20:38 GMT +316 Diciembre 2018
En directo
    Logo de Oxfam

    Oxfam: un escándalo sexual con serias consecuencias

    © REUTERS / Peter Nicholls
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    120

    El escándalo sexual protagonizado por Oxfam en Haití y Chad está teniendo un serio impacto que se va a dejar sentir en las organizaciones benéficas de todo el mundo porque la caridad depende de los buenos valores morales, y aquí han brillado por su ausencia.

    El vergonzoso suceso también está siendo aprovechado por quienes buscan reducir o cortar los fondos públicos que se dedican a la ayuda al desarrollo. Resulta que siete empleados de la misión que Oxfam desplegó en Haití tras el devastador terremoto de 2010 que mató a 220.000 personas, entre ellos su jefe, Roland Van Hauwermeiren, contrataron los servicios de prostitutas —algunas posiblemente menores de edad— y organizaron una orgía con el dinero de los donantes y los contribuyentes. Más tarde se supo que volvieron a hacerlo en Chad, un paupérrimo país centroafricano devastado por el hambre y la guerra. El personal de la ONG de origen británico no era tan limpio y maravilloso como a uno le gustaría pensar.

    De acuerdo con una información exclusiva publicada por el diario inglés The Times, la entonces directora ejecutiva de Oxfam, Barbara Stocking, ofreció a Van Hauwermeiren una "salida por etapas y digna", porque su despido habría tenido "implicaciones potencialmente serias" para la labor de la ONG y su reputación. Nadie de la dirección de la organización humanitaria informó de esta conducta bochornosa e inexcusable a las autoridades haitianas sobre la base de que "era altamente improbable" de que estas tomarían alguna medida.

    Parapetados en la cultura de la impunidad, los implicados en este despreciable comportamiento de explotación y abusos sexuales salieron por la puerta de atrás con mucha discreción. Tras la investigación, Oxfam despidió a cuatro trabajadores —otros tres dimitieron— acusados de haber participado en orgías con prostitutas, descargar material pornográfico e ilegal, acoso e intimidación. Pero se fueron sin pagar por lo que hicieron. De hecho, la ONG dio "referencias positivas" de algunos de ellos, lo que les permitió trabajar de nuevo en otros proyectos humanitarios con personas vulnerables.

    Lea más: Dimite la directora adjunta de Oxfam tras escándalo sexual en Haití

    Van Hauwermeiren, de 68 años, dimitió de Oxfam en 2011, pero un año después comenzó a trabajar con la organización humanitaria Acción contra el Hambre, con la que colaboró durante dos años en un proyecto en Bangladesh. Según esta ONG francesa, antes de contratarle se puso en contacto con Oxfam, pero esta no le quiso indicar los motivos de su "dimisión". Los denunciados no se quedaron en el paro y encontraron trabajo en otras oenegés como Mercy Corps, Cafod, World Jewish Relief y Acted.

    Oxfam reconoció ahora que "el comportamiento de algunos miembros del personal en Haití fue totalmente inaceptable", destacó que se había abierto una investigación interna para llegar "hasta el fondo" del asunto e informó al Parlamento y a la Agencia de Cooperación británica (DFID), así como a otros donantes, como la Unión Europea y la ONU.

    No se lo pierda: Los escándalos por abuso sexual empañan la visita papal a Chile

    Stocking, directora ejecutiva de Oxfam entre 2001-2013, admitió que, siete años después, habría actuado de otra manera. "Entonces pensamos que la mejor forma de actuar era cerrar todo el caso lo más rápido que pudiéramos", declaró en una entrevista a la BBC. En otras palabras, la estrategia consistía en tapar el asunto con un velo de silencio e hipocresía.

    Visto lo visto, el sucesor de Stocking, Mark Goldring, habría hecho público el escándalo sexual cuando se produjo. "En retrospectiva, preferiría que hubiésemos hablado de mala conducta sexual. Pero no creo que a nadie le interese describir los detalles del comportamiento de una manera que realmente llame la atención extrema cuando lo que queremos hacer es avanzar y llevar a cabo un programa de ayuda", dijo.

    Al lamentable comportamiento de los trabajadores se sumó la torpeza de sus jefes. Da la triste y amarga sensación de que los directivos de Oxfam intentaron tapar entonces aquellas sórdidas miserias y ahora pretenden minimizarlas, pasando página deprisa, para que los efectos colaterales sean menores en su cuenta de resultados.

    El golpe a la credibilidad de la organización ha sido muy severo, extremadamente severo. Habrá que ver cómo se recupera y cuánto tiempo le lleva hacerlo. Ya han rodado las primeras cabezas. La actual directora adjunta, Penny Lawrence, que ejercía de directora de programas en 2010, presentó su renuncia "profundamente arrepentida por el daño y la angustia generada para quienes apoyan a Oxfam, todo el sector de cooperación y para la mayoría de las personas vulnerables que han confiado" en la ONG.

    Le puede interesar: Fernando Karadima, la cara de los abusos sexuales de la Iglesia Católica en Chile

    Oxfam es una mega organización multinacional nacida en Londres que trabaja en justicia comercial, comercio justo, educación, deuda, ayuda internacional, sustento de la vida, salud, Sida, igualdad de género, guerras, desastres naturales, democracia, derechos humanos y cambio climático. La organización posee una amplia red de tiendas de libros, ropa y artesanía, entre otros productos; la cadena de 1.200 establecimientos se extiende por Europa (incluida España), Asia (Hong Kong y Japón) y Oceanía (Australia y Nueva Zelanda). Al año recibe 330 millones de euros de fondos gubernamentales y donaciones públicas. Emplea aproximadamente a 10.000 personas (además de 23.000 voluntarios) en todo el mundo.

    La denuncia mediática ha abierto una ventana muy peligrosa. El grave incidente ha desatado una dura y contundente respuesta del Gobierno conservador británico. La ministra de Cooperación de Reino Unido, Penny Mordaunt, ya advirtió de que su ministerio retirará la financiación a todas las ONG que no cumplan los estándares de comportamiento. Pero eso implicaría un preocupante doble rasero, porque ¿acaso harán lo mismo con las escuelas anglicanas o católicas subvencionadas a cuenta de los sacerdotes pedófilos denunciados, condenados y expulsados?

    La Comisión Europea, uno de los mayores donantes internacionales junto con el Reino Unido, respondió indignada en términos similares a los de Londres. Un portavoz de Bruselas exigió explicaciones urgentes y transparentes. Están en juego millones de euros. Si ambas entidades deciden cortar el grifo, la viabilidad de Oxfam corre peligro.

    Estos comportamientos neocoloniales, racistas, corruptos y misóginos no deben reproducirse de nuevo. Es preciso desarrollar un mejor sistema de protección en el sector de la ayuda humanitaria, porque existe un grave problema de abusos sexuales y este escándalo es desgraciadamente solo la punta de iceberg.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Presidente de Haití reclama a la ONU responsabilidad total por llevar el cólera a su país
    "Misión de la ONU en Haití violó los derechos humanos"
    Arrestan a una monja en Argentina por complicidad en abusos de niños sordos
    Etiquetas:
    escándalo sexual, Oxfam, República de Chad, Haití