En directo
    Billetes y monedas

    Latinoamérica necesita más integración regional

    © Foto: Pixabay
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    0 28341

    América Latina necesita mejorar su integración regional para aumentar su competitividad mundial y poder así salir de un ciclo económico de bajo crecimiento que sólo está provocando miedos e incertidumbres.

    Es evidente que en Latinoamérica se está desvaneciendo la fase de prosperidad vivida en la primera década de este siglo XXI con crecimientos del Producto Interior Bruto (PIB) que rondaban el 4%, una cifra muy superior al promedio histórico regional del 2%. Eso fue el resultado, entre otros factores, de una fuerte demanda de bienes de consumo y materias primas, e impulsado por el aumento de los precios de exportación.

    Con pocas excepciones, la región está regresando ahora a una etapa marcada por el crecimiento bajo, lo que está disparando los temores ante una inestabilidad económica. Pero no hay que caer en el alarmismo. Todavía.

    América Latina no va a volver a los volátiles años 80 del siglo XX, debido en parte a las estructuras creadas desde entonces.

    En este panorama fluctuante se están buscando nuevas fórmulas de crecimiento, y la integración es una de las mejores fórmulas. Algunas no han prosperado como debieran (Alba), y otras están paralizadas (Mercosur) o acaban de nacer (Alianza del Pacífico).

    Todas ellas, con sus notables diferencias, coinciden en la perenne necesidad de fomentar el comercio interregional.

    Más aquí: "Mercosur tiene mejor comercio interno que Alianza del Pacífico"

    Latinoamérica debe empezar a mirar más hacia dentro y considerar la globalización como fuente de inspiración, aplicándola a los límites de su propio continente. Por desgracia, los niveles de integración palidecen si se comparan con los de otras áreas del planeta. Hay mucho trabajo por delante.

    Falta convicción política, según se desprende de un reciente informe del Banco Mundial (BM) titulado 'Mejores vecinos: hacia una renovación de la integración en América Latina'. Sin convicción no hay voluntad, sin voluntad no hay acción, sin acción no hay resultados, lo que dificulta la convicción. Es un círculo vicioso.

    Los acuerdos de integración regional deben, sobre todo, generar empleo, crecimiento, desarrollo y competitividad de las economías de sus miembros.

    El Banco Mundial apuesta por una ambiciosa agenda estratégica de renovación de lo que llama 'regionalismo abierto', un plan de acción basado en cinco pilares:

    1. Reducir los aranceles externos de la Nación Más Favorecida.
    2. Profundizar la integración entre América del Sur, América Central y América del Norte mediante preferencias arancelarias.
    3. Armonizar las normas y procedimientos que regulan los intercambios de bienes, servicios y factores de producción (trabajo y capitales).
    4. Incrementar los esfuerzos para reducir los elevados costes comerciales en América Latina y el Caribe
    5. Integrar los mercados de trabajo y capitales en todo el continente americano.

    El documento sostiene que, a pesar de los grandes avances tecnológicos en los medios de transporte, el efecto negativo de la distancia no ha desaparecido. En otras palabras, los aspectos geográficos también son determinantes en la integración económica, pues influyen en el coste del movimiento entre fronteras de bienes, personas y, en menor medida, capitales. Los países más cercanos tienen más facilidades de estar integrados. Esto conlleva que la probabilidad de que dos países experimenten simultáneamente episodios prolongados de crecimiento alto o bajo, o la misma fase de un ciclo económico, se reduce con la distancia.

    Lea más: Economía de América Latina: la tormenta perfecta

    En cuanto a los esfuerzos para abaratar los costes comerciales, las medidas deben concretarse en inversiones en infraestructuras y logística. Eso incluye desde el transporte, las comunicaciones, los servicios financieros, los procesos fronterizos y las prácticas aduaneras, hasta el entorno empresarial y regulador.

    Es preciso mejorar la red de carreteras que es relativamente pobre en Latinoamérica si se mide el porcentaje de caminos que no están aún asfaltados.

    Tampoco ayuda a los altos costos el hecho de que América Latina tiene acceso a la red global de transporte marítimo a través de sus líneas secundarias, lo que sitúa los países de la región en una clara desventaja frente a otros. En el índice de conectividad marítima sólo Panamá se encuentra entre los 30 primeros países del mundo (puesto 25º). México y Colombia ocupan el 38º lugar; y Brasil, el 39º. El resto se halla en posiciones muy bajas.

    Otro factor relevante es la infraestructura portuaria, cuyo desempeño en América Latina es desgraciadamente deficiente. Ahí también hay que inyectar dinero.

    En cuanto a la integración de los mercados de trabajo y de capitales, esto puede promover la transferencia de conocimientos entre fronteras y permitir a los trabajadores responder a situaciones salariales adversas, buscando oportunidades en otros Estados. Las nuevas políticas deberán considerar al máximo la reacción de los nacionales a la llegada de inmigrantes para que haya una adaptación social.

    También habría que solucionar el lamentable hecho, reflejado en el informe del Banco Mundial, de que las corporaciones multinacionales que operan en Latinoamérica "invierten menos y tienen peores prácticas de gestión que las de sus pares de otras regiones", lo que reduce el contagio a las empresas nacionales.

    Finalmente, se habla de los beneficios de una política regional coordinada destinada a atraer inversiones extranjeras.

    El Banco Mundial aporta datos elocuentes para respaldar su tesis; por ejemplo, que las exportaciones intrarregionales en América Latina siguen siendo un 20% de las exportaciones totales, muy por debajo del 50% de Asia Oriental.

    "Iniciativas como la Alianza del Pacífico son pasos en la dirección correcta", considera Samuel Pienknagura, uno de los cuatro autores del mencionado informe. La Alianza del Pacífico es un acuerdo de integración suscrito en 2012 entre Colombia, Chile, México y Perú.

    Además de la Alianza del Pacífico, el economista ecuatoriano citó el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos, conocido como CAFTA, y la renovación del Mercosur —la unión aduanera formada por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela— como sendos "esfuerzos que reconocen que hay que dar prioridad a la integración regional".

    En este sentido, el funcionario del Banco Mundial apuntó que América Latina "tiende a ver mayores beneficios en la integración global que la regional", ya que son países que tienen características diferentes y cuentan con ciclos económicos distintos. Sin embargo, Pienknagura destacó que, si se potencia la integración regional, ésta redundará en una mayor competitividad económica en un momento clave, puesto que América Latina, en su conjunto, viene de registrar dos años consecutivos de crecimiento negativo.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Países del TPP reafirman importancia estratégica y económica del acuerdo
    Canciller chileno: apoyo de ALBA a Bolivia por salida al mar es "marginal"
    Banco Mundial: México crecerá un punto menos en 2017 por el efecto Trump
    Alarma: la tercera crisis económica será definitiva
    Mercosur se verá afectado por cambios políticos en la región
    Etiquetas:
    crecimiento, economía, PIB, Banco Mundial, ALBA, Mercosur, Alianza del Pacífico, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik