En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    1483
    Síguenos en

    "A veces pienso que la prueba más fehaciente de que existe vida inteligente en el universo es que nadie ha intentado contactar con nosotros". Bill Watterson, autor de la tira cómica ‘Calvin y Hobbes'.

    El ministro de Defensa ruso, también presidente de la Sociedad Geográfica Rusa, Serguéi Shoigú, anunció recientemente el envío de una expedición de 60 espeleólogos, bioespeleólogos y geólogos a la famosa y misteriosa cueva Këk Tash en la región de Altai. Será la expedición más grande en los últimos 20 años y de esta manera, Rusia retomará la investigación exploratoria que siempre había caracterizado a la Unión Soviética y que había sido olvidada en los años de la perestroika. Sin embargo, pese al anuncio de estudios botánicos y climatológicos en la zona, es bastante intrigante que sea el ministerio de Defensa quien reinicie la misteriosa exploración.

    Këk Tash, ubicada en el noroeste de la República de Altai, en la orilla del río Katun, es la cueva más profunda conocida en Rusia, que llega a una profundidad de 350 metros y se extiende unos 2.300 metros, de lo que se sabe hasta ahora. Posee lagos y cataratas, tiene su propio microclima especial y está rodeada de muchos misterios.

    Desde tiempos inmemoriales, los hombres han tenido curiosidad por saber qué es lo que se encuentra en la profundidad de la tierra, y hasta ahora poco se sabe de lo que guarda la tierra en sus entrañas. En la Cueva Kruber —Voronia — Cueva del Cuervo—, en Abjasia, los espeleólogos llegaron hasta 2.197 metros de profundidad. Las ramificaciones de la gruta se extienden a lo largo de 16.058 metros de longitud. Los espeleólogos contaron que encontraron cuatro tipos de artrópodos —de la familia de insectos— y de allí no hay nada de información, excepto algunas fotos realmente impresionantes.

    Los investigadores desde hace siglos hablan sobre la posibilidad de la existencia de otras civilizaciones, no solamente en el espacio, sino también debajo de nuestros pies, en la profundidad de la tierra. En 1904 el ingeniero ruso Piotr Rasscazov había creado el primer proyecto de un ‘podzemojod' —barco subterráneo— en forma de una cápsula que podría desplazarse debajo de la tierra largas distancias y bautizó su creación como ‘El Topo'. Sin embargo, el mismo año Rasscazov murió misteriosamente y los dibujos de su diseño desaparecieron para aparecer después de un tiempo en Alemania. Los científicos alemanes empezaron a modificar el diseño de Rasscazov, pero al sufrir su país la derrota en la Primera Guerra Mundial, tuvieron que dejar la creación de su propio ‘Topo', al que dieron el nombre de ‘Midgard Schlange' —Serpiente Midgard, en alemán—.

    En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes retornaron a su proyecto ‘Serpiente Midgard', de 30 toneladas de peso, capaz de transportar a unos 30 hombres armados.

    Era un barco subterráneo de exclusivo uso militar que pensaban utilizar para poder penetrar en Inglaterra por debajo del Canal de la Mancha, trasladando comandos de saboteadores. El plan se llamaba ‘El León del Mar' y su objetivo era hacer cundir el pánico en Inglaterra. Debido a los problemas técnicos, la construcción del barco subterráneo se estuvo demorando hasta que finalmente el jefe de las Fuerzas Aéreas alemanas, Hermann Göring, persuadió a Hitler de abandonar el proyecto ‘Serpiente Midgard' y dar prioridad a los aviones militares que "en minutos podrían bombardear y destruir Londres". Así terminaron todos los trabajos para construir el submarino subterráneo alemán.

    Mientras tanto, en Rusia, desde los años 30' los ingenieros Alexander Trebelevskiy, A. Baskin y Alexander Kirilov estaban trabajando día y noche para construir su propio ‘podzemojod' llamado ‘Subterrín'. Tal fue su entusiasmo que Trebelevskiy dio a su recién nacida hija el nombre de Subterrina. Los ingenieros rusos no pensaban utilizar su aparato para fines militares, sino civiles, como encontrar yacimientos de minerales, petróleo y gas. La idea de Trebelevskiy consistía en crear un aparato que pudiera moverse tanto debajo de la tierra como funcionar también como un submarino.

    Trebelevskiy y su grupo pasaron meses estudiando los movimientos de topos usando Rayos X. Ellos descubrieron que estos animales giraban sus patas delanteras y la cabeza, después empujaban su cuerpo con las patas traseras, y de esa manera la tierra que movían entraba en las paredes del túnel que los topos escavaban.

    Esta técnica la aplicaron en la construcción de su ‘Subterrín', que se movía debajo de la tierra con la velocidad de 10 metros por hora. Al desatarse la Segunda Guerra Mundial, este proyecto fue archivado y recién cuando en 1944 fueron encontrados en Alemania por los militares soviéticos el diseño y los dibujos de la ‘Serpiente Midgard' se descubrió que el diseño del ‘Subterrín' coincide en muchos detalles con el barco subterráneo alemán. Resultó que en 1931 Trebelevskiy viajó a Alemania y de allí trajo dibujos del futuro ‘Topo' soviético.

    Durante la Guerra Fría este proyecto fue reorientado hacia fines militares y la potencia del ‘Subterrín' fue aumentada a base de la energía nuclear. El primer aparato fue construido en una fábrica especial de Crimea en 1964. El aparato tenía la forma de un cilindro metálico de titanio de tres metros de diámetro y 30 metros de longitud. Su tripulación era de cinco personas y el ‘Subterrín' tenía capacidad de transportar una tonelada de armamento y 15 militares de las fuerzas especiales. Su velocidad era de 15 km por hora.

    Las primeras pruebas fueron hechas en los Montes Urales, en Siberia, en 1964. ‘El Topo de Combate' pudo penetrar fácilmente formaciones de granito y basalto sorprendiendo a los diseñadores y a los científicos militares. Sin embargo, durante el segundo ensayo, ‘El Topo', pilotado por el coronel Semion Budnikov, sufrió una explosión debajo de la tierra después de penetrar 10 kilómetros, pereciendo todos los miembros de su tripulación.

    Hasta ahora no se sabe qué es lo que sucedió, solamente se especula con que algo pasó con el motor basado en la energía nuclear. Los datos de aquel experimento jamás fueron desclasificados y el proyecto ‘Subterrín' fue congelado de nuevo después de aquella explosión.

    En realidad nadie sabe por qué abruptamente terminaron los experimentos con ‘El Topo', pues los cohetes, los transbordadores y naves espaciales habían sufrido muchos más accidentes y catástrofes, pero a pesar de las tragedias, incluyendo humanas, el hombre siguió adelante conquistando el espacio. ¿Entonces, por qué se decidió suspender abruptamente la exploración de las profundidades de la tierra?

    Existen varias suposiciones bastante serias sobre la imposibilidad de penetrar nuestra tierra, una de las más divulgadas consiste en la idea de que en las profundidades de nuestra tierra, la Pachamama —nombre quechua—, habita una civilización desconocida que dirige la tierra y posiblemente todo el Sistema Solar. Los científicos místicos nazis crearon inclusive una sociedad secreta que pertenecía a la SS —Escuadras de Defensa, en alemán— y se llamaba ‘SS-Ahnenerbe' —La Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana— dirigida por el tenebroso Heinrich Himmler, jefe de las ‘Schutzstaffel (SS)'. Esta organización estaba integrada por arqueólogos, antropólogos, etnólogos, astrofísicos y muchos otros de los más destacados científicos de diferentes especialidades.

    Los nazis estaban empeñados en la búsqueda de las míticas ciudades subterráneas. Se sabe que sus especialistas estuvieron indagando en Brasil, Himalaya, Cusco (Perú), Tíbet, en el Monte Elbrús, en la Cordillera Caucásica de la URSS, en la República de Adigueya (URSS), en Abjazia (URSS) y en tantos otros lugares remotos del planeta buscando ‘portales' para entrar en contacto con aquella supuestamente existente civilización subterránea. En Abjazia los alemanes eran bastante activos en los años 30' e inclusive construyeron una carretera a través de las montañas de Pizunda al lago Riza. Después se supo que de una cueva, debajo del lago, sacaban contenedores con ‘agua viva' y los transportaban a Alemania. Resultó que esta agua se utilizaba para elaborar el plasma sanguíneo.

    Los alemanes creían en la posibilidad de que la Atlándida estuviera en Cusco, Perú, particularmente en una red de cerros llamada Pachatusan que significa en español ‘sostén o puntal del universo'. A la vez, Pachatusan es una de las grandes deidades o Apus-espíritus guardianes de la civilización quechua. Coincidente a lo que buscaban los alemanes, la tradición indica que allí hay una puerta hacia el fondo de la tierra. Los habitantes de las zonas aledañas dicen que de allí salen extraños ruidos parecidos a voces de una gran multitud.

    Nadie sabe sobre los resultados de la investigación de los científicos alemanes sobre lo que oculta en su profundidad la Tierra, ni tampoco sabemos por qué los científicos soviéticos y después los rusos dejaron, al menos oficialmente, sus experimentos con el ‘Subterrín'. Tampoco sabemos cuál es el verdadero propósito de la expedición a la cueva Këk Tash organizada por el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

    Mientras tanto el misterio de lo que guarda nuestra Pachamama en la profundidad persiste, dando incentivos a la fantasía humana que no tiene límites para que se sigan buscando caminos hacia las entrañas de la Tierra que habitamos.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Revelan misterios de la superficie de Marte
    Etiquetas:
    expediciones, vida extraterrestre, Këk Tash, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik