05:20 GMT +319 Febrero 2018
En directo
    Un graffiti con el retrato del presidente de EEUU, Donald Trump, en Belén, Palestina

    Trump enciende la mecha de Jerusalén

    © AFP 2018/ Thomas Coex
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    Jerusalén, una capital en disputa (238)
    114

    Donald Trump lo ha vuelto a hacer. Ha prendido la mecha. Fiel a sus promesas electorales, el presidente de EEUU ha reconocido a Jerusalén como capital de Israel y ha ordenado al Departamento de Estado que traslade allí la embajada que actualmente se encuentra en Tel Aviv.

    La decisión, duramente condenada y calificada de ilegal y desestabilizadora, compromete el actual y delicado statu quo en Oriente Medio y puede desatar una nueva ola de violencia en los territorios palestinos ocupados.

    De poco sirvieron las presiones del Vaticano, o los llamamientos de China y Rusia. Trump dijo que llevaba "pensando desde hace tiempo" tomar esa histórica resolución. "Jerusalén es la capital de Israel. Eso es nada más, y nada menos, que el reconocimiento de una realidad. También es lo correcto. Y algo que tiene que hacerse", subrayó.

    Sus palabras provocaron una reacción casi inmediata entre el pueblo palestino, inmerso en unas negociaciones de paz que no avanzan. Algunos de ellos ya hablaban de "declaración de Guerra". Hamás, el partido-milicia que controla la Franja de Gaza, fue más lejos y declaró que se han abierto "las puertas del infierno", pidiendo que se perjudiquen "los intereses" de Estados Unidos. Irán, Turquía y otras naciones árabes y musulmanas mostraron su máxima preocupación por los probables efectos negativos que esta nueva política estadounidense va a provocar en una región ya de por sí volátil, tensa y conflictiva.

    Le puede interesar: Erdogan le muestra la puerta del infierno a Trump

    Trump se ha apartado, de nuevo, de la línea fijada por sus predecesores en el cargo, que siempre declararon que el estatus de Jerusalén era algo que deberían fijar israelíes y palestinos directamente. Y se ha desmarcado de todos ellos, subrayando que él tiene mucho coraje.

    La Casa Blanca ha intentado rebajar el impacto de la declaración de su jefe, al insistir en que el desplazamiento de la Embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén requerirá años para hacerse realidad. Ha alegado motivos de seguridad, burocráticos y constructivos, incluso ha recordado que se ha vuelto a firmar el aplazamiento por seis meses que exige el Parlamento estadounidense para mantener la legación actual.

    Si todo queda en un gesto simbólico, no se producirá un tsunami o una nueva Intifada, aquella revuelta palestina que puso en jaque a las fuerzas israelíes entre 1987 y 1993. Pero el tablero puede saltar por los aires porque Jerusalén es un polvorín de pasiones demasiado reconcentrado, donde conviven en su Ciudad Vieja lugares santos de las tres religiones monoteístas más importantes del planeta. La historia reciente nos recuerda, además, que el área oriental de Jerusalén, la que precisamente incluye la Ciudad Vieja, fue anexionada por Israel después de la Guerra de los Seis Días de 1967, pero no reconocida internacionalmente como parte de Israel. Es decir, las palabras de Trump implican una violación del Derecho Internacional.

    Lea más: Macron: la decisión de Trump sobre Jerusalén contradice las resoluciones de la ONU

    La controvertida decisión sobre la milenaria ciudad de Jerusalén dividió a las huestes de Trump. El vicepresidente Mike Pence y el embajador en Israel apoyaban el movimiento, pero los secretarios de Defensa y de Estado, James Mattis y Rex Tillerson, respectivamente, lucharon contra él debido a que pensaban en su potencial impacto perturbador.

    Nadie, ni siquiera el presidente Trump, puede defender que esta medida será útil para la política estadounidense desplegada en Oriente Medio. De hecho, va en contra de las mismas prioridades que Washington se propuso en la región: luchar contra la militancia islamista y enfrentarse a la creciente influencia iraní. El estatus de Jerusalén es el problema perfecto para que Irán y los yihadistas lo utilicen como pretexto para recabar apoyos contra Estados Unidos y aquellos que respaldan sus actos. No parece una idea brillante ya que se corre el riesgo de deteriorar más la situación.

    Lea también: Milicia iraquí ve motivo para atacar fuerzas de EEUU tras su medida sobre Jerusalén

    Trump ciertamente tampoco necesitaba dar esta arriesgada pirueta para confirmar sus credenciales a favor de Israel. Sus principales asesores para Oriente Medio simpatizan con la derecha israelí representada por el primer ministro Benjamin Netanyahu. Más importante aún, la opinión pública estadounidense, incluida su núcleo republicano, ya piensa que su política es proisraelí.

    Entonces, ¿por qué lo ha hecho?

    Las razones que ha aducido el propio protagonista de esta historia radican en que, según él, EEUU no puede resolver sus problemas "haciendo las mismas suposiciones fallidas y repitiendo las mismas estrategias fallidas del pasado. Los viejos desafíos exigen nuevos enfoques".

    En realidad, Trump ha actuado guiado por el deseo de cumplir una promesa de su campaña electoral y satisfacer así a los numerosos partidarios que posee entre el colectivo de cristianos conservadores y evangélicos. De paso ha certificado que es un político impredecible, sin ataduras y casi marginal, capaz de quebrar los tabúes del pasado y trazar una estructura de relaciones internacionales exclusivamente fiel a lo que él considera que son los intereses de Estados Unidos y donde las consecuencias no importan demasiado o casi nada.

    Más aquí: Reconocer Jerusalén como capital "tendrá consecuencias de largo alcance"

    Otra posibilidad subyacente que explicaría su decisión es que la Casa Blanca ya haya renunciado a un "acuerdo del siglo" entre palestinos e israelíes y esté buscando con todo esto la forma de culpar a alguien más de su propio fiasco. Porque uno de los máximos culpables del fracaso de la paz en Oriente Medio es Estados Unidos y su pasividad —o imparcialidad—, aunque tampoco hay que despreciar la actitud indolente de la Unión Europea en su conjunto. Sería injusto endosar esa responsabilidad sólo a los actuales dirigentes europeos como la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron o la británica Theresa May, porque sus antecesores tuvieron tanta o más culpa que ellos. La falta crónica de voluntad a ambas orillas del Atlántico ha sellado el futuro de los palestinos, abocados a vivir sin Estado y entre penurias.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Jerusalén, una capital en disputa (238)

    Además:

    Tillerson: proceso de traslado de embajada de EEUU a Jerusalén empezará de inmediato
    China llama a reanudar el diálogo palestino-israelí tras decisión de EEUU sobre Jerusalén
    Alcalde musulmán de Londres aconseja a Trump abstenerse de visitar el Reino Unido
    EEUU sembrará la confianza en Oriente Medio si traslada la Embajada a Jerusalén
    Ejército israelí, preparado de cara a la decisión de EEUU sobre Jerusalén
    Etiquetas:
    capital, reconocimiento, conflicto, Donald Trump, Israel, Palestina, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik