09:18 GMT +322 Noviembre 2019
En directo
    Brasil, orgullo en manos de corruptos

    Brasil, orgullo en manos de corruptos

    CC BY 2.0 / Diogo Rodrigues Gonçalves / CBF
    Firmas
    URL corto
    Por
    Escándalo de corrupción en la FIFA (105)
    0 20
    Síguenos en

    Si existe un símbolo que define la palabra "orgullo" para los brasileños, este es, sin lugar a dudas, la camiseta amarilla con el escudo de la CBF, Confederación Brasileña de Fútbol. Un símbolo que, por sí mismo, no diría nada si no fuese acompañado de las cinco estrellas que acreditan a su portador como pentacampeón mundial.

    Con la detención del expresidente de la CBF, José Maria Marin, este miércoles en la ciudad suiza de Zúrich, por parte del FBI y la policía del país europeo, el orgullo de los brasileños quedó tocado cumpliéndose la advertencia del exjugador de fútbol y actual senador de Brasil, Romario da Souza Faria, quien hace poco menos de un año declaró: "La CBF es una banda de ladrones y corruptos".

    Lo cierto es que, desde que en 2010 el por entonces presidente de la CBF, Ricardo Teixeira, anunciase a Brasil como sede del Mundial de Fútbol de la FIFA en 2014, el excamisa 10 de la "seleçao" avisó de los problemas de corrupción que afectaban a la entidad llegando a sentenciar que "José Maria Marin es un ladrón de medalla que apoyó a la dictadura" mientras que sobre Marco Polo del Nero, actual presidente de la CBF, alertó que "ha sido investigado por corrupción y delitos financieros por la Policía Federal".

    La nota divulgada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos este miércoles no dejaba lugar a dudas, la CBF está bajo sospecha de haber recibido jugosos sobornos, por parte de una gran marca deportiva norteamericana (aunque la nota no define el nombre se trataría de NIKE, patrocinador oficial del equipo nacional) desde los años 90, a cambio de contratos con la selección cinco veces campeona del mundo.

    "Dos generaciones de dirigentes de fútbol abusaron de sus posiciones de confianza para sus ganancias personales, frecuentemente a través de la alianza con ejecutivos de marketing sin escrúpulos que mantuvieron contratos lucrativos para su propio beneficio a través del pago sistemático de sobornos", suscribió la nota que, pese a no contener nombres, parece abrir la puerta a nuevas detenciones.

    En concreto, el Departamento de Justicia de EEUU explica que "los dirigentes de la CBF son acusados de conspiración por solicitar y recibir más de 150 millones de dólares en sobornos en conexión con la comercialización de derechos de retransmisión y marketing", aunque no especifica si tal acusación podría extenderse a Ricardo Teixeira o Polo del Nero.

    Además, la nota detalla, una a una, las competiciones en las que tanto CBF y Confederación de América del Norte, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (CONCACAF): Copa del Mundo en la región CONCACAF, Copa de Oro de la CONCACAF, Liga de los Campeones de la CONCACAF, Copa América Centenario, Copa América, Copa Libertadores y la Copa de Brasil.

    Para el reportero de ESPN Brasil, Thiago Arantes, la sensación de la prensa de Brasil respecto a la detención de Marin es "una mezcla de euforia e incredulidad", debido a que, como explicó a Sputnik Nóvosti, "muchos pensaban que Marin se había escapado de una posible investigación al conseguir finalizar su mandato en la CBF y la organización del Mundial de Brasil de 2014 sin que se destapasen grandes escándalos".

    En su opinión, la iniciativa del FBI de investigar a la CBF "debería servir de incentivo para que la propia Policía Federal de Brasil realice una operación sobre la Confederación", y recordó que "es un secreto a voces" que tanto Marin, como los anteriores gestores del máximo organismo del fútbol brasileño, en referencia a Ricardo Teixeira, se habrían dedicado a "instrumentalizar el organismo para su propio beneficio".

