En directo
    Mauricio Macri, presidente de Argentina

    De muertes misteriosas y presidentes inéditos

    © REUTERS/ Marcos Brindicci
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    Resumen del año 2015 (18)
    0 200779

    Argentina arrancó 2015 con aires fúnebres y lo terminó con un presidente de derechas, algo verdaderamente singular en la historia del país.

    La muerte en misteriosas circunstancias del famoso fiscal Alberto Nisman supuso en enero tal conmoción que llegó a provocar que temblaran los cimientos de la Casa Rosada. El año empezó muy fuerte. Y estuvo inmerso en un proceso electoral extenuante, donde fueron protagonistas la desaceleración económica y, cómo no, la corrupción.

    No ha llegado la recesión

    El balance del año tiene cierto sabor agridulce. Por un lado, la economía se ha comportado mejor de lo que preveían los analistas más pesimistas, pero se ha mantenido la enorme crispación política, que llegó a su culmen en el sainete interpretado por Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri en el momento de la transmisión del poder.

    La temida recesión por muchos augurada no ha llegado. La economía argentina cierra el año con un crecimiento del 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), tras haberse expandido solo un 0,5 por ciento el año anterior. 2016 será aún más difícil y su expansión llegará solo al 0,8 por ciento, según los últimos datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

    "La economía argentina mejoró su desempeño en 2015", señala el Balance Preliminar de las economías de la región, presentado recientemente en Santiago de Chile por la Cepal, que destaca que en el primer semestre de este año que termina el crecimiento fue del 2,2 por ciento, "luego de cierta estabilización de las tensiones cambiarias". Esto último "contribuyó a la desaceleración de la inflación, aunque se mantuvo muy por encima del promedio regional", señala el informe, que considera que el sector público fue el factor más importante en la recuperación de la economía, mientras el consumo privado también aumentó, pero de forma más moderada.

    Escándalos del último año de la ‘era K'

    2015 ha sido el último año de la 'era K'. El kirchnerismo ha durado exactamente doce años, seis meses y trece días, un periodo de tiempo nada desdeñable que ha servido para sacar al país de la catástrofe económica vivida al comienzo del siglo.

    Este peronismo de izquierdas, cuya receta económica está basada en el intervencionismo, el proteccionismo y la redistribución interna de las rentas exteriores, ha ordenado unas cosas pero ha complicado otras. Ha menguado los índices de pobreza, pero no así las tendencias corruptas al más alto nivel.

    Queda en las hemerotecas la confirmación del procesamiento del vicepresidente Amado Boudou, acusado de cometer "delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho pasivo" cuando era ministro. A esto se suman causas por enriquecimiento ilícito, malversación de fondos y falsificación de documentos. Boudou se ha convertido en el primer vicepresidente argentino procesado durante el desempeño de su cargo en dos siglos de historia del país. Pese a ello, mantuvo el cargo.

    La vergüenza de corrupción ha seguido emponzoñando la vida social. En algunos casos, con los mismos personajes de antaño. El expresidente Carlos Saúl Menem fue condenado a prisión por segunda vez, esta vez por pagar en negro a funcionarios. Sin embargo, Menem no dará con sus huesos en la cárcel porque la sentencia aún no es firme pero sobre todo porque es aforado (protegido) por el Parlamento en calidad de senador.

    Lea más: Condenado por corrupción exsecretario de Transporte de Argentina

    No obstante, el mayor escándalo del año ha girado alrededor del misterioso fallecimiento del fiscal Nisman, quien alcanzara la fama por investigar el atentado terrorista contra la Asociación Mutualista Israelita Argentina (AMIA) de 1994. A Nisman le encontraron encerrado en su apartamento con un tiro en la cabeza, como si se hubiera suicidado, pero las pruebas periciales no hallaron restos de pólvora en su mano. Todo muy propio de una novela de Agatha Christie. ¿Fue un asesinato por encargo? ¿Quién estuvo detrás? Probablemente nunca lo sabremos. El suceso tiñó de sombra la gestión de Cristina Fernández, porque Nisman la había acusado en un informe de encubrir a los iraníes que él pensaba habían dirigido y perpetrado el atentado antijudío.

    Ni peronista ni militar

    Las presidenciales de octubre han constituido el otro suceso remarcable de 2015. Daniel Scioli era el gran favorito en las encuestas, pero varios errores tácticos, la protección del 'establishment' y la lucha fratricida con el también peronista Sergio Massa le tumbaron en la lona. Por ejemplo, se equivocó de parte a parte no yendo a un debate, para más inri el primero de la historia argentina. Demasiado confiado en el triunfo, era el enemigo a batir tanto por Macri como por Massa. Por cierto, Argentina sigue sin tener debates presidenciales con normalidad como si la clase política les tuviera alergia.

    Tema: Mauricio Macri gana presidenciales en Argentina

    Scioli saboreó la miel de ser el más votado en la primera ronda, pero su patina oficialista se transformó en un lastre para la ciudadanía, cansada del 'experimento K'. Ganó Macri, pero a fin de cuentas perdió el peronismo. Y así ha llegado a la Casa Rosada un presidente inédito pues es la primera vez desde 1916, cuando se celebraron las primeras elecciones argentinas por sufragio universal, secreto y masculino, que el jefe del Estado no es radical ni peronista, ni militar.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Tema:
    Resumen del año 2015 (18)
    Etiquetas:
    peronismo, economía, corrupción, CEPAL, Amado Boudou, Carlos Menem, Mauricio Macri, Alberto Nisman, Cristina Fernández de Kirchner, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik