En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    170
    Síguenos en

    El dragón asiático resiste bien el envite. El Producto Interior Bruto de China se ha expandido un 6,8% en el primer trimestre de 2018, lo que supone un claro desafío a quienes temen que este gigantesco país de 1.400 millones de habitantes pueda sufrir un serio revés en su crecimiento económico por las tensiones comerciales con Estados Unidos.

    La cifra anunciada, tres décimas superior a la que esperaban las autoridades chinas, contrarresta las expectativas de la desaceleración que ya auguraban algunos inversionistas y analistas.

    La resistencia de la segunda economía mundial es una excelente noticia porque mantiene durante más tiempo la recuperación global y tiene efectos positivos casi inmediatos en aquellas regiones del planeta donde la economía de China juega un papel destacado, léase, Latinoamérica.

    El consumo, que representó casi el 80% del crecimiento económico entre enero y marzo, desempeñó un papel esencial en el apoyo a la economía, incluso cuando los riesgos han crecido indudablemente para los exportadores chinos por la política proteccionista iniciada por EEUU.

    Además: Guerra comercial: Trump deja ver la debilidad de EEUU

    Las ventas minoristas de marzo aumentaron un 10,1% con respecto a 2017, ligeramente más de lo esperado, al ritmo más fuerte en cuatro meses, con los consumidores comprando más de casi todo, desde cosméticos hasta muebles y electrodomésticos.

    Estos datos de venta al por menor confirman que no se trata de un consumo de temporada, sino estable y persistente en los últimos meses y significativamente fuerte en las zonas urbanas, muy densamente habitadas. Los economistas reconocen que infravaloraron el poder del consumo en China.

    En resumen, la demanda interna resistió el estancamiento de la producción industrial, la presión de la deuda, el endurecimiento de las condiciones de crédito y las dificultades del sector inmobiliario.

    No te lo pierdas: Tres lecciones de la historia: ¿A qué puede llevar la guerra comercial de Trump?

    Así, las crecientes tensiones comerciales entre Washington y Pekín han tenido poco efecto en China, aunque la tendencia podría empezar a cambiar si la batalla entre los dos colosos se endurece o se prolonga demasiado en el tiempo.

    Los dos Estados se encuentran inmersos en una agria disputa comercial desde que la Administración Trump impuso, a principios de este año, nuevos aranceles a los paneles solares, lavadoras, acero y aluminio fabricados en China. Desde entonces, las dos partes se vienen amenazando mutuamente con imponerse nuevos gravámenes y aumentar así la lista de productos "castigados".

    Este ambiente desfavorable ha sacudido los mercados de valores globales, generando la lógica preocupación de que una guerra comercial de gran calibre arrastre a la economía mundial.

    Te puede interesar: EEUU vs. UE: la guerra comercial da sus primeros pasos

    Trump, como siempre, va más allá. Lo último que ha salido de su cuenta de Twitter ha sido acusar a China de practicar el "juego de la devaluación" del  yuan, aunque el jefe de Estado parece olvidar que Pekín posee 3 billones de dólares en reservas de moneda extranjera —frente a los 150.000 millones de dólares que guarda EEUU en sus arcas—, lo que le permitiría, si quisiera, emplear esa baza e incluso hundir el "billete verde" en el mercado de divisas.

    Las críticas de Trump hacia el 'Imperio del Medio' —así llaman los chinos a su país— han sido mucho más amplias. Casi obsesivas. Por ejemplo, cuando denunció que el abultado déficit comercial con el gigante asiático se basa en prácticas injustas chinas o cuando dijo que desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2001, Estados Unidos ha perdido más de 60.000 fábricas. O cuando acusó a Pekín de usar el plan 'Made in China 2025' para que las empresas tecnológicas chinas tengan ventaja sobre sus rivales extranjeras.

    Ese plan estratégico pretende impulsar y reestructurar su industria, con el objetivo de que China sea líder en tecnología a escala internacional, por delante de potencias como Alemania, Estados Unidos o Japón, centrándose en áreas punteras como la inteligencia artificial, el espacio o los circuitos integrados.

    Más aquí: ¿Cómo puede provocar EEUU una crisis económica mundial?

    Como señalaba un reciente editorial de la agencia china Xinhua, es "primitivo" que el Gobierno estadounidense se enfrente a estas disputas comerciales "agitando el palo del proteccionismo".

    "Apuntar a China solo desviará la energía del verdadero desafío y pondrá en riesgo el futuro de la economía de EEUU", concluía diciendo el comentarista.

    El Gobierno chino afirma que el crecimiento económico es sostenible aunque no oculta en público que subsisten serios "retos" a la vista, pues reconoce que "el desarrollo interno es todavía desigual e insuficiente". Estos entrecomillados reproducen palabras de Xing Zhihong, el portavoz de la  Oficina Nacional de Estadísticas (NBS por sus siglas en inglés).

    Los números de la NBS suelen ser recibidos con bastante escepticismo por los economistas occidentales, pues consideran que pueden estar maquillados,  pero sofisticadas herramientas generadas con ayuda de imágenes por satélite e inteligencia artificial confirman las lecturas de expansión económica en China  desde mayo de 2017. Me estoy refiriendo en concreto al Purchasing Managers' Index (PMI) y al Chinese Satellite Manufacturer Index (SMI).

    Este último índice, creado en 2016, utiliza nada menos que 2.200 millones de instantáneas satelitales tomadas de más de 6.000 áreas industriales que abarcan medio millón de kilómetros cuadrados de territorio chino con las que la empresa SpaceKnow, con sede en San Francisco, obtiene, gracias a unos algoritmos, una medida numérica de cómo está funcionando el sector manufacturero.

    Tema relacionado: EEUU quiere castigar a China por hacerse un hueco en el mercado estadounidense

    En otras palabras, la estabilidad del crecimiento económico chino es real y tangible. Los algoritmos no engañan. Ese es un hecho muy significativo, sobre todo teniendo en cuenta que la economía de China se halla actualmente en una delicada fase de transición porque está pasando de un modelo basado en la industria pesada y las inversiones hacia otro que gira alrededor de los servicios, la tecnología y otros nuevos sectores.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    China niega querer una guerra comercial con EEUU pero defenderá sus intereses
    Trump considera apropiadas las guerras comerciales
    "EEUU está metiendo la mano en los bolsillos de China"
    ¿Logrará Trump la victoria en la guerra comercial?
    China gira hacia América Latina y EEUU se tira de los pelos
    Etiquetas:
    guerra comercial, aranceles, comercio, economía, China, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik