En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Crisis política en Guatemala (57)
    0 21
    Síguenos en

    La dimisión forzada del presidente de Guatemala, Pérez Molina, fiel aliado de Estados Unidos, supone una decisión histórica y representa un triunfo determinante del pueblo guatemalteco.

    Guatemala ha hecho historia. Diecinueve arduas semanas de protestas ciudadanas han servido para conseguir lo que parecía impensable: el presidente de la república, el general retirado Otto Pérez Molina, ha renunciado tras haber sido acusado de delitos de corrupción y asociación mafiosa.

    La dimisión forzada de Pérez Molina, fiel aliado de Estados Unidos, supone una decisión histórica y representa un triunfo determinante del pueblo guatemalteco, una victoria que transformará el panorama sociopolítico de este pequeño país centroamericano y que tendrá consecuencias en los Estados vecinos, especialmente en Honduras.

    "Es la primera vez que se mueve el tapete de la impunidad y el crimen organizado", sostiene la líder indígena guatemalteca y Premio Nobel de la Paz 1992 Rigoberta Menchú. El poder de las calles ha hecho posible que se cayera ese "tapete", lo que fortalecerá la democracia y el estado de derecho en Guatemala, un país con altos índices de pobreza y que salió en 1996 de una guerra civil que duró 36 años. Por eso es reseñable destacar que las manifestaciones contra los altos cargos del Gobierno han sido esencialmente pacíficas, ejemplares, voluntarias y democráticas. No hubo desórdenes públicos, ni cortes de tráfico.

    El movimiento nació gracias a las redes sociales. A alguien se le ocurrió crear el hashtag #RenunciaYa y convocar mediante la plataforma Facebook una concentración para el día 25 de abril. ¿El motivo? Se había destapado un escándalo de corrupción que salpicaba al Ejecutivo, sobre todo a la entonces vicepresidenta Roxana Baldetti, después de una investigación realizada por la fiscalía y de un órgano avalado por la ONU, la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig). Participaron 25.000 personas. Y cada sábado se organizaba una nueva reunión de protesta, inicialmente dirigida contra Baldetti.

    La brillante iniciativa guatemalteca tiene cierta similitud con los Indignados, ese vasto movimiento de protesta contra la corrupción que sacudió a España desde 2011 y que provocó la irrupción de dos nuevas formaciones: Ciudadanos y Podemos. Otros analistas ven, sin embargo, más paralelismos con la Primavera Árabe, esa corriente de alzamientos populares iniciados en Egipto en 2010 y que se extendieron por Túnez, Libia y otras naciones árabes, con resultados bien distintos unos de otros.

    En cualquier caso, como señala Prensa Libre, el periódico más influyente del país, "la Guatemala que aún parecía atada a un temor heredado de los años de la represión militar se atrevió a romper el silencio y salió a las calles para gritar su repudio a la corrupción". El mandatario está acusado desde el 21 de agosto de liderar una mafia de corrupción financiera denominada "La Línea" que defraudó millones de dólares a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT). El grupo de delincuentes cobraba sobornos a empresarios para permitirles evadir impuestos.

    Tras analizar más de 80.000 escuchas telefónicas y leer más de 5.000 mensajes de correo electrónico, los investigadores encontraron referencias a "el uno" y "la dos", que corresponderían a la participación de Pérez Molina y de la citada Baldetti. Ésta presentó su dimisión el 9 de mayo alegando "razones personales", pero neso o acalló la repulsa de los manifestantes, que siguieron exigiendo justicia y el fin de la impunidad. En agosto, fue detenida y pasó a prisión preventiva. Para entonces los manifestantes superaban ya los 100.000.

    Pérez Molina, con un pasado nada limpio en materia de violaciones de los derechos humanos, se ha aferrado a la poltrona hasta el final. Parecía dispuesto a seguir ejerciendo —hasta enero de 2016-, a pesar de que prácticamente todos los estamentos sociales —la patronal, la iglesia católica y evangélica, los sindicatos- le habían dado la espaldas, a excepción del apoyo institucional de las Fuerzas Armadas. Sus abogados estuvieron poniendo todos los obstáculos legales posibles, recurriendo todas las decisiones tanto judiciales como políticas. La última fue un recurso de amparo ante la Corte de Constitucionalidad que fue desestimada, lo que despejó el camino a su procesamiento judicial.

    Finalmente hasta sus propios adeptos le traicionaron. La puñalada final se la asestaron en el Congreso el 1 de septiembre. Por unanimidad. Los diputados de su Partido Patriota se pronunciaron a favor de retirarle la inmunidad política, una moción que obtuvo 132 votos de los 158 que integran el poder legislativo. Está claro que todos los parlamentarios actuaron como lo hicieron porque querían beneficiarse políticamente de las inmediatas elecciones generales, previstas para el domingo 6 de septiembre, donde debían renovarse presidente, vicepresidente, miembros del Congreso y alcaldes.

    La obstinación le llevó a Pérez Molina al abismo. Siempre mantuvo su inocencia y la de Baldetti. Su estrategia se basó en su formación militar como kaibil, la fuerza de élite del Ejército de Guatemala: atrincherarse y ganar tiempo. Es de esos personajes turbios, de mirada fría, que se creen por encima del bien y del mal. Incluso tras su dimisión, cuando decía que podría no haber extendido el mandato a la comisión de la ONU pero que no lo hizo porque quiere enfrentarse al juicio con "honor" y "dignidad", sus palabras destilaban prepotencia. "Pude haber salido del país, pude haber pedido asilo político, pero elegí el camino de cualquier hombre que quiere hacer algo bueno por el país. Tuve miles de herramientas a la mano, entre ellas expulsar a la Cicig, y preferí enfrentar las cosas con valentía, con honor y con dignidad, como considero deberíamos hacer los guatemaltecos", dijo literalmente. Después de celebrarse la primera audiencia del caso, el juez ordenó que Pérez Molina ingrese en prisión provisional.

    En otro orden de cosas, el magnífico éxito del pueblo de Guatemala dará muchos ánimos a sus vecinos de Honduras. Allí se vive desde el mes de mayo la "marcha de las antorchas". Promovidos por la "Oposición Indignada" (el símil con España resulta obvio), los manifestantes exigen la dimisión del presidente Juan Orlando Hernández (de derechas), acusado de corrupción, y la creación de una comisión internacional que luche contra la impunidad de la misma manera que lo está haciendo la guatemalteca desde 2006.

    Lea más: Indignados de Honduras repudian al Congreso por no habilitar mecanismo contra impunidad

    Hernández, próximo a Washington, se ha visto salpicado por el caso del desfalco de más de 300 millones de dólares descubierto en el Instituto de Seguridad Social, lo que dio pie al inicio de las manifestaciones. El presidente hondureño admitió que su campaña electoral en 2013 recibió dinero procedente de ese fraude, pero dice que él no lo sabía. Aunque se niega a dimitir, está empezando a ceder a la presión. Ya ha aceptado a regañadientes la propuesta de crear la comisión que vendría avalada por la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA), dispuesta ésta última a facilitar el diálogo entre los bandos enfrentados.

    Todavía es pronto para pronosticar si el escenario de Guatemala se repetirá en Honduras. El tiempo lo dirá. Sin embargo, parece lógico pensar que Juan Orlando Hernández está muy preocupado por su futuro político.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Crisis política en Guatemala (57)

    Además:

    Aliados de EEUU, contra las cuerdas
    El movimiento social que provocó la caída de Otto Pérez continuará, dice experto
    Honduras convoca nuevas movilizaciones contra la corrupción
    Opositores de Honduras siguen reclamando una Comisión contra la impunidad
    Etiquetas:
    Oposición Indignada, Ejército de Guatemala, Indignados, Congreso de Guatemala, Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Ciudadanos, Organización de Estados Americanos (OEA), Podemos, ONU, Rigoberta Menchú, Roxana Baldetti, Otto Pérez Molina, Juan Orlando Hernández, Honduras, Guatemala, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook