En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Rusia responde a las sanciones de Occidente (426)
    0 200
    Síguenos en

    Una medida política debería ser efectiva para ser comprendida como justificada.

    ¿Qué ha conseguido la Unión Europea con las sanciones económicas a Rusia?

    Según el balance del primer aniversario de las medidas de veto agroalimentario impuesto como respuesta por Moscú, no se puede constatar más que una frustración de los productores y agricultores europeos, que además de perder dinero, han provocado la reanudación de las hostilidades intervecinales.

    La prensa francesa hace estos días balance del coste del cierre del mercado ruso: miles de millones de pérdidas en frutas, verduras, carne de cerdo, lácteos y otros productos transformados a partir de materias primas.

    Un coste económico que se añade a la difícil situación que este sector vive ya desde hace décadas. Un problema político para el actual u otros gobiernos que siempre han mimado a los agricultores cuando se acercaban las citas electorales.

    El comienzo de agosto y las vacaciones masivas han hecho olvidar la aparatosidad de las manifestaciones de agricultores que había bloqueado regiones enteras de Francia durante el mes de julio. Pero el hartazgo de la prensa sobre esas noticias no significa que las protestas hayan desaparecido.

    Los agricultores franceses han renovado otra tradición de hace años: el ataque a los camiones de sus vecinos que transportan frutas y otros productos al mercado interior galo. Los productores de fruta franceses temen en especial a sus competidores españoles. En efecto, las 100.000 toneladas de frutas de españolas que no podrán venderse en Rusia podrían inundar los supermercados franceses, que venden con precios mucho más elevados los mismos productos made in France.

    Las autoridades españolas se han visto obligadas, por la presión de sus agricultores, a pedir explicaciones y compensaciones a sus homólogos del otro lado de los Pirineos. La animosidad intercomunitaria entre agricultores vuelve a despertar poniendo en riesgo y en duda el sacrosanto respeto a la libre circulación de mercancías entre los 28 miembros del club comunitario.

    El boomerang de las sanciones a Rusia

    Los agricultores y productores franceses no han cesado de denunciar las sanciones comerciales a Rusia, y no soportan, ni comprenden que una medida politico-diplomática sea pagada por ellos. Desde los medios oficiales se ha intentado minimizar el impacto del veto ruso a los productos franceses, pero las cifras denuestran otra realidad, y además de las pérdidas, se teme la difícil tarea que representará la reconquista del mercado ruso si un día las sanciones se levantaran. Latinoamericanos, africanos y asiáticos suplen en cierta medida el freno a los productos europeos.

    Los agricultores europeos se ven inundados por una superabundancia que tira de los precios hacia abajo irremediablemente. Desde Bruselas se intenta paliar el problema con algo de dinero, pero no parece suficiente. En pleno mes de agosto los ministros de agricultura comunitarios saldrán de las piscinas y las playas para celebrar una reunión urgente y estudiar nuevas medidas.

    Resulta curioso que una medida buscada y aprobada por esos mismos gobiernos, con diferente grado de aceptación, sea al mismo tiempo denigrada por sus representantes, como si fuera una idea generalmente compartida que las medidas de retorsión hacia Rusia ni son comprendidas ni son de alguna utilidad.

    En el caso de Francia, el inicio de las vacaciones oficiales necesitaba librarse de otra carga político-diplomática no compartida por la población ni por la mayoría de las fuerzas políticas. El Presidente Hollande asistía en Egipto a los fastos de la ampliación del Canal de Suez, sentado junto a uno de sus principales clientes en el apartado militar, el Presidente Al Sisi. El gobierno aprovechaba esta imagen para hacer olvidar la decisión final sobre la venta abortada de los portahelicópteros Mistral a Rusia. Como parte de esa misma estrategia de comunicación, el Ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, aseguraba que ya tenían posibles compradores para el Vladivostok y el Sebastopol, que deberán ser «desrusificados» y rebautizados.

    Algunas de las figuras políticas de la oposición francesa han hablado de «capitulación» ante las presiones norteamericanas. Otros, como representantes de los ecologistas, apoyan el veto de los Mistral a Rusia, al mismo tiempo que justifican la venta de armamento a sangrientas, pero ricas, dictaduras.

    Hablar de las históricas y especiales relaciones entre Francia y Rusia es ya un tópico aburrido. Pero si la crisis de los Mistral y las consecuencias de las sanciones a Rusia han demostrado algo es que esas relaciones han quedado dañadas sin que los ciudadanos franceses hayan comprendido las razones políticas, diplomáticas o morales que han impulsado al Gobierno de París a tomar ese tipo de decisiones. Y mucho más cuesta ver los beneficios que las mismas han aportado a Francia.

     

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.



    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Rusia responde a las sanciones de Occidente (426)

    Además:

    Sanciones de Occidente contra Rusia
    Etiquetas:
    sanciones, Mistral, UE, Francia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook