En directo
    Mapa de Europa

    La 'Gran Eurasia', según The Washington Post

    CC0 / Pixabay
    Firmas
    URL corto
    Alfredo Jalife-Rahme
    Hermenéutica Geopolítica (66)
    4260

    La 'Gran Eurasia', que congrega a los países más poderosos no-occidentales, constituye la "antítesis del orden mundial dominado por Occidente", pero una 'Gran Eurasia' que desdeñe la presencia de EEUU corre el riesgo de no asimilar que la dinámica del mundo se encamina a un nuevo orden mundial tripolar: EEUU/Rusia/China.

    El profesor de política internacional de la Universidad Federal del Extremo Oriente de Rusia, Artiom Lukin, aborda la dinámica de la Ruta de la Seda de China que abulta: "la economía de China es ocho veces más grande que la de Rusia", y considera en forma desmedida que en "el largo plazo, esta asimetría económica desarrollará una desigualdad política, con Rusia como Estado tributario (sic) de China a lo largo de la Ruta de la Seda".

    Lukin expone su polémico ensayo en The Washington Post, portavoz del 'establishment' de EEUU, en colaboración con The World Post del Berggruen Institute.

    Por cierto, en el sesgado Berggruen Institute abundan demasiados aliados del megaespeculador George Soros y faltan genuinos geoestrategas.

    El profesor sobredimensiona la parte continental de la ruta de la seda china en su travesía por las estepas de Asia central y Rusia para desembocar en Europa, pero mutila sus otros dos vectores:

    1. La Ruta de la Seda Polar, que aborda en forma pasajera y en donde otorga demasiada importancia a la 'liquidez' monetaria de China, "un país casi ártico" y elude el papel determinante que Rusia juega desde hace 10 años;

    Lea más: ¿Qué ganan Rusia y China con la Ruta de la Seda Polar?

    2. No cita su parte 'marítima' del Indo-Pacifico que llega hasta la parte oriental de África.

    Los tres vectores de la Ruta de la Seda, que no se pueden entender sin la complementariedad rusa —si su fin es conectarse con Europa—, constituyen un punto de inflexión, lo que los geoestrategas tildan de 'game changer', en el que China consolidaría su primer sitial geoeconómico que supera a EEUU, país que se ha quedado sin proyectos —el TPP, el TTIP y el TISA avanzados por Obama— y ahora confronta a sus exaliados comerciales tanto en el TLCAN (México y Canadá) como a la Unión Europea ya sin el Reino Unido debido al Brexit.

    Más: Trump promete que EEUU será un gran socio comercial para Reino Unido tras el Brexit

    Asimismo, Lukin concede la relevancia que se merece a la Ruta de la Seda y arguye la atracción de Rusia a partir de la "crisis de Ucrania", lo cual es muy debatible ya que, después de las aperturas de Moscú para integrarse a la OTAN, después de haber sido miembro del G-8 —aunque nunca le fue permitido participar en sus cónclaves financieros, por lo que lo califiqué de G-7,5—, el Kremlin entendió que las intenciones de la cábala de los neoconservadores 'straussianos' en EEUU era su desintegración.

    Le puede interesar: Rusia y China en el G8, la peor pesadilla para EEUU

    Sería un grave error de juicio ilusionarse con que la cooperación de Rusia y China se epitomiza solo en la Ruta de la Seda, la cual inició desde el lanzamiento del concepto geoestratégico del RIC (Rusia, India y China) por el ex primer ministro Evgueni Primakov en 1996, y la participación de Rusia y China en el Grupo de Shanghái en 2001.

    Riad, la capital de Arabia Saudí
    © AFP 2019 / Hassan Ammar
    A mi juicio, Obama cometió el peor error geoestratégico al sobrestimar la capacidad bélica de EEUU y al golpear simultáneamente a Rusia —mediante el cambio de régimen en Ucrania, que tenía como objetivo balcanizar a Rusia, concomitante a las asfixiantes sanciones, y la colusión con Arabia Saudí para desplomar el barril del petróleo— y China, mediante su fracasada política del 'pivote'.

    El autor peca de exagerado economicismo y soslaya el poder militar ruso que le brinda a China su paraguas nuclear.

    No todo es economicismo: ¡Rusia ostenta 27 veces más bombas nucleares que China!

    Lukin se equivoca al considerar que "como siempre, el principal juego de Moscú es político, más que económico", al no saber diferenciar entre economía y finanzas.

    Es evidente que Rusia carece de estructuras financieras que sean competitivas frente a las de EEUU/Reino Unido, Europa y China (aún incipiente) y de las que se ha vuelto aberrantemente dependiente Moscú.

