05:38 GMT +314 Noviembre 2018
En directo
    Las manos del presidente chino, Xi Jinping, y del presidente de EEUU, Donald Trump

    Trump cede ante China en su guerra comercial a cambio de Corea del Norte

    © REUTERS / Damir Sagolj
    Firmas
    URL corto
    Alfredo Jalife-Rahme
    Hermenéutica Geopolítica (34)
    11534

    La guerra comercial con la que amenazó Trump con sus aburridas bravatas de cantina barata a China comporta consideraciones multidimensionales que engloban aspectos geoestratégicos, geoeconómicos y políticos que no suelen ser abordados por los reduccionismos unidimensionales.

    The Financial Times (FT, 20-05-18), portavoz del neoliberalismo global, comenta que la 'distensión' de EEUU con China pospone la guerra comercial mediante un "acuerdo vago", pero disgusta a las líneas duras de ambas superpotencias geoeconómicas.

    El deficit anual de EEUU con China asciende a 337.000 millones de dólares. Según FT, Liu He, máximo emisario económico del presidente chino, Xi Jinping, tampoco tuvo una recepción entusiasta cuando las redes sociales chinas "hicieron circular" una imagen que yuxtapone una de las reuniones de Liu en el Capitolio con los funcionarios de la dinastía Qing negociando su rendición después de que los Ejércitos de EEUU y Europa aplastaran la rebelión de los bóxers en 1901".

    Todo depende con el cristal con que se mira, ya que el New York Times percibe la negociación en 2018 con un grupo de jóvenes negociadores chinos frente a la gerontocracia burocrática de EEUU, en contraste con los chinos negociadores de tercera edad al final de la dinastía Qing, cuando los negociadores de EEUU eran jóvenes.

    Para FT, Liu He ganó la partida en su primera prueba al haber relegado la guerra comercial: "La principal prioridad de Liu era garantizar un alivio para ZTE y sus 70.000 empleados, quienes pudieran perder sus trabajos si el Departamento de Comercio de EEUU no permite a la empresa reanudar el flujo de los componentes de EEUU", que sufre una prohibición de siete años que aún no ha sido eliminada.

    El Gobierno de EEUU acusa de todos los males a la vapuleada empresa china ZTE, con sede en Shenzen, que incluye haber violado las sanciones de EEUU contra Irán y Corea del Norte.

    Además: Una China rabiosa 'ataca' a EEUU por sus sanciones contra Corea del Norte

    Trump tiene en la mira reducir en 200.000 millones de dólares su déficit, lo cual será muy difícil de conseguir cuando "todas las exportaciones de mercancías de EEUU a China el año pasado totalizaron 130.000 millones de dólares".

    Trump y sus negociadores repiten las viejas políticas de "comercio administrado (manage trade, en inglés)" implementado contra Japón en las décadas de los 80 y 90, y que significaron poco para remediar el superávit comercial de Japón con EEUU.

    Tema interesante: Tres lecciones de la historia: ¿A qué puede llevar la guerra comercial de Trump?

    En las intensas negociaciones bilaterales, parece ser que la sombra de la cumbre de Trump con Corea del Norte —que, por cierto, fue pospuesta quizá por una sutil maniobra de China— pesó demasiado. Trump apuesta por la política de intermediación de Pekín con su vecino y aliado sureño para obtener el Premio Nobel de la Paz.

    Al borde del precipicio, los funcionarios de ambas superpotencias geoeconómicas anunciaron una tregua y la promesa del gigante asiático de incrementar importaciones de EEUU, en especial de productos agrícolas y energéticos.

    Trump anunció que había suspendido las medidas punitivas en contra del gigante de las comunicaciones chinas ZTE, mientras Pekín disminuía las tarifas a los vehículos importados de EEUU.

    Uno de los críticos principales respecto al acuerdo de Trump y China ha sido el senador republicano por Florida, Marco Rubio, quien alega que China le ganó a Trump en las negociaciones, para luego comentar en forma cruel que "no hay que sentirse mal" por la empresa china ZTE "o por cualquier empresa china que quiebre", ya que "han hecho quebrar a muchas empresas de EEUU" debido al "robo de los chinos".

    También le puede interesar: Trump afirma que EEUU ha perdido hace años la guerra comercial con China

    Para The Wall Street Journal (22-05-18), China sale ganando, ya que no tuvo mucho que dar para evitar la mayoría de las medidas punitivas de EEUU.

    A la espera de saber si es cierto o es un ardid más del Gabinete Trump, el pugnaz exdirector de la CIA y flamante secretario de Estado, Mike Pompeo, quien acaba de propinar un ultimátum a Irán en nombre de la dupla supremacista/racista de Trump/Netanyahu, señaló presuntos "ataques acústicos" que sufrió un empleado del Gobierno de EEUU en el Consulado de Guangzhou, a quien le fue diagnosticada una "lesión mínima cerebral", y que recuerda los sufridos por 24 diplomáticos de EEUU y 10 de Canadá en Cuba.

    Sobre el tema: 'Ataque acústico': "Una teoría más apropiada para una película de James Bond"

    En medio del tira y afloja de las negociaciones bilaterales, "el Pentágono 'desinvitó' a China a un ejercicio naval militar mayor". Según The Washington Post, "la decisión del Pentágono señala el creciente malestar de EEUU sobre las huellas militares expandidas de Pekín en las áreas en disputa" en el mar del Sur de China.

    El acuerdo mercantil entre Pekín y Washington "ha creado inquietud entre algunos socios comerciales de China, en particular los europeos", quienes "pueden resultar los perdedores", ya que la "compra por China de más bienes de EEUU puede significar menos demanda para los productos alemanes", pero en los rubros de productos agrícolas y energéticos "Sudamérica y Oriente Medio pueden verse mayormente afectados".

    Lo que está en juego es la colosal compra por parte del gigante asiático de bienes y servicios foráneos que pueden alcanzar hasta 10 billones de dólares a partir del 2022.

    La postura de China no es nada sumisa y "desea el levantamiento de las restricciones sobre ciertas exportaciones de alta tecnología", además de "garantías de que EEUU no discriminará contra los inversionistas chinos en EEUU": postura inicua que arreció Obama y ha continuado Trump.

    Más: "China no va a regatear con EEUU sus intereses fundamentales"

    FT arguye que "Trump defiende su distensión comercial con China" y es acusado de "haber cedido a Pekín en búsqueda de un acuerdo expedito".

    Trump se enfrascó en una 'batalla de Twitter' con el senador israelí-estadounidense Chuck Schumer, líder de la bancada minoritaria del Partido Demócrata.

    Schumer reconoce que Trump ha hecho más que Obama y Bush, pero sucumbió ante "una compra temporal de bienes sin arreglar el tema real: el robo de nuestra propiedad intelectual, que cuesta millones de trabajos en el largo plazo".

    También Trump es acusado de haber 'apaciguado' a los agricultores de EEUU y sus importaciones de soya —soja— y productos agrícolas en vísperas electorales.

    El megahalcón Robert Lighthizer, representante comercial de EEUU, no deja el dedo en el renglón sobre "las transferencias de tecnología forzadas, el hurto cibernético y la protección de la innovación de EEUU", mientras que Wilbur Ross, secretario de Comercio de EEUU y exdirector del banco Rothschild en Nueva York, advirtió que "no existe un acuerdo definitivo", sino que se ha caminado hacia adelante.

    Paul Krugman, premio Nobel de Economía, impugnó la "hueca retórica" de Trump cuando "es incapaz de ganar una guerra comercial contra China", muy similar a su dura postura en relación al precio de los fármacos que lo dejaron bailando solo.

    Más aquí: El sistema financiero mundial, ¿al borde de un tsunami mortal?

    Krugman señala en forma perturbadora que Trump "fue sobornado, con China ofreciendo tratos edulcorados para los intereses personales de sus negocios" y juzga que Trump "está equivocado sobre la economia de los desequilibrios comerciales bilaterales" y "también está equivocado sobre la economía política, que no es lo mismo".

    Para Krugman, es probable que "China sea herida en peores condiciones que EEUU en una guerra comercial total", y que también quizá "Trump haya reconocido débilmente que EEUU se vería afectado" cuando se percató de que a la "bolsa de valores no le gusta hablar de guerra comercial". En China no están convencidos de los axiomas perentorios de Krugman y se sienten seguros de triunfar.

    La verdadera batalla está por venir y la exacerbada paranoia tecnológica estadounidense versa sobre 'Como China adquiere las joyas de la corona de la tecnología de EEUU'.

    Más que una vulgar 'guerra comercial', se trata de una 'guerra tecnológica' que ya dio comienzo.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (34)

    Además:

    China advierte que ganará batalla comercial a EEUU
    Senador de EEUU: la guerra con Pyongyang tendría lugar en el 'jardín trasero' de China
    La cumbre norcoreana y mucho más: la presión de EEUU, cada vez más impotente
    Rusia y China, la pesadilla de EEUU hecha realidad
    Etiquetas:
    economía, comercio, guerra comercial, geopolítica, China, EEUU