04:18 GMT +325 Septiembre 2018
En directo
    Venezolanos miran hacia el rascacielos Torre de David en Caracas

    Las teorías conspirativas detrás del terremoto en Venezuela

    © REUTERS / Marco Bello
    Firmas
    URL corto
    José Negrón Valera
    2303

    El reciente sismo que sufrió Venezuela hace una semana, ha rebasado las fronteras de lo estrictamente científico y como es habitual en este país, se ha impregnado de la polarización política que ya suele abarcarlo todo. Desde conspiraciones urdidas en Washington, hasta castigo divino.

    Las explicaciones al movimiento sísmico recorren las redes sociales y abonan el imaginario de un país que ha atravesado en menos de un mes un intento de magnicidio, reconversiones monetarias, inundaciones y conflictos fronterizos. No existen dudas, Venezuela puede serlo todo, menos un país aburrido.

    Una venezolana que habla alemán

    Estoy sobre terreno quebradizo cuando me planteo escribir sobre el sismo. La palabra HAARP se convierte en tendencia dentro de la red social Twitter, y mi mente se predispone a dejarse arrastrar por las elucubraciones de los expertos en teorías conspirativas. Necesito ayuda y pronto. Desde la ciudad que brindó cobijo intelectual a Carlos Marx, la ingeniera geóloga, Luiraima Salazar, accede a rescatarme con una serie de hechos científicos que funcionarán como terapia de choque a mis primeras conjeturas.

    "Para generar movimientos sísmicos como los ocurridos en Venezuela el pasado 21 de Agosto de 2018, se requieren por lo mínimo 18.000 bombas atómicas para producirlo, quisiera que me respondieras ¿es humanamente posible tener la tecnología necesaria para generar, acumular y manipular tal cantidad de energía?", preguntó Salazar. Espero que la pregunta sea retórica, y sí… afortunadamente lo era.

    Salazar se especializó en interpretación sísmica y geología estructural en la estatal petrolera PDVSA. Se mantiene siempre del lado de la lógica y su voz retumba a través de Skype con la confianza de quienes se saben del lado correcto del método científico.

    Lanza toda su artillería para explicarme con la mejor de las pedagogías qué es un sismo, sin embargo, la atajo para saltarme unos cuantos peldaños dentro de mi formación en geología. Voy directo al grano, me preocupa el eterno debate sobre la posibilidad de predecir o no eventos similares. Deseo saber el estado de las investigaciones más actuales.

    "Hasta el día de hoy no existe ningún método que nos permita a los geocientíficos precisar o predecir un próximo evento sísmico debido a que un sismo se produce por la liberación abrupta de energía acumulada durante un largo período de tiempo. Es imposible saber por dónde y cuándo se liberará esa energía", explica.

    Vídeos: "Está temblando horriblemente": así se sintió el sismo en Venezuela

    "En las zonas de alto riesgo sísmico, como lo es Venezuela, un sismo como el que recientemente se produjo, liberó una energía acumulada por casi 200 años. El último sismo de esta naturaleza ocurrió en 1812. Hay que estar atentos, estudiando aquellas zonas que históricamente han presentado actividad sísmica y que hasta el momento han estado en 'tranquilidad' o como se le conoce, silencio sísmico. Ya que estos movimientos son cíclicos y en cualquier momento pueden ocurrir, hay que estar preparados", agrega.

    Escucho a Salazar y pienso en la escala que otorgó el organismo estadounidense encargado de hacer mediciones sismológicas al último sismo en Venezuela.

    Eventos menores de 7.3 grados en la escala de Richter, han ocurrido en distintas partes del mundo con una espantosa cantidad de víctimas fatales. Sin embargo, en Venezuela, además de la alerta por el posible daño estructural en un rascacielos en la ciudad de Caracas, no se reportaron hechos de importancia.

    Salazar resalta: "Lo que mata nos son los sismos, sino las infraestructuras mal construidas". Recordé que este mismo año, una periodista difundió una noticia falsa donde se 'informaba' que un edificio de la misión Vivienda Venezuela se había derrumbado. Después de semejante sismo, todos siguen en pie. "Un punto menos para los profetas del desastre", pienso.

    ¿En las entrañas del HAARP?

    Con Salazar no hay tiempo para sutilezas. Mientras hablamos, envía links que hacen desaparecer de inmediato toda la niebla que la intuición, la sospecha o el deseo pueden generar en cuanto al HAARP.

    ​"El proyecto HAARP fue un 'misterioso' proyecto de la Fuerza Aérea norteamericana cuyas siglas significan 'High Frequency Advanced Auroral Research Project' (Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia). No está clasificado, por lo cual, los estudios que lo sustentan, así como los documentos del proceso de impacto ambiental han sido, y son hasta ahora, de carácter público", explica.

    Salazar piensa que toda la culpa de que HAARP sea relacionado a un plan de dominación global, e incluso se le haga responsable de desastrosos terremotos como el ocurrido en Haití en el año 2010, recae sobre el Parlamento Europeo.

    "Este órgano solicitó una evaluación de sus repercusiones en el medio ambiente local y mundial y sobre la salud pública en general a través de una investigación independiente que diera a conocer qué sucedía allí. Hubo mucho hermetismo de parte de las autoridades estadounidenses y justamente eso es lo que ha creado, hasta con intencionalidad por la parte interesada, esa ola de misterio alrededor del proyecto", analiza la especialista.

    Te puede interesar: Efecto Mariposa: los científicos hallan una inesperada consecuencia de los terremotos

    Salazar se refiere al informe N° A4-0005/99 del 14 de enero de 1999 hecho por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo, en el que se concluye que "el HAARP es un asunto de interés mundial debido a sus considerables repercusiones sobre el medio ambiente y exige que los aspectos jurídicos, ecológicos y éticos sean investigados por un órgano internacional independiente antes de continuar la investigación y los ensayos".

    Además, el informe "lamenta que el Gobierno de los Estados Unidos se haya negado reiteradamente a enviar a un representante que preste declaración, ante la audiencia pública o cualquier reunión posterior que celebre su comisión competente, sobre los riesgos medioambientales y para la población del Programa de Investigación de Alta Frecuencia Auroral Activa (HAARP) que se está financiando en la actualidad en Alaska".

    No te lo pierdas: "Las cartas astrales de EEUU, Israel y Venezuela se encuentran emparentadas"

    Fue el propio Parlamento Europeo el máximo responsable de poner tal proyecto en la mira de la opinión pública, pero no conforme con esto pidió a los Gobiernos de Suecia, Finlandia, Noruega y la Federación Rusa, examinar "las repercusiones medioambientales y para la salud pública del programa HAARP para el Antártico".

    Por último, aconsejó elaborar un convenio internacional para prohibir "toda investigación y desarrollo, ya sea militar o civil, que tenga como finalidad aplicar los conocimientos químicos, eléctricos, de vibración de sonido u otro tipo de funcionamiento del cerebro humano al desarrollo de armas que puedan permitir cualquier forma de manipulación de seres humanos, incluyendo la prohibición de cualquier despliegue actual o posible de dichos sistemas".

    Para Luiraima Salazar, este informe —que data de hace casi veinte años— no es suficiente para determinar si HAARP es responsable de los fenómenos que se le atribuyen.

    "Según informaciones ya publicadas por la administración del proyecto HAARP, este no puede controlar o manipular el clima, por ejemplo, debido a que las ondas de radio inducidas o transmitidas no son absorbidas por la troposfera o la estratosfera que son los dos niveles de la atmósfera donde se produce el clima de la Tierra. Al no haber tal interacción, no hay forma de controlarlo", afirma tajante.

    Además, que la mayor parte de sus artículos y contribuciones científicas estén publicadas desde 1990 hasta el 2010 en la página web de la Universidad Fairbanks de Alaska, a juicio de Salazar, echa por tierra cualquier intento de querer especular con la labor que allí se realiza.

    La entrevista abandona los terrenos del HAARP, pero aún quedan hipótesis que vale la pena destacar, sobre todo aquellas que abordan la acción humana como causantes de los sismos y terremotos. Hablo de las pruebas nucleares y Salazar explica que existen varias teorías al respecto.

    "Posteriormente a las pruebas nucleares realizadas en Corea del Norte en el 2016, se reportaron importantes movimientos sísmicos de 5.3 en la escala de Richter en zonas de actividad sísmica con menores magnitudes. El servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), cuyos científicos hacen un seguimiento minucioso de toda la actividad sísmica y tectónica del planeta, reportó anomalías y concluyó que el temblor detectado habría sido generado por una explosión", apunta.

    Además: Científicos advierten de un "gran terremoto" del Anillo de Fuego capaz de destruir California

    Sin embargo, también existen otras causas que pueden desencadenar "cierta actividad sísmica de menor escala". Un ejemplo de ello, es la práctica del 'Fracking' que consiste en la extracción de hidrocarburo a través de la fracturación hidráulica de rocas, aunque la comunidad internacional no se pone de acuerdo en cuanto a que sea un causal de actividad sísmica. "Otras causas de sismos pueden ser los deslizamientos, hundimientos, construcción y llenado de represas", concluye.

    En todo caso, Salazar antes de concluir la entrevista me recuerda un hecho importante. Si se cruza un mapa geológico con un mapa de Venezuela, veremos que los lugares donde se concentra la mayor parte de la población coinciden con "zonas de alto riesgo sísmico o tectónicamente activas".

    ¿Qué debemos hacer en este caso?, le pregunto. Ella ya tiene preparado su cierre.

    "No escatimar en formación e investigación en Ciencias de la Tierra y Tecnología que permiten monitorear de la manera más precisa los eventos sísmicos. Prevención de desastres a través de la construcción de infraestructura altamente sismo-resistente, educación sísmica de la población a través de simulacros frecuentes, mejorar los sistemas de comunicación y servicios. Finalmente, marcación y mapeo de zonas de seguridad y delimitación de zonas de riesgo sísmico", concluye.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    "Las cartas astrales de EEUU, Israel y Venezuela se encuentran emparentadas"
    Los científicos advierten de un 'megaterremoto' en México
    ¿Quién se benefició a costa de las víctimas de los terremotos en México?
    Etiquetas:
    conspiración, catástrofe, ciencia, terremoto, Venezuela, EEUU