Widgets Magazine
En directo
    Bandera de México

    Reformas o renovación: la constitución mexicana en vísperas de su centenario

    CC BY-SA 2.0 / Daniel Cortes / México
    Firmas
    URL corto
    Walter Ego
    0 101

    La constitución mexicana en un vórtice de cambios.

    En un cuento de 1968, "¿Existe verdaderamente Mr. Smith?", el escritor polaco Stanislaw Lem refiere la historia de un corredor de autos que enfrenta la demanda de una compañía cibernética por el impago de varias de las diversas prótesis que lleva en su cuerpo en sustitución de los órganos y miembros maltrechos o perdidos por infortunios en su profesión. El hombre presenta tantas modificaciones en su anatomía que el juez que lleva el caso no sabe si el demandado es todavía un ser humano con derechos inalienables o un "cyborg" que no puede ser sujeto de querella alguna.

    El cuento de Lem regresó a mi memoria el pasado 5 de febrero, día en que se festejó el 99 aniversario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Tantas han sido las modificaciones que su texto ha sufrido a lo largo de su longeva existencia —es la Constitución vigente más antigua de América Latina y la novena a nivel mundial- que resulta pertinente aceptar la duda expresada por muchos juristas acerca de si la actual Carta Magna sería reconocible por quienes hace casi un siglo, en el " Gran Teatro de Iturbide" de la ciudad de Querétaro ("Teatro de la República" desde 1922), establecieron los 136 artículos que hasta hoy rigen jurídicamente al país y en los que alcanzaron rango constitucional muchas de las reivindicaciones que apenas unos años antes habían hecho estallar la Revolución Mexicana de 1910, entre ellas las concernientes a la educación, la reforma agraria, los derechos de los obreros y la laicidad del Estado.

    En ese sentido, tal parece que el hobby predilecto de los presidentes mexicanos ha sido el de cambiar la Constitución de 1917, pues desde Álvaro Obregón, quien en 1921 le modificó 8 artículos, hasta Enrique Peña Nieto, con 145 a la fecha (la mayor cantidad por ahora), ninguno se ha resistido a dejar la impronta de su paso presidencial en la Carta Magna del país. Los más cautos fueron Emilio Portes Gil (1928-1930) y Adolfo Ruiz Cortines (1952-1958), quienes apenas si le cambiaron un par de artículos. La medida del "manoseo constitucional" se visibiliza en un par de cifras: 27 y 71: la primera alude a los pocos artículos que no han sufrido modificación alguna, la segunda a las veces que tan sólo uno (el 73) ha sido reformado.

    Se entiende que las transformaciones del corpus social deben tener sustento en el máximo corpus legal del país, que la Carta Magna debe dar certidumbre jurídica a lo que el entendimiento social ya ha autenticado; pero se entiende asimismo que una Constitución debe exponer solamente los preceptos esenciales para el ordenamiento social, no ser el receptáculo de iniciativas de cualquier índole, muchas de las cuales tendrían cabida en sistematizaciones legales de otro tipo. De ahí que parezcan un despropósito las poco más de 600 reformas constitucionales que a la fecha se han integrado al texto aprobado aquel lejano 5 de febrero de 1917; de ahí que muchos cuestionen si acaso no sería mejor declarar una suerte de moratoria en materia de reformas constitucionales o convocar de una vez por todas a una asamblea constituyente que dote al país de una nueva Carta Magna.

    Las razones para los cuestionamientos pueden ser muchas pero tal vez bastaría para sustentarlos el simple hecho de que tantas modificaciones devienen en un serio obstáculo a la hora de hacer cumplir con rectitud los preceptos constitucionales, siquiera porque tornan harto engorroso para los propios especialistas el conocer al derecho y al revés la jurisprudencia que la Carta Magna tutela. Si no bastara con ello, acaso convendría no echar en saco roto los resultados de estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) acerca de cómo percibe la ciudadanía a la Constitución que los protege. De él se desprende que si en el año 2001 el 46.6 % de los encuestados tenía una percepción positiva de la Constitución, en el 2015 esa cifra descendía hasta el 22.2 %.

    Por su condición de pionera en variadas cuestiones sociales, por la sostenida integridad de su esencia jurídica, esa que da certeza de la existencia de México como nación soberana, bien merecen los constituyentes de 1917 que desde ya el país se prepare para festejar el próximo año el centenario de los sueños plasmados por ellos en la Constitución de sus desvelos; sin embargo, más allá del debate entre reformar o renovar la Carta Magna de los mexicanos, la ocasión también es propicia para recordar que los derechos y libertades que la misma refrenda tienen su "lado oscuro" en las muchas desigualdades sociales que a casi cien años de aquel visionario ordenamiento legal siguen afeando el rostro del México contemporáneo. Sólo así se evitará que algún día cobren vigencia las palabras publicadas hace un siglo por Ricardo Flores Magoon en el periódico "El hijo del Ahuizote" para condenar los festejos, otro 5 de febrero, de la entonces vigente "Constitución de 1857":

    "[…] ¿para qué recibir esa fecha, digna de mejor pueblo, con hipócritas muestras de alegría? La Constitución ha muerto, y al enlutarnos hoy con esa frase fatídica, protestamos solemnemente contra los asesinos de ella, que con escarnio sangriento al pueblo que han vejado, celebren este día con muestras de regocijo y satisfacción".


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Etiquetas:
    constitución, Álvaro Obregón, Enrique Peña Nieto, América Latina, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik