06:32 GMT +316 Diciembre 2018
En directo
    La Cumbre de los BRICS en Ufá

    La rebelión de los BRICS

    © REUTERS / BRICS/SCO Photohost
    Firmas
    URL corto
    Francisco Herranz
    VII Cumbre de los BRICS (32)
    0 82

    La cumbre de los líderes del grupo de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebrada en la ciudad rusa de Ufá, ha servido para constatar el fortalecimiento de este coloso intercontinental que promueve un nuevo orden mundial, más equilibrado y multilateral, en abierta rivalidad al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, dominados por Estados Unidos.

    Desde los días del Movimiento de los No Alineados y su demanda de un Nuevo Orden Económico Internacional en los años 70 del siglo pasado, el mundo no había visto un desafío tan coordinado y serio como éste a la supremacía occidental en materia económico-financiera.

    El grupo vio la luz en 2006 tras una reunión de ministros de Asuntos Exteriores celebrada durante la Asamblea General de las Naciones Unidas. En 2009 se convocó la primera cumbre de jefes de Estado en Ekaterimburgo (Rusia); dos años después Sudáfrica se incorporó formalmente al BRIC que añadió una S a su nombre original.

    Tema: BRICS, nuevo centro de fuerza mundial

    La cita de Ufá ha sido la séptima al más alto nivel de esta organización, donde se han debatido temas como la lucha contra el terrorismo, la colaboración en el envío de astronautas al espacio o la creación de un sistema operativo para móviles que compita con el Android de Google o con el IOS de Apple gracias al diseño de ingenieros indios.

    Pero la guinda del pastel ha sido ver cómo se completaba el proceso de creación del Nuevo Banco de Desarrollo BRICS que, junto a un Fondo de Reserva de Divisas, dispondrá de 200.000 millones de dólares.

    El banco de los BRICS complementará a los que ya existen
    © Sputnik / Photo Host Agency / Alexei Kudenko

    El Banco fue propuesto por primera vez en Nueva Delhi en 2012. Los cinco líderes aceptaron que se estudiara la idea, y eso les llevó a declararla viable y factible un año después en Durban (Sudáfrica). El siguiente paso fue su creación en la cumbre de Fortaleza (Brasil) a mediados de julio del año pasado.

    El objetivo principal de esta nueva entidad bancaria con sede en Shanghai será financiar proyectos de desarrollo industrial y de infraestructuras en las áreas estratégicas del transporte y la energía. Y ahí es donde se puede —y se debe— notar el papel impulsor de los BRICS en América Latina, sobre todo de la mano de su “delegado” brasileño.  

    Tema: Nuevo Banco de Desarrolo del BRICS

    El Banco ya tiene una interesante propuesta de trabajo. El Gobierno de Dilma Rousseff ha presentado a sus otros cuatro socios el proyecto de construcción de un corredor de transporte ferroviario interoceánico que uniría Brasil y Chile, atravesando Argentina y Paraguay, y que podría ser llevado a cabo gracias a las inversiones de China y Rusia.

    Rousseff estuvo recientemente de visita en Estados Unidos para recomponer las relaciones bilaterales seriamente dañadas después de que afloraran documentos a través de la red WikiLeaks que demostraron que la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA) interceptó las comunicaciones de la presidenta de Brasil. 

    Al saber que sus conversaciones personales estaban siendo controladas, Rousseff pospuso indefinidamente su visita oficial a EEUU, que demoró dos años en volver a la agenda.

    Tras unas arduas negociaciones, y urgida por atraer inversiones, la mandataria volvió a Washington la semana pasada y, junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, dio por cerrado el lamentable escándalo de espionaje.

    Tema: Espionaje cibernético de EEUU

    En Estados Unidos ven con mucho escepticismo el futuro de este Nuevo Banco de Desarrollo, e incluso se cuestiona abiertamente la propia supervivencia de un grupo tan heterogéneo y plural como los BRICS.  El influyente periódico estadounidense The New York Times considera que las cinco naciones no tienen “lo suficiente en común ni los suficientes objetivos compartidos para funcionar efectivamente como un contrapeso a Occidente”.

    Pero ese escepticismo es engañoso. Sí que existe una base conjunta entre ellos y ésta es bien sólida. Les une su experiencia común  y su rechazo al modelo neoliberal de desarrollo de las últimas décadas que han venido defendiendo tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial.

    Aquellos países cuyos gobiernos fueron capaces de resistirse a ese modelo han crecido más deprisa que los que aplicaron las recetas del FMI. El último ejemplo lo tenemos en Grecia.

    Los BRICS denuncian que los vientos de austeridad que soplan por la Unión Europea han frenado el crecimiento económico mundial. También critican que las políticas monetarias de los bancos centrales sólo fomentan la especulación financiera. Durante años han exigido una reforma integral de las instituciones financieras internacionales  para que, por ejemplo, Estados Unidos no tenga poder de veto en el Banco Mundial. Hartas de esperar, se han decidido a actuar.

    Sin prisa pero sin pausa los BRICS se han ido transformando durante estos seis años en un verdadero centro del mundo multipolar, del nuevo sistema de relaciones internacionales, más democrático y con una mayor capacidad para hacer frente a las situaciones cambiantes.

    Y el futuro que les espera pinta bastante bien. La consultora Goldman Sachs considera que el potencial económico de Brasil, Rusia, India y China es de tal magnitud que pueden convertirse en las cuatro economías dominantes del planeta hacia el año 2050. Sus estimaciones apuntan a que ese año llegarán a poseer el 44% del PIB global (ahora se conforman con el 22% y son superadas por EEUU y la UE).

    Por eso es muy lógico que países como Argentina hayan llamado a sus puertas. Sin éxito. El club no admite más asociados por el momento.
    También resulta normal que esta unión haya despertado la inquietud, sino la inquina, en los despachos de Washington o de Bruselas, inmersos ambos en la negociación casi clandestina de un acuerdo de libre comercio que tendrá enormes consecuencias en Europa.

    Estados Unidos está comprometido en sacar adelante tres tratados comerciales estratégicos de corte neoliberal: la Asociación Transpacífica (TPP), el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) y el Acuerdo sobre Comercio en Servicios (TISA). Los tres juntos no sólo diseñarán un nuevo orden legal hecho a la medida de las grandes corporaciones transnacionales sino que también conformarán un nuevo marco comercial internacional que excluirá a China y Rusia y a los otros estados BRICS, es decir, a aquellos que han decidido tomar un camino alternativo, opuesto al mundo unipolar.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    VII Cumbre de los BRICS (32)

    Además:

    Putin estima que el Banco de los BRICS iniciará sus proyectos en 2016
    Los beneficiarios del fondo BRICS deberán atenerse a los consejos del FMI
    Putin: los BRICS, la OCS y la UEE pueden lograr un poderoso avance económico
    El banco de los BRICS abordará su ampliación este mismo mes
    Etiquetas:
    la India, Banco de Desarrollo del BRICS, BRICS, Dilma Rousseff, Sudáfrica, China, EEUU, Brasil, Rusia