    Desde el punto de vista 'económico', Rusia se encuentra prácticamente empatada con Alemania y dispone de enormes reservas de materias primas donde brillan intensamente los hidrocarburos y el oro que no cuentan aún con los apropiados financiamientos para su explotación.

    La parte relevante de su disertación se centra en su abordaje tangencial de la 'Gran Eurasia' de Rusia, (7.000 bombas nucleares), China (260 bombas nucleares) e India (130 bombas nucleares), como grandes potencias, y otras tres medianas: Pakistán (el único país islámico con 140 bombas nucleares), Irán (que carece de bombas atómicas) y 'quizás' Turquía (sin bombas atómicas), que todavía pertenece a la OTAN, pero se aleja cada vez mas de EEUU después del intento del golpe de Estado de la CIA contra el sultán Erdogan.

    El especialista se basa en el modelo del siglo XIX del Concierto Europeo de naciones que afirma adoptó Rusia para el siglo XXI en Eurasia. 

    Juzga que "considerando la masa de la población, extensión territorial y potencial militar de Eurasia continental, los tres grandes jugadores deberán manejar en forma colectiva los asuntos económicos y de seguridad de esta mega-región".

    A su juicio, "Rusia aspira ser el principal intermediario diplomático y de seguridad en Eurasia, mientras deja a China el papel del líder económico".

    Cita al periodista Reid Standish de Foreign Policy de que en la "masiva cooperación económica de China y Rusia, el primero sería el banco y el segundo sería la gran pistola".

    Además, Lukin rememora la historia de la Comunidad Europea "cuando Francia actuó como el líder político, mientras Alemania occidental era el motor económico".

    Aduce que la "preferencia de Moscú de un nuevo orden euroasiático se refleja en su activismo diplomático, como en su papel prominente para asegurar la admisión de la India y Pakistán al Grupo de Shanghái y su apoyo para la futura membresía de Irán".

    Este aserto es discutible ya que fue China la que empujó la admisión de Pakistán a cambio del ingreso de la India por Rusia, mientras que la futura adhesión de Irán goza de la anuencia simultánea de Moscú y Pekín.

    Lea también: Todo lo que tienes que saber sobre el giro de Rusia a Asia en 2017

    El profesor asienta en forma correcta que los países más poderosos no-occidentales de Eurasia, congregados en la 'Gran Eurasia', constituyen la "antítesis del orden mundial dominado por Occidente".

    Pone en tela de juicio que "China acepte la idea rusa de que la preeminencia china deba ser restringida y equilibrada dentro de un concierto político de grandes poderes".

    Quizá sea excesivo el concepto de 'Gran Eurasia' que conviene a ciertos círculos del agónico poder occidental para confrontar a China y a Rusia por el control euroasiático —añeja idea de Mackinder y Brzezinski—, al estilo decimonónico entre las potencias europeas antes y durante las dos guerras mundiales.

    Así como el 'momento unipolar' fue anómalo cuan fugaz —que no duró mucho a partir del colapso de la URSS en 1991 y que hoy se encuentra caduco frente a la resurrección de Rusia con el advenimiento del zar Vladímir Putin en el año 2000 y el despegue geoeconómico chino desde su ingreso a la OMC en 2001, al unísono de la grave crisis financiera de EEUU en 2008 y la quiebra del banco Lehman Brothers—. En la coyuntura presente, una 'Gran Eurasia' que desdeñe la presencia de EEUU corre el riesgo de no asimilar que la dinámica del mundo se encamina a un nuevo orden mundial que imperativamente es tripolar: EEUU/Rusia/China, con sus respectivas esferas de influencia regionales.

    No se lo pierda: Un 'think tank' británico: China y Rusia desafían a EEUU como primera potencia militar

    La desglobalización, al unísono del resurgimiento de nacionalismos políticos y económicos, tiende a regionalismos económicos, pero también a regionalismos políticos, donde cabría el concepto de la 'Gran Eurasia' que sería el reflejo de dos polos necesariamente complementarios, de Rusia y China, frente a EEUU: dentro del nuevo orden tripolar por asentar.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (66)

    Además:

    EEUU rodea a Rusia y apunta a China
    Vargas Llosa: "China y Rusia ocupan las posiciones que EEUU abandona"
    El yuan saca músculos: ¿cómo acabará China con la hegemonía de EEUU?
    ¿Figuraría Rusia entre los líderes del mundo multipolar?
    Etiquetas:
    orden mundial, 'Nueva Ruta de la Seda', Eurasia, China, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik