En directo
    Manifestación en contra de la asociación entre la UE y Ucrania en Holanda

    Voto en Holanda, rechazo a Ucrania

    © AFP 2018 / Bart Maat / ANP
    Firmas
    URL corto
    Luis Rivas
    0 90

    Jean-Claude Juncker está triste. Así lo atestigua su portavoz en Bruselas. El presidente de la Comisión Europea tiene un problema, además de la tristeza. El principal mandatario de la Unión Europea presionó a los ciudadanos holandeses para que votaran positivamente en el referéndum que debía ratificar el Acuerdo de Asociación entre la UE y Ucrania.

    Juncker blandió la siempre terrible amenaza: "si el sí no vence, será una victoria para Rusia; si el sí no vence, tendremos un problema". Que el presidente de la Comisión hiciera propaganda a favor de una de las opciones que estaba en juego es chocante. Imaginemos que algún dirigente político dentro o fuera de la UE se hubiera manifestado por el no. Hubiera sido acusado de injerencia en los asuntos internos de otro país.

    En cualquier caso, el 6 de abril pasado los ciudadanos de los Países Bajos que fueron a votar rechazaron en su inmensa mayoría el acuerdo de asociación comercial entre la UE y Ucrania. Y las maquinarias de propaganda empezaron a echar humo. ¿Cómo justificar ese nuevo sopapo a Europa? ¿Cómo explicar que los holandeses se negaron a aceptar un acercamiento con la exrepública soviética?

    Enseguida, algunos encontraron una justificación: "el referéndum no tenía nada que ver con Ucrania". Los holandeses, según esta teoría, simplemente querían abofetear a Bruselas, a su gobierno, al "establishment", pero nunca a Ucrania.

    "Evitar una victoria del Kremlin"

    Curiosa explicación cuando desde antes de conocer los resultados, se insistía en la necesidad de acercar más a Ucrania a Europa y en "evitar una victoria del Kremlin". El propio Diederik Samson, líder de los laboristas (socialdemócratas) que gobiernan Holanda con los liberales del primer ministro, Mark Rutter, declaró sin ambages que si el sí no se imponía, Rusia sería la beneficiada y " ya sabríamos quién brindará con champán".

    Cierto es que uno de los portavoces de las variadas organizaciones que obtuvieron las 300.000 firmas necesarias para convocar la consulta declaró que Ucrania les importaba poco, pero eso, además de representar un desprecio a ese país, no parecía representar el sentir de todos los holandeses que se movilizaron para depositar su voto.

    Pretender que un referéndum sobre Ucrania no tuviera nada que ver con Ucrania es tomar por imbéciles a los holandeses, después de haberles estresado sobre la necesidad de no conceder una victoria a Moscú. Y a esas presiones de Juncker y de ciertos miembros del gobierno de La Haya, se unieron gobernantes de Polonia, Lituania, entre otros.

    El Departamento de Estado norteamericano añadió algo más de picante. Después de manifestar que ni Estados Unidos ni Rusia decidían sobre el asunto, concluían que "el no afectará a la integración de Ucrania en la Unión Europea". ¿A qué integración se refiere el portavoz de las relaciones exteriores de Washington?

    Sabido es que los principales países de Europa rechazan la integración total de Ucrania como un socio más de los 28. Los gobernantes de esos países, además de los de muchos otros que prefieren no manifestarse de momento, saben que los ciudadanos europeos no están dispuestos a aceptar la entrada de nuevos miembros en la UE. El Departamento de Estado norteamericano cuenta, o contaba, con ello, sin embargo.

    Es el mismo discurso que el obligado del Presidente ucraniano, Petró Poroshenko, para quien " el voto holandés no será un obstáculo en el camino de Ucrania hacia Europa".

    Según un sondeo publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia, un 59 por ciento de los que votaron en contra del acuerdo justificaron su negativa arguyendo que Ucrania es un país corrupto. Un 34 por ciento explicó que teme que Ucrania se convierta en un nuevo miembro de la UE.

    El referéndum, idea de un portal satírico de información GessStijl ("sin estilo") además de otros grupos euroescépticos, y apoyados por el intelectual holandés de moda, Thierry Baudet, logró concitar el apoyo de los eurófobos, soberanistas, extrema izquierda (socialistas) y los populistas del Partido de la Libertad, de Geert Wilders, más conocido por su lucha contra los inmigrantes y la islamización de los Países Bajos y Europa.

    Brexit y Nexit

    Para Wilders, el resultado del referéndum holandés marca "el inicio del fin de la UE". La afirmación parece exagerada, pero la derrota en las urnas de la propuesta de acuerdo con Ucrania es un nuevo fracaso de Bruselas, que se produce en un momento delicado, en plena crisis de los refugiados y a menos de tres meses de la consulta británica sobre su salida de la Unión Europea, el famoso "Brexit". GessStijl ha anunciado ya que iniciará la campaña para el "Nexit" (por Nederland), tras el resultado en Gran Bretaña.

    Es comprensible, pues, que Jucker esté triste. Los votantes holandeses ha dado una nueva muestra del alejamiento entre las élites que deciden en Europa y sus ciudadanos. El referéndum se ha vuelto a demostrar como un arma fatal, en el caso de que se respete. Recordemos que en 2005 holandeses, franceses e irlandeses se opusieron en las urnas a la Constitución Europea. No olvidemos que el gobierno de París retocó el proyecto para después aprobarlo en el Parlamento, saltándose así la opinión popular. También quedará grabada como una de las maniobras menos democráticas en la UE la decisión de repetir el referéndum en Irlanda, hasta hacer aprobar lo que después se llamó el Tratado de Lisboa.

    La consulta no era vinculante en Holanda, pero el jefe de Gobierno, el liberal Mark Rutter, ya ha adelantado que no pueden obviar la opinión de los votantes. Será difícil también que el Tratado de Asociación con Ucrania se apruebe en el Parlamento con ligeras modificaciones, como sugieren ya otras voces, tomando el ejemplo francés. A poco más de un año de las elecciones legislativas en Holanda, una maniobra de este tipo podría costar muy caro a los liberales y a los socialdemócratas, que gobiernan ahora en coalición.

    Es precisamente Geert Wilders quien encabeza los sondeos de opinión para las próximas elecciones. Además, los socialistas pasarían por delante de los socialdemócratas si los comicios tuvieran lugar ahora.

    El llamado populismo, de izquierdas o de derechas, el soberanismo, la nostalgia del "Estado-nación", el rechazo a las estructuras supranacionales se extienden por el continente europeo. La UE, — en teoría — la primera potencia económica mundial, empieza a perder el cemento que sostiene sus bases. Su fuerza política es cada día más débil. Sus ciudadanos se sienten alejados de las decisiones políticas que toman sus gobernantes, elegidos con programas y promesas que no se cumplen o que se pervierten.

    Esos mismos dirigentes que hablan de la necesidad de reforzar el sentimiento europeo se refugian dentro de sus nuevas fronteras ante el temor de perder el poder local. Algunos alertan sobre la oportunidad que esa debilidad otorga a las presiones estadounidenses. Otros insisten en la influencia poderosa que la "propaganda rusa" tiene en la crisis de la UE. Es comprensible que Juncker esté triste.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Además:

    ¿Por qué el referéndum sobre Ucrania se celebró en los Países Bajos y no en la misma Ucrania?
    Ex primer ministro de Ucrania tilda de fracaso resultados del referendo en Países Bajos
    Cancillería ucraniana toma en cuenta los resultados del referéndum en Países Bajos
    Etiquetas:
    referéndum, Jean-Claude Juncker, Países Bajos, Ucrania
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik