22:56 GMT +319 Noviembre 2017
En directo
    Enrique Peña Nieto, presidente de México, durante la Asamblea General para debatir las políticas de drogas y narcotráfico mundiales

    Los diez mandamientos o cómo acabar de una vez por todas con las drogas

    © AP Photo/ Bebeto Matthews
    Firmas
    URL corto
    Walter Ego
    11892152

    Peña Nieto, dio a conocer los "diez mandamientos" que fijan la postura del país en torno a la problemática de las drogas durante de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

    México no es el Pueblo Elegido ni su presidente, Enrique Peña Nieto, el profeta que lo ha de salvar de la esclavitud de los estupefacientes. No obstante ello, el pasado martes 19 de abril, cual Moisés contemporáneo, Peña Nieto, dio a conocer los "diez mandamientos" que fijan la postura del país en torno a la problemática de las drogas durante de la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS, por sus siglas en inglés).

    La postura mexicana está influida por lo discutido en los cinco "Foros de Debate Nacional sobre el Uso de la Marihuana" que se realizaron en el país entre enero y abril del presente año, postura que en un principio se iba dar a conocer a nivel nacional, pero al final se optó por exponer primeramente en la UNGASS. Se espera que el jueves 21 de abril, en la Ciudad de México, Peña Nieto "dé a conocer las decisiones puntuales del Poder Ejecutivo en torno a este debate", informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

    Ironía aparte, de los diez puntos que vertebran la posición mexicana sobre el tema hay uno que merece especial atención por su impacto en la sociedad, aquel que se refiere al consumo de drogas por parte de niños y adolescentes y el eventual corolario de ello: que el consumidor infantil de hoy devenga en el adolescente narcomenudista que engendra al narcotraficante de mañana.

    Abocado a la captura o eliminación de los grandes capos de la droga, el gobierno mexicano ha preterido el combate a ese otro problema que avanza sigilosamente y va dejando caer las semillas de futuros conflictos. Según una encuesta de la Comisión Nacional de Adicciones (CONADIC), unos 152 mil niños que cursan los dos últimos años de la primaria ya han consumido marihuana u otros estupefacientes, mientras que otra estadística arroja que el 16.9 por ciento de los detenidos el pasado año por narcomenudeo eran menores de edad. Como la comida chatarra, la droga es un producto que se promueve y se vende en los colegios, por lo que no sorprende otra estadística desoladora que la acompaña: la sobredosis como principal causa de muerte entre adolescentes y jóvenes de ambos géneros. Ante esa triste realidad, pasan a segundo plano los problemas de aprendizaje que las drogas provocan en ese grupo etario.

    Lea también: México ya es el principal proveedor de heroína a EEUU

    De ahí que el estado mexicano deba asumir sin demoras la política de "equilibrio entre acciones de control de la oferta y la demanda" del mercado de las drogas para proteger a niños y jóvenes contra el consumo irresponsable y contra la violencia que engendra la ilegalidad de su producción, distribución y consumo. Dejarle el mercado de las drogas al crimen organizado ha sido una estrategia desacertada que ha incrementado el consumo y la violencia. El consumo por la tentación de lo prohibido, la violencia porque solo mediante ella los mercados ilegales garantizan su sostenimiento. Las cifras no mienten: el narcomenudeo provoca de 8 mil a 10 mil muertes por año; incluso hay entidades federativas en México en las que más del 80 por ciento de los homicidios se dan por razones vinculadas al narcomenudeo e involucra a jóvenes que no han tenido otras circunstancias en su vida y ven en ese mundo una forma de sobrevivencia.

    Si bien Peña Nieto habló en los puntos uno y dos de su decálogo de "cooperación internacional" y "frente común ante la delincuencia organizada transnacional", México no puede esperar a un cambio en la estrategia global contra las droga para iniciar su propio camino. Debe asumir sin dilación su propuesta de rechazar lo punitivo e incorporar aspectos de salud pública y de derechos humanos, así como apostarle a la prevención cuyos costos, se sabe, son menores que los derivados del tratamiento del drogadicto.

    En la estrategia mexicana contra las drogas, la deuda será siempre concerniente a la despenalización de su consumo. Y no sólo porque según diferentes encuestas los mexicanos se muestran reacios a la legalización del uso recreativo de la marihuana, lo que consideran la puerta hacia la posible legalización de otras drogas más adictivas; lo será también porque es una verdad de Pero Grullo —aunque nadie lo reconozca explícitamente— que ningún presidente de México se atreverá a legalizar droga alguna mientras dure su sexenio. A lo sumo admitirá que se debata el tema. Incomodar a Estados Unidos pesa más que abanderar una propuesta que eventualmente podría cambiar el rostro de la violencia en el país.

    Lea también: El papa señala al narcotráfico como un 'desafío' para México

    "Como presidente de México, en esta sesión especial doy voz a quienes ahí expresaron la necesidad de actualizar el marco normativo, para autorizar el uso de la marihuana con fines médicos y científicos", destacó en ese sentido Peña Nieto en la ONU, este Moisés contemporáneo cuyos "diez mandamientos" para acabar con la problemática de las drogas correrán pareja suerte, mucho me temo, que su decálogo para para fortalecer el Estado de Derecho a raíz de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa o aquel otro que presentara cuando apenas si era candidato a "la silla del águila" para lograr "una presidencia democrática, ganar el futuro y no reinstaurar pasados superados", es decir, palabras que suenan convincentes y hermosas pero que se diluyen en la nada al ser incapaces de transformarse en hechos.

    El decálogo de Enrique Peña Nieto

    1. "En un mundo globalizado, las drogas son también un asunto globalizado, que incumbe a todas las naciones".
    2. "Es necesario reforzar el frente común ante la delincuencia organizada transnacional, para cerrar espacios a sus operaciones financieras y delitos conexos".
    3. "Mayor coordinación y colaboración entre las propias agencias especializadas del Sistema de las Naciones Unidas, con el fin de abordar todos los aspectos del problema mundial de las drogas".
    4. "Las políticas públicas y acciones derivadas de la política internacional sobre las drogas deben de estar alineadas con los esfuerzos en favor del desarrollo sostenible de la Agenda 2030".
    5. "Se deben atender los daños sociales relacionados con el mercado ilícito de drogas. Para aquellas comunidades vulneradas por el crimen organizado, se necesita una prevención integral de la violencia, de la exclusión y del debilitamiento del tejido social".
    6. "Ante las limitaciones del paradigma prohibicionista, se debe atender el tema mundial de las drogas desde la perspectiva de los derechos humanos"".
    7. "El consumo de drogas debe atenderse esencialmente como un problema de salud pública".
    8. "En los delitos relacionados con las drogas se deben privilegiar penas proporcionales y alternativas al encarcelamiento, que incorporen también una perspectiva de género".
    9. "Se deben sumar esfuerzos internacionales para prevenir el consumo de drogas, mediante una campaña orientada a niños y jóvenes a nivel global".
    10. "Se debe asegurar la disponibilidad y un mejor acceso de las sustancias controladas para fines médicos y científicos, evitando, al mismo tiempo, su desviación, uso indebido y tráfico".


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Además:

    Latinoamérica pide el fin del prohibicionismo ante Asamblea de la ONU sobre drogas
    Descubren narcotúnel secreto entre México y EEUU
    Etiquetas:
    medidas, política, drogas, narcotráfico, Enrique Peña Nieto, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik