedora de "los ricos".

    Más aquí: La Fiscalía de París abre nueva investigación en el marco del 'caso Benalla'

    Pero la dimisión en directo, en una emisora de radio y sin avisar a Presidencia, de su ministro estrella, el ecologista Nicolas Hulot, acaparó las primeras páginas de la actualidad y certificó la poca consideración efectiva de Macron con los asuntos relacionados con el medio ambiente y, según el dimisionario, su dependencia de los lobbies.

    Emmanuel Macron, presidente de Francia
    © REUTERS / Philippe Wojazer
    La remodelación gubernamental obligada afectó también a otro miembro del Gabinete, la ministra de Deportes, Laura Flessel. Obligada a renunciar a su puesto por problemas con el fisco. Macron no quiso en ese momento hacer más cambios, pero la responsable de Cultura en su Gobierno ha defraudado también cientos de miles de euros a las arcas públicas, olvidando declarar las obras en las sedes de la editora de libros que ella y su marido dirigen.

    La moralidad de la vida pública y la regeneración prometidas por el candidato Macron quedaron muy comprometidas tras esta serie negra. Para muchos de los franceses que habían apostado por las promesas de ética y deontología del líder de La República En Marcha la conclusión estaba clara: "Macron es como los demás". La vieja política que él consideraba superada volvía como un guantazo a la cara del presidente.

    Tema relacionado: Popularidad de Macron cae al nivel más bajo desde que asumió el cargo

    Quizá esta sucesión de "pequeños" escándalos hubiera podido ser más perdonable si la situación de la economía fuera mejor. Pero los indicadores no sirven precisamente para levantar el ánimo. Francia está a la cola de los todavía 28 miembros de la UE en crecimiento económico durante el segundo trimestre del año: un 0,2%, por el 0,6% de España, o el 0,5% de Alemania.

    Estancamiento económico

    El crecimiento se estanca en un 1.7%; el paro no baja del 9%; el déficit público se sitúa en el 2,5% del PIB y la deuda pública se acerca al 97%. Los portavoces gubernamentales achacan a la subida del precio del petróleo y a la del euro el freno de sus expectativas económicas, pero sus vecinos europeos sufren las mismas circunstancias sin reflejar resultados similares.

    Todo ello, a pesar de las reformas que Macron lanzó al inicio de su mandato. Desde entonces, los franceses solo han podido comprobar una bajada de su poder adquisitivo, empujado por el aumento de precios e impuestos, en la que las principales víctimas han sido los pensionistas, castigados a ver la revalorización de sus pensiones muy por debajo del índice de aumento de precios.

    Audio: Macron: ¿un autoritario con aires de rey para los ricos?

    Todos los analistas coinciden en señalar que los franceses no ven todavía los efectos concretos de reformas que les iban a asegurar una mejora en su vida cotidiana. La nueva ley laboral, que debía favorecer la contratación y la flexibilidad para las empresas, se dejó en el tintero la desaparición de la semana de 35 horas, lo que, para algunos economistas, frena el ánimo de muchos pequeños y medianos empresarios a la hora de ofrecer nuevos empleos. El mantenimiento de contratos diferentes, por días, semanas o permanentes, tampoco ayuda a perennizar los trabajos y los jóvenes siguen teniendo las mismas dificultades para iniciarse en la vida laboral que durante los últimos veinticinco años.

    Pero el presidente Macron cree que no todas las dificultades se pueden achacar al sistema que rige la vida económica y social de Francia desde hace décadas. En una visita a Dinamarca, criticó la actitud de sus compatriotas, "galos refractarios a las reformas". Era una forma de elogio a la flexiseguridad que los daneses han puesto en marcha para agilizar el mercado laboral, obviando las características administrativas y humanas que hacen que ese país haya podido resolver el problema del empleo; entre otras cosas, la existencia de un sistema eficaz de formación permanente, inexistente en Francia.

    El presidente tampoco cree que sea tan complicado encontrar un empleo en su país. En un encuentro público y respondiendo a un joven que le aseguraba que no conseguía trabajo, le respondió que, si cruzaba la calle, encontraría anuncios para trabajar en varios restaurantes y bares de la zona.

    Macron parece a veces creer que su país funciona como Estados Unidos o el Reino Unido, donde la facilidad para contratar y despedir es amplia, y donde la movilidad geográfica no supone un trauma para el ciudadano, como ocurre en Francia. El desfase entre el país que Macron sueña y la realidad parece jugarle malas pasadas.

    Macron gasta en tres meses 26.000 euros en maquillaje
    © Sputnik /
    Macron gasta en tres meses 26.000 euros en maquillaje

    En menos de una semana, el presidente es capaz de lanzar reformas que, por falta de perspectiva de futuro o por su complejidad, no son bien entendidas por un público que tiende considerar esas medidas como simples anuncios de márketing político, sin repercusión concreta real. Así, la "Ley contra la pobreza" pasa casi inadvertida y queda solapada por "La reforma de la Sanidad". Ni una ni otra logran despejar el ánimo crítico y la decepción de los franceses, porque los anuncios pensados para atraer titulares quedan anulados cuando se lee la letra pequeña de las nuevas normas llamadas a mejorar el presente y el futuro de los ciudadanos.

    Emmanuel Macron tiene una urgencia electoral en mayo próximo. Las elecciones al Parlamento europeo serán su primer gran test un plebiscito, dicen sus opositores en las urnas, tras su llegada al palacio del Elíseo. Sin diputados en esa cámara, dada la reciente formación de su partido, Macron busca aliados para presentarse como el defensor del "progresismo", frente a los nacionalpopulistas que arrasan en media Europa. Al jefe del Estado francés le gustaría proponer un enfrentamiento de valores contra el tándem Orban-Salvini. Lo mismo, en su pelea nacional contra Marine Le Pen.

    Además: Marine Le Pen: Francia perdió la oportunidad de mostrarse como un Estado independiente

    Pero reducir esa batalla a un enfrentamiento de ese tipo puede ser peligroso, Para empezar, la izquierda francesa y europea se movilizará también para deshacer esa visión sin alternativas que busca Macron. Sabiendo, además, que liberales como él se unirán después a los conservadores del Partido Popular europeo contra los nuevos disidentes continentales, los "populistas", que ya están haciendo reflexionar a una parte de la izquierda europea que quiere volver a preocuparse de sus conciudadanos, antes que de los nuevos inmigrantes. 


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    economía digital, fracaso, presidente, popularidad, elecciones, Emmanuel Macron, François Hollande, Francia