08:09 GMT +313 Diciembre 2017
En directo
    El bebé panda, llamado Yuan Meng, nombre que significa Sueño hecho realidad

    La Nueva Ruta de la Seda descose a la Unión Europea

    © AFP 2017/ Thibault Camus
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    1140

    Francia se rinde a la diplomacia del panda mientras los países de Europa central y Oriental reciben con los brazos abiertos al capital chino. La nueva ruta de la seda descose el tejido comunitario ante la alarma de Bruselas.

    Hay que entender el fuerte sentido simbólico que para los chinos tiene un panda. De lo contrario, ver a la mujer del presidente francés asistiendo al bautizo de un ejemplar de este animal en un zoológico de París puede parecer ridículo.

    ​Lo cierto es que todas las canales televisivos de información franceses cubrían en directo el primer acto oficial de una primera dama que, rodeada de diplomáticos chinos, intentaba acariciar al bebé panda, llamado Yuan Meng, nombre que significa "Sueño hecho realidad". El evento mereció el honor de escuchar el primer discurso oficial de Brigitte Macron desde que su marido llegó al palacio del Elíseo el pasado mes de mayo.

    Dentro de la Europa Occidental, los agasajos, los honores y, en definitiva, la apertura hacia el gigante comercial asiático, es obligada y no necesita justificación alguna. Sin embargo, los acuerdos económicos y diplomáticos con Pekín despiertan grandes recelos en la capital comunitaria cuando son firmados por los países de Europa Central y Oriental.

    Yuan, la moneda china
    © AFP 2017/ Stringer
    En el Oeste de Europa, que un "tycoon" norteamericano invierta en una industria en crisis es una bendición. Y, como en el caso de Francia, ese inversor del otro lado del Atlántico será recibido con alfombra roja y tendrá derecho a ayudas millonarias de las autoridades locales donde la industria agonizante amenaza con aumentar el alarmante número de desocupados de la región. Si después de unos años, el influyente industrial cierra la fábrica, deja en la calle a los trabajadores y no devuelve las subvenciones el hecho es considerado como un accidente industrial.

    Más allá de la ribera este del Danubio, toda inversión china es sospechosa. Pero para ciertos países de la Unión Europea y otros tantos vecinos que hacen cola para entrar en el club comunitario, el maná de Pekín en forma de inversiones en infraestructuras, en comunicaciones y en industria es vital y, por ello, está en auge.

    Lea más: Por qué China opta antes por Europa que por EEUU

    Desde 2011, China y 16 países europeos celebran bajo el formato 16+1 un encuentro anual que muchos críticos denuncian como la instalación de una cabeza de puente de China en el desarrollo de su nueva Ruta de la Seda. Las reticencias de una parte de la UE autoproclamada defensora de la moral, de lo políticamente y económicamente correcto; la lentitud en el proceso burocrático y las dudas de la UE para ampliar la familia comunitaria; el boicot comercial hacia Rusia y la ausencia de unos Estados Unidos replegados sobre sí mismos por orden de Donald Trump, dejan el camino libre a la expansión económica china —también— en el Viejo Continente.

    ¿Un nuevo Comecon?

    En el 16+1, además de China, encontramos a once países de la UE (Lituania, Letonia, Estonia, Croacia, Polonia, Hungría, Eslovaquia, República Checa, Rumanía, Bulgaria y Eslovenia) y a cinco que aspiran a formar un día parte del club de Bruselas, aunque cada día con menos esperanzas (Bosnia Herzegovina, Serbia, Macedonia, Montenegro y Albania).

    Y, así, China habría conseguido recrear salvando las distancias, el Comecon, la organización económica que compartía la Unión Soviética con los gobiernos comunistas europeos pre-perestroika.

    El comunismo ha desaparecido de Europa Central y Oriental y ahora las necesidades no hacen distinción del origen ideológico de las inversiones ni de las facilidades de financiación. Desde 2012 China ha invertido en la zona más de 15.000 millones de dólares.

    Le puede interesar: La China de Xi Jinping: ¿comunista o baluarte del libre comercio?

    Entre las realizaciones concretas y visibles de la cooperación china en Europa Central destaca el tren de alta velocidad Budapest-Belgrado, que abre la vía férrea del Danubio hacia El Pireo, en Grecia, la base portuaria china en el vientre de Europa.

    El Primer Ministro chino, Li Keqiang, estuvo a finales de noviembre en Budapest, en la última reunión del 16+1, en la que anunció un nuevo esfuerzo de inversión cifrado en 3.000 millones de dólares. Su anfitrión, Víctor Orban, pasa por ser la bestia negra de lo que en Hungría denominan "el liberalismo europeo". El jefe de gobierno de Budapest envió un mensaje a sus críticos de Bruselas y se felicitó de constatar, según él, que "el centro de gravedad de la economía mundial está moviéndose del Oeste hacia el Este; del Atlántico al Pacífico ". Una frase nada original, como ya saben en América Latina o África, pero destinada a acentuar el malestar de quienes en la UE se alarman ante el desembarco chino. El propio presidente alemán, Sigmar Gabriel llegó a sugerir a Pekín "respetar el concepto de unidad" de la UE.

    El Jefe del Estado alemán se rebela ante la emancipación de sus vecinos de Mitteleuropa, pero también debería escuchar a los especialistas que consideran que Europa Central y Oriental se ha convertido en el "hinterland" productivo de Alemania, en una zona de subcontrata a bajo precio que impide el desarrollo y la convergencia económica de los PECO (Países de Europa Central y Oriental) con sus socios más ricos de la UE.

    Lea también: China, a la conquista de Europa a través de Serbia

    Ya sean la acerías serbias, los ferrocarriles húngaros o las autopistas bosnias, ninguno de los gobiernos centroeuropeos quieren limitarse a su relación con la Unión Europea, aún sabiendo que los fondos que Bruselas libera son más que generosos una vez que su país ha sido aceptado en el grupo.

    Por eso, a las necesidades de recuperación desde la crisis de 2008, se une en Europa Central y Oriental también una pérdida de confianza en los valores de la Unión Europea, que no son fruto de "campañas de propaganda" o "ejércitos de hackers" confinados en oscuros edificios, sino de un esnobismo, de una absurda superioridad moral y de un empeño en dar lecciones de comportamiento a muchas sociedades que hace décadas estaban económica y culturalmente más desarrolladas que muchos de los países que se erigen ahora en modelo de comportamiento.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Сómo la China comunista se convirtió en la dueña de la UE
    Avance de China, desastre para Occidente
    "El león se despierta", China construye un nuevo orden mundial
    Etiquetas:
    comercio, relaciones económicas, economía, UE, Brigitte Macron, Francia, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik