En directo
    Firmas
    URL corto
    Por
    Cumbre del G7 en Alemania (33)
    0 170
    Síguenos en

    La «cumbre» del G7 en el castillo de Elmau (Alemania) se cerró bajo la sombra de dos fantasmas sobrevolando la conferencia de prensa de su anfitriona, la Canciller alemana, Angela Merkel.

    El presidente ruso, Vladímir Putin y el primer ministro griego, Alexis Tsipras han sido los protagonistas ausentes de la reunión de los países considerados más ricos del planeta. El precario acuerdo sobre la limitiación del recalentamiento mundial no pudo ocultar que la situación en Ucrania y la crisis griega acaparara el grueso de las preocupaciones.

    Estados Unidos llegaba a la cita con los misiles verbales enfocados hacia Moscú. El Presidente Barack Obama presionaba a sus socios europeos para que mantengan la línea dura en su posición hacia Rusia y no cedan en su política de sanciones. Su aliados británico y canadiense se unían a la estela norteamericana y el polaco, Donald Tusk, ahora Presidente del Consejo Europeo, cerraba la ronda de los «duros», manifestando que «si se debatía el documento de sanciones a Rusia, sería para endurecer las medidas».

    Los países europeos presentes se rencontrarán los días 25 y 26 de junio, para decidir sobre la continuidad del castigo a Moscú. Angela Merkel dijo al final de la reunión de Elmau que «estamos dispuestos a reforzar las sanciones a Rusia por su comportamiento en el Este de Ucrania. Pero esa unanimidad subrayada por la jefa de gobierno alemán  no refleja la realidad sobre el terreno en la Unión Europea. Uno de los siete dirigentes presentes en el G7, el italiano Matteo Renzi, aboga por suavizar las medidas impuestas al régimen de Vladímir Putin. Su propio Ministro de Exteriores, Paolo Gentilone, el día final de la cita, en entrevista al diario Il Corriere della Sera, abogaba por «garantizar a Rusia que el ingreso de Ucrania en la OTAN es irreal».

    Otros representantes de gobiernos, como el español, el checo, el húngaro o el griego ya han planteado también la necesidad de hacer lo posible por acabar con las sanciones contra Moscú. Entre los 28 miembros del «club europeo» no existe esa unidad de criterio en la que insiste Merkel, y menos aún entre los ciudadanos de la Unión.

    Uno de los voceros de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó también durante el encuentro del G7 que «los países de la UE se sacrifican» imponiendo sanciones a Rusia y «sufren más las consecuencias que Estados Unidos». Sus palabras no sirven para calmar las inquitudes de los productores y consumidores del Viejo Contiente. Washington culpa a Moscú de «volver a la guerra fría», pero desde algunas capitales europeas se ve de modo diferente: son los Estados Unidos los que hacen todo  lo posible por alejar a Moscú de Bruselas y aprovecharse del «sacrificio» europeo.

    El Jefe del Pentágono, Ash Carter, también contribuyó desde fuera de Baviera al calentamiento verbal del G7 afirmando que «las sanciones han tenido un efecto sobre la economía rusa, pero hay otras cosas que debemos hacer, ya que Putin no ha variado su política». El responsable de Defensa de los Estados Unidos no especificó qué otras medidas se podrían  tomar.

    El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, añadía por su parte que Moscú había enviado recientemente armas sofisticadas a los «rebeldes separatistas».

    El castillo del sur de Baviera Neuschwanstein se ilumina con las banderas de los países participantes en la cumbre del G-7
    © REUTERS / Michaela Rehle
    Sobre el terreno, el agit-prop también se recalentaba. El gobierno de Kiev acusaba a Moscú de colaborar con 10.000 efectivos en el ejército de 42.000 hombres que, asegura, han amasado los rebeldes del Este ucraniano. Además, subrayaban que estos cuentan ya con 558 carros de combate. El Presidente ucraniano, Petro Poroshenko evocaba la «invasión» rusa y sus embajadores en Europa recibían la orden de pedir armas letales para hacer frente a la «gigantesca amenaza». 

    En esas condiciones, la reunión del G7, vampirizada al inicio por la crisis griega, finalizó oscurecida por el impasse ucraniano. El acuerdo para enfriar la Tierra en dos grados, fue el títular de consolación para una cumbre en la que los principales objetivos de las críticas no fueron invitados al debate.

     

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Cumbre del G7 en Alemania (33)

    Además:

    El Kremlin resta importancia al G7
    Merkel: La ausencia de Rusia en la cumbre del G7 es necesaria
    Exclusión de Rusia del G7 es una oportunidad perdida, según diputado alemán
    Schröder califica de errónea la decisión de no invitar a Putin a la cumbre de G7
    Etiquetas:
    sanciones, G7, Jens Stoltenberg, Ashton Carter, Josh Earnest, Matteo Renzi, Donald Tusk, Barack Obama, Angela Merkel, Alexis Tsipras, Vladímir Putin, EEUU, Alemania, Grecia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook