21:51 GMT +322 Octubre 2018
En directo
    Bandera siria en Damasco (archivo)

    Francia-Rusia-Siria: la hora del realismo

    © AP Photo / Hassan Ammar
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    170

    Francia es el primer país occidental en colaborar con Rusia en Siria. El envío de ayuda humanitaria francesa, en coordinación con Moscú, supone mucho más que una simple operación filantrópica.

    Emmanuel Macron parece haber sellado la vía del realismo en su diplomacia hacia Siria. A la sombra del escándalo protagonizado por su guardaespaldas, la noticia del envío de casi 50 toneladas de ayuda humanitaria a Siria, desde un aeropuerto francés y en un Antonov 124 ruso, ha pasado casi inadvertida para los medios franceses.

    La noche del 20 al 21 de julio marcará el giro de la diplomacia francesa en la crisis siria. En primer lugar, confirma que París acepta ya sin más reparos el papel de Moscú como vencedor diplomático y militar en un conflicto que ha dejado a la política medioriental francesa en una situación delicada.

    Hace unos años, el entonces presidente François Hollande llamó al ataque contra Bashar Asad, convencido de participar junto a Barack Obama y David Cameron en una guerra que justificaba por razones morales. Empujado por diplomáticos más 'atlantistas' que 'gaulistas', Hollande se veía ya de comandante en jefe, inspirado por un 'obamismo' beato. Pero su aliado transatlántico se echo atrás y el entonces jefe del Estado francés ordenó apagar los motores de los Mirage.

    Frustrado en su ardor guerrero, Hollande ordenó romper relaciones con el gobierno de Damasco, en un arrebato que le privaba no solo de canales de contacto directo, sino de información de inteligencia en una zona históricamente bajo influencia francesa.

    Más: Turquía, Rusia, Alemania y Francia prevén reunirse el 7 de septiembre para debatir Siria

    Esa "diplomacia moral" francesa, representada por exministros de Exteriores como Bernard Kouchner o Laurent Fabious, servía para decretar qué guerras eran justas, según los parámetros de París. Una política que no todos los profesionales de la diplomacia francesa compartían, como tampoco el bando más pro-Washington acepta ahora el viraje de Macron.

    El transporte de medicinas y material sanitario francés hacia la principal base militar rusa en Siria ha provocado reacciones furibundas de politólogos, como Jean-Pierre Filiu, que escribe en su blog: "Francia ha decidido abdicar de su autonomía de acción en provecho de Rusia".

    Otro especialista, Fabrice Balanche, opinó en la cadena de televisión France 24 que "Francia intenta volver al juego diplomático en Siria por la pequeña puerta humanitaria". Balanche, por un lado, afirma que se trata de "una inflexión de la política francesa, pero más tarde añade que se trata de una una "política de pequeños pasos que no cambiará gran cosa sobre el fondo". Minimizar el asunto parece más bien una forma de contener el descontento.

    Francia, bajo el mando de Macron, participó en los bombardeos sobre bases sirias por la supuesta utilización de armas químicas. París decidió retirar al presidente sirio la condecoración de la Legión de Honor concedida en 2001 por Jacques Chirac. (Asad se adelantó y la devolvió). Francia vive en una disyuntiva diplomática: por un lado debe formar parte del "frente duro" hacia Damasco, representado por Estados Unidos, la Unión Europea y Arabia Saudí, entro otros, e intentar recolocarse en el futuro tablero sirio.

    Además: ¿Se han repartido Francia y EEUU sus responsabilidades en Siria?

    Con el fin del conflicto más cerca por la derrota de las fuerzas yihadistas y el Estado Islámico, la batalla de la reconstrucción se vislumbra ya al horizonte. Y cuando se huelen los beneficios que las empresas occidentales pueden obtener en el futuro de Siria, conviene presentar las credenciales menos deterioradas por actitudes políticas del reciente pasado.

    Por supuesto, de cara a la opinión pública interna e internacional, Francia sigue expresando una postura diferente. El embajador francés en la ONU, François Delattre aseguró hace pocos días que su país "no participará en la reconstrucción de Siria sin que se ponga en marcha una transición política efectiva, con un proceso constitucional y electoral sincero".

    Bellas palabras para mantener el tipo "moral". El jefe de Delattre, Emmanuel Macron intenta desde hace meses que su país no se quede descolgado del futuro sirio, consciente de que el empeño de algunos de los inquilinos del Quai D'Orsay, de ver a Bashar Asad fuera del poder, es una quimera.

    Macron prefirió aprovechar la "diplomacia del fútbol" con Vladímir Putin. Antes de manifestar su alegría al mundo en el estadio Luzhnikí, en la final del Mundial, Macron había perfilado los flecos de la operación humanitaria francesa en Siria, una acción que ya se había estudiado en sus reunión de San Petersburgo, en mayo pasado.

    París se esfuerza desde hace meses en acercar las dos iniciativas diplomáticas para el futuro político de Siria, la de Astaná —con Rusia, Irán y Turquía como pesos pesados— y la del llamado "Small Group", compuesta por Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Arabia Saudí y Jordania.

    Bashar Asad asegura que Rusia seguirá ligada a Siria en el futuro, como lo estuvo en las últimas cuatro décadas. Los kurdos de Siria, por su parte, hacen saber que quieren negociar con Damasco, después de haber sido ayudados militarmente por Estados Unidos. Una de los portavoces de las Fuerzas Democráticas Sirias, Ilham Ahmed, lo tiene claro: "hay que abrir cauces de diálogo con el gobierno de Bashar Asad. El régimen no va a desaparecer".

    Te puede interesar: Putin y Macron abordan la iniciativa de ayuda humanitaria en Siria

    Emmanuel Macron no puede dejar a Francia fuera del futuro tablero de Oriente Próximo, que tendrá mucho que ver con la evolución de la situación en Siria. París reconoce que la hora de la "realpolitik" ha llegado.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Francia llama a que la ONU examine enmiendas rusas sobre la pausa humanitaria en Siria
    ¿A qué juega Francia en Siria?
    Francia acogerá a activistas de Cascos Blancos y a sus familiares
    Etiquetas:
    colaboración, diplomacia, guerra civil de Siria, Emmanuel Macron, Rusia, Francia, Siria