    Cabe recordar que el pasado mes de marzo, la empresa alemana de ingeniería Bilfinger admitió haber pagado sobornos por valor de un millón de euros a miembros de la CBF y políticos de Brasil para conseguir contratos para equipar centros de seguridad durante el Mundial de Brasil de 2014, algo que en la actualidad estaría siendo investigado por la Contraloría General de la Unión de Brasil (CGU), responsable de supervisar todos los contratos públicos del gobierno federal.

    Sin embargo, la actividad corrupta de la CBF podría retrotraerse, según el periodista escocés Andrew Jennings autor del bestseller "Juego Sucio", a 1974 cuando el brasileño expresidente de la FIFA Joao Havelange, quien dirigió el organismo hasta 1998, situó a su yerno, Ricardo Teixeira, al frente de la CBF "dejando la selección brasileña a merced de los patrocinadores", como declaró el propio Jennings al diario brasileño O Estado de Sao Paulo.

    Entre otras muchas denuncias, Jennings señaló que los contratos de la CBF con la empresa ISE, con sede en las Islas Caimán, "garantizó a las empresas patrocinadoras el control sobre las alineaciones y convocaciones de los jugadores de la selección brasileña", además, el escocés fue mucho más lejos en sus acusaciones contra el fútbol de Brasil y sugirió que "las transacciones millonarias con empresas fachada en paraísos fiscales, son toleradas por la Hacienda Federal".

    En esta misma línea, el comentarista de Radio Globo, Marcelo Bechler, comentó a Sputnik Nóvosti que le sorprendía "enormemente" que el nombre de Ricardo Teixeira, quien dirigió la CBF por más de 20 años, no apareciese citado en la investigación del FBI aunque matizó que "sin duda las propias investigaciones obligarán a revisar gestiones anteriores y acabarán por afectar al anterior presidente".

    Llegados a este punto, cabe recordar que la "Copa de las Copas", como llamó Rousseff al Mundial de Fútbol de Brasil de 2014, resultó el más caro de la historia, con un gasto público de más de 8.200 millones de dólares, y que, para mayor escarnio, fue organizado íntegramente por el corrupto José Maria Marín, lo que probablemente suponga el inicio de una cascada de escándalos de corrupción sin precedentes en el deporte de Brasil.

    Mientras tanto, satisfecho con las noticias que llegaban desde Suiza y Estados Unidos, el que es hoy senador del Partido Socialista de Brasil (PSB), Romario da Souza, felicitó a la policía suiza y al FBI norteamericano aunque lamentó que "por desgracia no fue la policía de Brasil quien lo detuvo" y añadió que "la prisión de Marin es un gran inicio para nuestro fútbol y para la propia CBF, que por desgracia es la entidad más corrupta que tenemos en nuestro país y la FIFA, la entidad más corrupta del mundo"

    Una vez más, sin ningún tipo de miramientos, el senador Romario apuntaba todavía más alto al lanzar un dardo envenenado al todopoderoso presidente de la FIFA, Joseph Blatter, al sentenciar durante un sesión de la Comisión de Educación, Cultura y Deporte en el Senado: "Tengo la esperanza de que Blatter sea detenido y que consigamos finalmente que personas dignas tomen el mando del fútbol mundial".

    Puede ser que, al fin y al cabo, más allá de ensuciar el orgullo nacional de los brasileños, la caída de Marin haya representado el inicio de una renovación profunda, no solo de un país que vive por y para el fútbol, sino para todo un deporte que en Latinoamérica alcanza la categoría de religión y que se ha visto eclipsado por el culto al dinero de sus dirigentes.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Escándalo de corrupción en la FIFA (105)
    Etiquetas:
    fútbol, corrupción, Copa Mundial de Fútbol de 2014, CONCACAF, Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), FIFA, José Maria Marin, Brasil
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik