En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Ataques terroristas en París (172)
    0 53
    Síguenos en

    Los recientes atentados que vivió París podrían provocar el recorte de garantías judiciales y las organizaciones de defensa de los derechos que claman contra las leyes "liberticidas" lo van a tener más difícil.

    "Estamos en guerra". Esa era anoche la primera reacción de muchos franceses, ciudadanos anónimos, políticos o analistas. El presidente Hollande tampoco quiso rebajar el tono bélico en su primera aparición tras la matanza. Aseguró que el combate contra los terroristas será «despiadado». El problema para el primer mandatario es que las reacciones oficiales a las 17 víctimas del terrorismo en enero pasado fue parecida. "Francia está en guerra", ha vuelto a repetir esta mañana el dirigente francés.

    Los más de 128 muertos del 13-N francés van a obligar sin embargo a implementar medidas mucho más contundentes de las que las autoridades francesas han aplicado hasta ahora. Para empezar, el estado de emergencia va a suponer entre otras cosas, que las autoridades policiales van a necesitar menos garantías jurídicas para entrar en apartamentos de sospechosos o para detener a los que ya aparecen en las listas de posibles candidatos a pasar a la acción. En concreto, la legislación francesa dice que el estado de emergencia «confiera a las autoridades civiles poderes de policía excepcionales sobre la reglamentación de la circulación y le estancia de personas, sobre el cierre de lugares abiertos al público y sobre la requisición de armas».

    A partir de hoy, las personas sospechosas de mantener conexiones con organizaciones terroristas podrán ser obligadas a permanecer en los lugares de residencia que les sean indicados.

    Tras los atentados contra Charlie Hebdo, contra un supermercado judío en París y el asesinato de una policía municipal el pasado mes de enero, el ejecutivo de Manuel Valls aseguró que iba a aumentar las medidas de protección y de prevención. Entre ellas, el Gobierno obtuvo la aprobación de una ley que permite a la policía el uso de útiles tecnológicos acordes con los tiempos que corren, para el control de las comunicaciones de personas sospechosas.

    A partir de hoy, el Ejército se desplegará en las calles, para reforzar a policías y gendarmes. Los soldados ya eran visibles desde antes de enero en estaciones de tren, aeropuertos y otros lugares públicos, como sinagogas o mezquitas. El aumento del presupuesto policial y del Ejército parece inevitable.

    Este sábado las universidades y colegios permanecerán cerrados, no habrá excursiones escolares y las salas de fiesta u otros lugares de reunión no podrán abrir sus puertas.

    Los responsables gubernamentales deberán también profundizar en las medidas contra las redes terroristas del interior. La estupidez del concepto de « lobos solitarios » ya ha sido demostrada por todos los individuos que han participado en actos teroristas desde enero pasado, ya sea el atacante del tren Thalys o el terrorista que intentó volar una central de gas, después de degollar a su jefe. Eidentemente, los servicios de inteligencia pedirán más medios, pero como ya se ha explicado varias veces, es difícil poder controlar a cada sospechoso fichado durante 24 horas.

    Todo parece apuntar más hacia el recorte de garantías judiciales. Las organizaciones de defensa de los derechos que claman contra las leyes "liberticidas" lo van a tener más difícil tras la barbarie del viernes. Si el convencimiento de que Francia está en guerra se generaliza, una mayoría de la opinión pública apoyará el reforzamiento de este tipo de medidas.

    Esa guerra de la que se habla, no es precisamente la guerra en Siria. Evidentemente, la implicación de Francia contra el autoproclamado Estado Islámico puede ser una de las posibles motivaciones de los terroristas, pero el islamismo radical no responde solo a la actualidad. Francia ha sido víctima de atentados antes de que su ejército se desplegara en África o en Oriente Próximo.

    No se conoce todavía la identidad de los terroristas. Si se confirma que son ciudadanos franceses, otra polémica volverá a la escena. La que se centra en las razones de la contaminación de jóvenes franceses por el veneno yihadista. Hasta ahora, la izquierda francesa seguía explicándolo en buena parte por las « desigualdades del sistema». Si no cambia su discurso justificativo, dejará en manos de la derecha y la extrema derecha los votos de la indignación y de los partidarios de la mano dura.

     


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Ataques terroristas en París (172)

    Además:

    Estado Islámico asume la responsabilidad por los atentados en París
    Etiquetas:
    Daesh, terrorismo, 13-N, François Hollande, Francia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook