En directo
    Barack Obama, presidente de EEUU

    La agenda económica de Obama en la Argentina

    © REUTERS/ Andrew Kelly
    Firmas
    URL corto
    Patricia Lee Wynne
    0 1318123

    El viaje del presidente Barack Obama a la Argentina, con una comitiva de 400 empresarios, tiene, además de la agenda política, el objetivo de mejorar la relación comercial y de inversiones entre los dos países, pero la pregunta es hasta qué punto esto favorece a la Argentina.

    Cristina Fernández de Kirchner, ex presidenta de Argentina
    © Sputnik/ Sergei Guneyev
    La apuesta de Barack Obama es la de restablecer los lazos económicos y políticos que se habían debilitado durante los anteriores gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (2003-2015). La canciller argentina Susana Malcorra descartó que se esté discutiendo un tratado de libre comercio entre los dos países, porque “una conversación de esas características tiene que pasar por el MERCOSUR”, pero señaló que se trata de “mejorar las condiciones de intercambio”, y destacó que se está trabajando en temas de energía, infraestructura, tecnologías de punta y apertura del comercio.

    Estados Unidos es el primer inversor extranjero en la Argentina, pero eso no se refleja en términos positivos para el país austral, en el comercio bilateral. Con un enorme peso del sector agroindustrial, la Argentina solo participa de las importaciones agroindustriales de Estados Unidos en menos de 1 por ciento, según Martín Lousteau, el embajador argentino en Washington.

    Los principales clientes comerciales de la Argentina son Brasil, la Unión Europea y China. Estados Unidos se ubica en cuarto lugar: 5.9 por ciento de las exportaciones argentinas va al país del norte y 13.5 por cientos de las importaciones viene de Estados Unidos.

    El intercambio entre los dos países es cada vez más desfavorable a la Argentina. Según la Cámara Argentina de Comercio, entre 1990 y 2014, el intercambio comercial aumentó un 460,3 por ciento, pero lo que creció fueron las importaciones desde Estados Unidos y lo que cayó fueron las exportaciones argentinas. Si en 1990 las exportaciones hacia Estados Unidos eran de un 57,2 por ciento del comercio total bilateral, esta cifra retrocedió a 28,2 por ciento en 2014. Por el contrario, las importaciones desde Estados Unidos pasaron del 42,8 por ciento del comercio bilateral en 1990, al 71,8 en 2014, un crecimiento de 818,8 por ciento. En 2014, el saldo fue deficitario por 6.585 millones de dólares para la Argentina.

    Además, la mayoría de exportaciones fueron de productos alimenticios (26.9%), mientras que la mayoría de las importaciones fueron productos industriales (32.3%).
    El problema estructural e histórico de las relaciones entre la Argentina y los Estados Unidos, es que son dos economías que compiten entre sí, se sustituyen, pero no se complementan.

    Mauricio Macri, candidato presidencial argentino
    © AP Photo/ Victor R. Caivano
    Por eso, el diputado y economista Claudio Lozano señaló a Sputnik que el desembarco de Obama y sus 400 empresarios le produce “muchas preocupaciones”, porque las relaciones económicas entre los dos países son “de competencia, dada la relevancia que tiene el sector agropecuario agroindustrial en las exportaciones argentinas y la importancia de este sector en Estados Unidos”. Por eso, la Argentina y los Estados Unidos “tienen relaciones comerciales de competencia antes que de complementariedad, con un déficit comercial recurrente por parte de la Argentina”, que vende productos primarios y compra producción industrial de mayor valor agregado.

    En cuanto a las posibles inversiones que pueden llegar después de la mega visita de los 400 empresarios, hay visiones opuestas. Para el economista Orlando Ferreres, la visita de los presidentes de Italia, Francia y Estados Unidos es positiva, porque marca un cambio de orientación internacional, “que se va a ir concretando gradualmente y que no va a dar un resultado de inmediato. Es un primer paso importante pero no creo que se vaya a dar una decisión inmediata. Estados Unidos hace mucho no invierte en la Argentina. Ahora van a surgir algunos negocios, en infraestructura y se van a licitar obras grandes”, según dijo a Sputnik.

    Dante Sica, del estudio ABECEB, señaló a Sputnik que el principal impacto de la visita será “normalizar las relaciones, lo cual puede reactivar inversiones de empresas americanas que ya están instaladas en el país, en sectores importantes como alimentos y automotrices, así como traer inversiones en el sector de energía en recursos naturales renovables como la energía eólica y solar”. Para Sica, la crisis en Brasil también puede significar que algunas inversiones extranjeras se dirijan a la Argentina.

    Lozano cree, por el contrario, que hay que “evaluar con mucho cuidado las inversiones y no abrirse pasivamente”, porque las inversiones extranjeras en general “tienen por objeto la explotación y muchas veces depredación de nuestros recursos naturales, consolidando el perfil extractivista de la Argentina. También tienden a ocupar segmentos de producción industrial o de servicios a sectores de altos ingresos, con un elevado coeficiente de importaciones, sin radicar actividad de desarrollo técnico dentro del país y produciendo un efecto de salida de divisas muy significativo por la remisión exagerada de utilidades al exterior”.

    Por eso, para Lozano, “si la llegada de los empresarios es para mantener esta lógica comercial, esto tenderá a agravar nuestros problemas antes que a resolverlos”.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Etiquetas:
    Barack Obama, Argentina, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik