Widgets Magazine
08:14 GMT +321 Septiembre 2019
En directo
    Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de EEUU

    Elecciones en EEUU o esa gripe llamada Donald Trump

    © REUTERS / Ben Brewer
    Firmas
    URL corto
    Por
    1151
    Síguenos en

    Alguien comentó una vez que la elección presidencial en los Estados Unidos de América debería de abrirse a la participación global por el impacto transfronterizo de ese acontecimiento. Es una declaración menos excesiva de lo que parece a primera vista, siquiera en lo que concierne a México.

    Desde que existe el Mundo hay una cosa cierta
    unos hacen los muros y otros hacen las puertas.
    Carlos Varela

    Si bien es cierto que muchos países se apuran a sacar sus pañuelos cuando Estados Unidos se resfría, en México la alarma es todavía mayor: se corre a llamar al neumólogo. Hoy ese refrío pasó a ser una gripe y tiene un nombre: Donald Trump. Y en el teléfono del especialista apenas si se escucha una cordial invitación a dejar el mensaje después del tono.

    Donald Trump, candidato a la presidencia de EEUU
    © REUTERS / Carlo Allegri
    No hay tiempo para ello. La posibilidad al alza de que el candidato republicano Donald Trump se convierta en el presidente número 45 de los Estados Unidos de América ha impactado ya en la economía azteca por la vía más viralizada y febril para el mexicano de a pie: la devaluación del peso frente al dólar. De continuar el repunte de Trump, el escenario para el peso será cada vez más desolador; de ganar las elecciones, la economía mexicana quizás se enfrente a una coyuntura inédita dada la prédica antiinmigrantes y en contra el libre comercio de un candidato presidencial que porfía en cerrar puertas y levantar muros a su alrededor. Y no es una simple alegoría al famoso muro que insiste en erigir en la frontera común y pasarle la factura a México. Se trata de que está en condiciones de hacer efectivo ese cobro por más que el Gobierno mexicano se oponga a ello.

    Si durante mucho tiempo las remesas que enviaban los trabajadores mexicanos en Estados Unidos constituyeron la segunda entrada de divisas para el país, por detrás tan sólo de las ganancias por la venta de petróleo, en el año 2015, con más de 24.000 millones de dólares, el ingreso por remesas superó en un 33% a los beneficios obtenidos por Petróleos Mexicanos (PEMEX) con la exportación del crudo (según cifras de la propia empresa paraestatal). Como una mayor demanda de trabajadores mexicanos significa un mayor flujo de remesas —lo que repercute positivamente en el consumo y en la fortaleza del peso—, la disminución de tal demanda obraría, por supuesto, el efecto contrario. De ahí el impacto que causaría el muro de Trump al limitar la entrada ilegal de mexicanos a los EEUU.

    Pues aunque las remesas dejan su huella por rebote en la propia economía estadounidense al propiciar que el país receptor acceda a bienes y servicios 'made in USA', así como por las ganancias que deja a las empresas involucradas en el envío del dinero —Western Union, MoneyGram, por mencionar tan sólo dos de las que facilitan la transferencia de efectivo—, ello no disuadirá a Trump, con tal de hacerse pagar el muro de sus desvelos, de otorgar luz verde a su ya anunciado plan de congelar los fondos que despachan los migrantes ilegales hacia México no obstante las dificultades para instrumentarlo, toda vez que empresas como las referidas no están obligadas a investigar el origen de las remesas, ni la nacionalidad y calidad migratoria de quienes las envían.

    Para no cargarle el coste del muro al contribuyente estadounidense, a Trump le bastaría igualmente con elevar el precio a los aranceles de los productos mexicanos que se venden en el vecino país del norte, principal socio comercial de México, destino del 80% de las exportaciones aztecas. En cualquiera de los casos se estaría hablando de una sangría de miles de millones de dólares a una economía con las defensas bajas y propensa a enfermarse al menor contagio.

    Lea también: Peña Nieto olvidó decir en conferencia con Trump que México no pagaría el muro

    En este contexto de alta morbilidad poco puede hacer el neumólogo más experimentado, menos aun cuando el precio del petróleo, esa panacea para cualquier constipado que afecte a las finanzas patrias, anda por los suelos y el efecto placebo de las reformas estructurales ya dejó de obrar en el imaginario de la inversión financiera. Ni siquiera la medicina homeopática —"lo similar cura lo similar"— tuvo el efecto deseado: traer a Donald Trump a México, tratarlo como un gobernante en funciones, no sólo causó una sensible baja en el gabinete presidencial —el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso—, sino que la popularidad del presidente Enrique Peña Nieto se devaluó como los precios del hidrocarburo o el peso mexicano frente al dólar.

    Un estudio de opinión efectuado a principios del presente año por 'Consulta Mitofsky' arrojó que el 19,1% de los mexicanos encuestados manifestó su preferencia por la candidata demócrata Hillary Clinton, inclinación que ascendía a 21,4% si los encuestados tenían familiares en EEUU y a 38,8% si el tema de las elecciones en el vecino país del norte era de su interés (las cifras para Trump fueron de 5,6%, 6,0% y 8,8%, respectivamente). Son sólo números, sin impacto real en el evento del martes 8 de noviembre en los Estados Unidos, pero pueden verse también como un símbolo, como la identificación de una parte de la población mexicana con una realidad ajena cuya pertenencia y pertinencia se insinúa en el comentario mencionado al inicio de estas líneas.

    Lea más: La neumonía de Clinton, una de las causas de la caída del peso mexicano

    Porque vivimos en un mundo de símbolos que afectan nuestras vidas. Y quien lo dude solo tiene que observar cómo esa gripe simbólica llamada Donald Trump tiene un mayor efecto viral en los mercados globales, y en el mexicano de un modo muy privativo, que la neumonía real de la candidata demócrata Hillary Clinton.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestro sitio web, Facebook o Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Gobierno de México invitó a Trump para atenuar riesgos económicos
    Peña Nieto y Trump se acusan de mentir sobre su reunión en México
    Etiquetas:
    elecciones, Elecciones presidenciales en EEUU (2016), Donald Trump, México, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik