Widgets Magazine
10:42 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Un soldado mexicano en la Ciudad de México tras un fuerte terremoto

    México: el país de los corazones solidarios

    © REUTERS / Daniel Becerril
    Firmas
    URL corto
    Por
    Un devastador sismo sacude México (139)
    1161
    Síguenos en

    No hay escala que pueda medir la solidaridad que prodigan los mexicanos cuando la tragedia los golpea. Especialmente los terremotos. Curtidos por estos desastres saben que la inmediatez de la ayuda es capital para salvar el mayor número posible de vidas. De ahí que aun a riesgo de la propia se hagan presentes en las zonas devastadas por un sismo.

    Si el terremoto del 7 de septiembre azotó en algunos de los estados de mayor actividad sísmica del país —Oaxaca, Tabasco y Chiapas— con una magnitud de 8.2 grados en la escala de Richter (que llega hasta 12), el más reciente dejó sentir sus 7.1 grados de furia en Morelos, Puebla y la Ciudad de México el mismo día —19 de septiembre— en que hace 32 años otra convulsión del subsuelo de 8.1 grados de magnitud quebrantó a la capital del país, un territorio que contrario a lo que pudiera creerse se encuentra en la zona B de las cuatro en las que el Sistema Sismológico Nacional divide el país y en la que no son muy frecuentes los temblores de tierra, un territorio que por estar asentado sobre lo que los aztecas llamaban la región de los cinco lagos (en realidad uno solo, el lago de Texcoco), resulta especialmente vulnerable a esas impredecibles sacudidas tectónicas que los pobladores originarios de esta tierra llamaban en náhuatl "tlalolini" (tlalli=tierra, olini=mover).

    Vídeo: Un dron filma un edificio derruido en medio de las operaciones de rescate en México

    Hace 32 años, el sismo que devastó a la ciudad de México provocó que la política —en tanto "ordenamiento de la ciudad o los asuntos del ciudadano"— dejara de ser coto exclusivo de los partidos y a través de organizaciones sociales ajenas al Gobierno se abrió a la participación de una ciudadanía a la que las múltiples tareas asumidas durante y después del temblor habían preparado para rediseñar su futuro y hallar soluciones a las urgencias desatendidas por la parálisis del Gobierno. Hoy, otro sismo confirma nuevamente la eficiencia de la sociedad civil cuando se organiza bajo criterios distintos a los dictados del poder.

    Lea más: Peña Nieto promete reconstruir el sur de México en cuatro meses

    Si a ello sumamos el vergonzoso silencio de la partidocracia ante la tragedia —interrumpido apenas tres días después de los hechos por el tenaz emplazamiento ciudadano para que se destine el dinero de la próxima campaña electoral a las urgentes labores de reconstrucción—, no hay dudas de que la gran enseñanza de estos temblores del 2017 es que la salvación de México pasa indefectiblemente por el actuar de su ciudadanía.

    Lo que salva a México

    Excavadores derruyen una casa devastada por el terremoto del 19 de septiembre en Jojutla de Juárez, México
    © REUTERS / Edgard Garrido
    En efecto, lo que hoy salva a México de un escenario peor que el que se observa en las regiones afectadas por los sismos del 7 y el 19 de septiembre es la gran reserva moral de su gente, la que convierte —y me excuso por el lugar común— lo imposible en posible, la que borra las diferencias generacionales, la que hermana a ricos y a pobres, la que anula las discrepancias ideológicas, la que funde en un mismo abrazo a creyentes, agnósticos y ateos, unidos todos por la convicción común de que la tragedia que comparten no es un castigo divino ni la venganza terrible de un planeta afrentado por el ser humano. Saben los mexicanos que su país, por azares de la geología, se asienta en lo que los sismólogos llaman el 'Cinturón Circumpacífico', la región con mayor actividad sísmica del mundo; saben que ello es lo que explica que la Naturaleza los haya enfrentado este mes de conmemoraciones patrias en dos ocasiones distintas, y escasamente distantes, a uno de sus fenómenos más devastadores.

    Le puede interesar: Militares y policías de México se reencuentran con la sociedad tras el terremoto

    Por esa gran reserva moral no hay UN héroe para el mármol en estas trágicas jornadas de septiembre porque TODOS son héroes que no mendigan 15 minutos de fama: el militar que resguarda el orden en las labores de salvamento, los rescatistas que se arriesgan por entre las ruinas de las edificaciones colapsadas, los paramédicos listos para estabilizar los signos vitales de las personas recuperadas de los escombros, el ciudadano anónimo devenido en agente de tránsito ante el caos vehicular o el que presta sus brazos para acarrear los cascajos removidos, los voluntarios que apoyan en los centros de acopios para hacer llegar a donde se necesite y con presteza la ayuda recabada por la solidaridad, el taquero humilde que posterga las ganancias del día para alimentar a todos esos que se esfuerzan hasta el agotamiento para evitar que la Muerte gane las mezquinas y desiguales partidas que propone.

    Audio: Testigo del terremoto en México: "La alarma sísmica no nos sonó"

    Terremoto en México
    © REUTERS / Ginnette Riquelme
    Por ello, por estos días, se vitorea y se aplaude cada 'sobrevida' nacida con fórceps de los escombros; por ello, por estos días, se vitorea y se aplaude cada existencia rescatada a la Muerte; por ello, por estos días, México no es el país de la violencia, la corrupción y la impunidad sino aquel donde un puño en alto que pide silencio para percibir mejor el latido de un espíritu guerrero basta para enmudecer a una multitud bulliciosa; por ello, por estos días, México no es un país de corazones solitarios —el del sálvese quien pueda y la solución personal— sino un país de corazones solidarios.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Un devastador sismo sacude México (139)

    Además:

    México: la farsa de Televisa y el coraje de Los Topos
    Los familiares de los atrapados tras los derrumbes en México no pierden la esperanza
    El monstruoso terremoto que destruyó México (vídeos impactantes)
    'Vivir para contarla': el terremoto de México en primera persona
    Etiquetas:
    rescate, víctimas, terremoto, seguridad, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik