08:24 GMT +326 Septiembre 2017
En directo
    François Fillon

    François Fillon, un reformador "realista" en busca de diálogo con Rusia

    © AFP 2017/ Bertrand Guay
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    Elecciones presidenciales de Francia de 2017 (244)
    5191687

    François Fillon se hizo con el liderazgo de la centro-derecha francesa tras una batalla contra todos.

    Eliminó a Nicolas Sarkozy, que controlaba el aparato de Los Republicanos, desmintió a los institutos de sondeos, y contradijo los análisis del sistema mediático del establishment, que le demonizó como si en lugar de unas primarias para elegir al líder del centoderecha, se tratara de unas elecciones presidenciales.

    Fillon, que no ha pasado por la Escuela Nacional de Administración (ENA) ni otra institución de las que se nutre la élite política francesa, es un político de profesión.

    Diputado ya a los 27 años, no conoce lo que es una nómina de la empresa privada, pero ha pasado por varios ministerios desde que cumplió 40 años. Primer ministro de Nicolas Sarkozy durante el período 2007-2012, el discreto hijo de notario de provincia puede ser el artífice de lo que algunos llaman una "revolución conservadora".

    Aumento de las horas de trabajo para impedir despidos, negociación sindical empresa por empresa y no por ramas, fin de la norma de las 35 horas semanales y libertad para que empresarios y trabajadores decidan el límite horario semanal, reducción progresiva de 500.000 puestos de funcionarios…

    Un programa económico "brutal" o "realista"

    Fillon quiere flexibilizar el mercado de trabajo y acabar con el bloqueo sistemático de una mayoría de los sindicatos a cualquier iniciativa que rompa el sistema vigente desde hace décadas. Evidentemente la izquierda se alarma, aunque en el fondo muchos socialistas estén de acuerdo.

    Fillon cree que el sistema protege solo a los que tienen un contrato fijo. Considera que la principal causa del creciente paro en Francia es la rigidez del mercado laboral. Para ello, además de facilitar los despidos a las empresas en dificultades, propone un contrato único. En Francia, el 80 por ciento de los nuevos contratos son por una duración determinada, cuya media es de diez días, según los últimos datos oficiales.

    Cuando se le acusa de querer acabar con el sistema social francés, él responde que ese sistema data de 1945 y que no es lógico querer refundar un sistema que ha producido más de 6 millones de parados, que bloquea el acceso al empleo de los jóvenes (25 por ciento de paro juvenil) y que produce déficits y deuda que los nietos de los franceses deberán pagar durante décadas.

    "Mi proyecto no es brutal, es realista", defiende Fillon.

    La izquierda denuncia su proyecto de eliminar cargas sociales para favorecer la contratación y la eliminación del impuesto para la fortuna, que según Fillon, hace huir de Francia a los nacionales que podrían invertir en su propio país.

    Considerado liberal en lo económico, a Fillon se le ha reprochado su conservadurismo en asuntos de sociedad. Acusado de oponerse al derecho a abortar, ha tenido que dejar claro que jamás se le ha pasado por la cabeza poner en entredicho la Ley Veil de 1975, que despenalizó el aborto. Como católico, señala, es filosóficamente contrario a la interrupción voluntaria del embarazo, pero nunca, declara ofuscado, tomaría medidas contra normas que hagan avanzar la situación de la mujer en la sociedad francesa.

    Se la ha acusado también de oponerse a la adopción entre homosexuales. No es cierto. Solo exige que la filiación de los adoptados no se pierda y ha manifestado claramente que prefiere la adopción por homosexuales o solteros que ver un bebé abandonado.

    Cristianismo, soberanismo, autoridad, Rusia

    Fillon defiende sin complejos las raíces cristianas de Francia, el retorno de la autoridad, el mérito y el respeto en las escuelas, un soberanismo dentro de Europa y no le asusta hablar claro sobre inmigración o islamismo político.

    François Fillon tiene una característica que sus enemigos dentro de su propio partido, Los Republicanos, como los centristas y la izquierda piensan explotar en su contra: su cercanía personal con Rusia y con el presidente Vladímir Putin. Fillon es considerado en su país como el más prorruso de los candidatos del centroderecha.

    En efecto, Fillon conoce bien a Putin desde que ambos ejercían el cargo de primer ministro. Ya sea en el Kremlin, en Sochi, en las reuniones del Club de Debates Valdái o en la dacha personal del dirigente ruso, ambos líderes han tenido ocasión de conocerse, tutearse y compartir confidencias, sin que eso no impida que cada uno mantenga opiniones diferentes en algunos apartados.

    Fillon dice haberse encontrado con Putin en más de 15 ocasiones, lo que es ya un récord para un político francés. En plena recta final para las primarias de la derecha francesa y con toda la prensa del 'establishment' apuntándole, el aspirante al Elíseo nunca ha ocultado su hostilidad a la corriente antiputiniana que algunos intentan imponer en Francia.

    François Fillon ha manifestado en varias ocasiones que "querer hacer de Putin un monstruo sangriento es ridículo, si tenemos en cuenta la historia de Rusia". Lo que tampoco le convierte en un ciego fanático del jefe del Kremlin: "Rusia es un país peligroso porque es inestable, pero desde el punto de vista del funcionamiento de la democracia, Putin es un progreso".

    Para Fillon, Putin "puede ser un bulldog, pero también tiene su lado caluroso y sensible". En este sentido, la prensa francesa recuerda que cuando la madre de Fillon murió, Vladímir Putin le envió como regalo una botella de vino cosecha de 1931, la fecha de nacimiento de la fallecida.

    Siria y Ucrania, motivos de fricción con Hollande

    La "rusofilia" del candidato al Elíseo no es reciente. Su primera visita a Moscú se produjo en 1986, como presidente de la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional. Algunos de sus principales asesores son especialistas en Rusia y rusófonos, como Igor Mitrofanoff y Jean de Boishue.

    François Fillon fue partidario de negociar con Bashar Asad para buscar un arreglo en Siria. "Hay que ayudar a Asad, por encima de todos sus defectos", decía Fillon en 2015. En ese sentido, también apoyó desde el inicio del conflicto una alianza con Teherán y Moscú para frenar al denominado Estado Islámico, o Daesh, grupo terrorista proscrito en numerosos países, entre ellos Rusia.

    En desacuerdo total con el presidente François Hollande, Fillon siempre ha considerado que Rusia debía ser un interlocutor indispensable en Siria: "Estados Unidos y sus aliados optaron por una postura moral tan irreprochable como inoperante. Asad debe partir, dicen, pero ¿para dejar el sitio a quién?", se preguntaba Fillon. "A un régimen totalitario que combate en el corazón de nuestras ciudades y que quiere imponer una dictadura fanática al mundo", respondía.

    En el asunto sirio, el nuevo líder de la derecha francesa afirma que solo Rusia ha sido realista. "Mientras Obama y Hollande se ofuscaban con los objetivos de los bombardeos rusos, Putin daba aire a las fuerzas sirias para poder combatir a Daesh", aseguraba también hace pocos meses. Fillon ha manifestado también que Moscú obtuvo en medio año lo que Estados Unidos y sus aliados no consiguieron desde 2014.

    François Fillon es uno de los principales críticos de las sanciones antirrusas aplicadas por la Unión Europea y seguidas por París, por el conflicto en Ucrania. Fillon insistía también en este asunto sobre la implicación norteamericana en la política de ese país. Fue uno de los principales críticos con la cancelación de la venta de los portahelicópteros Mistral a Rusia.

    Antídoto a Le Pen

    Otro de los puntos de coincidencia con Moscú es el apoyo a los cristianos de Oriente, ninguneados por la mayoría de la prensa y los políticos franceses cuando empezaron a ser perseguidos y masacrados por los islamistas de Daesh.

    Fillon, un "gaullista" en la política exterior, representa a la derecha tradicional francesa, conservadora en las costumbres y liberal en los asuntos económicos. Siempre ha expresado su rechazo a las posturas del Frente Nacional (FN), en cuyo terreno nunca ha querido buscar el voto.

    Con Fillon la derecha ha encontrado el mejor antídoto anti-Le Pen, sin copiar su ideario y rechazando claramente sus postulados. Para él nunca sería un problema apoyar a la izquierda para evitar la llegada al poder del FN.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Elecciones presidenciales de Francia de 2017 (244)

    Además:

    Parlamento de Francia rechaza propuesta de destitución de Hollande
    Le Pen reivindica el papel de Rusia en el proyecto europeo
    Etiquetas:
    primarias, elecciones presidenciales, François Fillon, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik