06:38 GMT +320 Septiembre 2017
En directo
    Papa Francisco

    El Papa Francisco avanza enfrentando tempestades

    © REUTERS/ Tony Gentile
    Firmas
    URL corto
    Vicky Peláez
    0 1719202

    Lo que hay que decir no está dicho y flota en las marismas del encuentro mundial

    — Juan Gelman, 1930-2014, poemario Hoy

     

    La sensación de aparente paz y sosiego que perciben los visitantes de la Santa Sede en Roma es engañosa,  oculta habilidosamente las tensiones subterráneas dentro de la curia. Es un secreto a voces que hay una revuelta contra el Papa argentino Francisco por parte de unos 2,000 clérigos y empleados, muchos de los cuales presienten el peligro de perder privilegios y solemnidades por las decisiones del actual pontífice.

    La inmensa popularidad de la que está gozando el Papa Francisco, su amplia aceptación a nivel mundial y sus frecuentes denuncias del injusto sistema económico actual, están irritando a los fundamentalistas y ultraconservadores de la Iglesia católica.

    Su exhortación apostólica “La Alegría del Evangelio” (Evangelii Gaudium, 2013) recibió la crítica de varios intelectuales de la Santa Sede y produjo indignación entre los ricos y poderosos  norteamericanos. La congresista por el partido Tea Party, Michele Marie Bechman calificó este escrito como marxista y declaró que “este papa suena como un comunista que está odiando América y no comprende la Biblia”.

    El Papa Francisco no se inmutó tras la crítica y arremetió contra la “Teoría del Derrame Económico” (esta teoría afirma que los frutos del crecimiento económico fluyen automáticamente de la cúspide a la base de la pirámide social) señalando que este modelo está diseñado para formar una “confianza burda e ingenua en la verdad de quienes detentan el poder económico y en los mecanismos sacralizados del sistema económico operante”. Hizo esta declaración sabiendo de antemano que no sería bien recibida en Estados Unidos de donde el Vaticano recibe el 42 por ciento de todas las donaciones, a pesar de que los católicos norteamericanos representan sólo el cinco por ciento de los seguidores de esta doctrina a nivel mundial.

    El Sínodo de la Familia, celebrado en 2014 resultó ser el detonante de una guerra mediática abierta y declarada por el sector conservador de la curia romana contra el pontífice. El sínodo en realidad es un órgano consultivo del Papa, allí, el sucesor de Pedro pidió a los reunidos hablar con plena libertad sobre la crisis de la familia, los divorciados y los homosexuales. Los exhortó  que no tengan “miedo a hablar” y que tengan siempre presente que la familia, cualquiera que sea su situación o sus crisis, “debe ser acogida, escuchada y acompañada” porque la iglesia tiene siempre “las puertas abiertas a todos los hombres”.  En aquella reunión de los obispos que discutieron los “desafíos pastorales de la familia en el contexto de la evangelización” se habló abiertamente desde el punto de vista de diferentes culturas porque en diferentes partes del mundo la realidad de la familia es diversa, al igual que los obispados la realidad familiar en África, Asia, América Latina es diferente a la realidad europea.

    La reacción de los tradicionalistas y de los ultraconservadores no se dejó esperar, fue tan negativa que el Papa Francisco pidió a un obispo amigo: “Reza por mí; la derecha eclesial me está dilapidando. Me acusan de desacralizar el papado”. El cardenal de Australia George Pell declaró que “el papa argentino puede ser el falso papa número 38 y no el verdadero número 266 de la Iglesia”. El analista mexicano en asuntos religiosos Bernardo Barranco citó al prefecto del Tribunal Supremo del Vaticano, el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke quien declaró que “el Papa habló con la razón de ir a los suburbios y la respuesta de la gente fue muy cálida, pero hay un riesgo de malinterpretar el encuentro con la cultura de los suburbios”. A la vez, el obispo norteamericano Thomas Tobin declaró que la Iglesia “perdió la brújula… y parece una nave sin timón”.

    El cardenal esloveno Frank Rodé apeló inclusive al racismo al declarar que “Francisco es excesivamente de izquierda… y es latinoamericano y esta gente habla mucho pero resuelve pocos problemas”. El escritor vaticanista Antonio Socci puso inclusive en duda la legitimidad jurídica del Pontificado de Francisco porque el Benedicto XVI renunció al “ministerium” y no al papado. Entonces Benedicto sigue siendo el Papa”.

    A pesar de sus detractores el Papa Francisco siguió adelante y logró, según uno de sus acérrimos críticos e influyentes vaticanistas de Roma, Sandro Maggister, “orientar a la jerarquía católica hacia una nueva visión del divorcio y de la homosexualidad, a pesar del número ajustado de votos favorables al giro”.

    En el sínodo pasado el Papa no habló, solamente escuchó a los obispos. Pero en el próximo sínodo —la XIV Asamblea General Ordinaria de Sínodo de Obispos- que tendrá lugar en octubre del 2015 y tratará el mismo tema, el pontífice presentará una exhortación apostólica postsinodal conclusiva sobre la familia. La oposición también está preparándose para dar batalla en este cónclave contra el sucesor de Pedro, pero tendrá una desventaja, el tema se discutirá en el transcurso de un año por la base de la Iglesia, por los demás obispos y los fieles. Todo esto dará un panorama muy claro al Papa respecto al contenido de su exhortación sobre la familia.

    Lo que no entienden los detractores del Papa Francisco dentro de la Iglesia católica, es que su propósito principal es recuperar el prestigio para el catolicismo que está fuertemente mermado debido a los escándalos de pederastia, lavado de dinero y oscuras manipulaciones financieras, la existencia de  “logias” secretas y la corrupción.  Para lograrlo, la iglesia tendrá que orientarse hacia las bases, bajar humildemente hacia sus fieles y hacer retornar a su rebaño a los que cambiaron de religión. De esta necesidad viene la aceptación del Papa Francisco de los postulados de la Teología de la Liberación, la que anunció en los años 1960-1970 que habría que construir el paraíso en la misma tierra antes de elevarse al cielo. La presencia del padre Gutiérrez, autor de esta teología, en el Vaticano confirma esta proposición. No hay que olvidar que sólo en América Latina el porcentaje de los creyentes católicos bajó de 1900 a 2014 del 92 por ciento al 49 por ciento y en Europa está alcanzando un 25 por ciento.
    La meta principal del Papa Panchito (como lo llaman cariñosamente en Argentina y otros países latinoamericanos)  es “globalizar la solidaridad, la justicia y la paz”, y lo está tratando de hacer desde la posición de un líder global. Está proyectándose sin prisa pero sin pausa, como un habilidoso estratega en el ajedrez geopolítico internacional.

    Sin ruido mediático y completamente en secreto, intervino como un imprescindible intermediario para lograr el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba. También logró fortalecer la posición de los católicos en China estableciendo un diálogo pragmático con las autoridades chinas. El año pasado consiguió reunir al presidente palestino Mahmud Abbas y su par de Israel, Simón Peres para rezar juntos por la paz en el Vaticano y los llamó a ambos “hombres de paz”. Hace poco recibió al presidente de Palestina para declarar el reconocimiento de su Estado Palestino por la Santa Sede y lo llamó “Ángel de la Paz”.

    Posteriormente, se encontró con el presidente Abbas después de la canonización de dos monjas del Siglo XIX de lo que antes era Palestina gobernada por el Imperio Otomano. Las nuevas santas: Miriam Bawardy (1846-1878) y Marie Alfonsine Ghattas (1843-1927) son las primeras de la región en ser beatificadas. Esta semana el Papa Francisco elevará como beato al obispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero asesinado en 1980  a causa de sus prédicas en defensa de los derechos humanos. Decía monseñor Romero que “una iglesia que no sufre persecución, sino que está disfrutando privilegios y el apoyo de la burguesía, no es la verdadera Iglesia de Jesucristo…el prestigio de la Iglesia es sentir que los pobres la sienten como suya y sentir que la Iglesia vive una dimensión en la tierra”.

    En Argentina, también hablan de la posibilidad de una futura beatificación del padre Enrique Angelelli asesinado por la dictadura militar en 1976. Actualmente, el Papa se está preparando para su viaje el próximo julio a Ecuador, Bolivia y Paraguay y posteriormente en setiembre visitará a Cuba y Estados Unidos. Mientras tanto, está tratando lentamente de promover una reeducación dentro de la curia para liberarla de las “15 enfermedades” que según él, la están afectando. Valdría la pena mencionarlas porque siendo seres humanos también padecemos de la mayoría de ellas: “el complejo de los elegidos”; “la enfermedad de excesiva laboriosidad”; “el endurecimiento mental y espiritual”; “la excesiva planificación y excesividad”; “la mala coordinación”; “el Alzhéimer espiritual”; “la rivalidad y la vanagloria”; “la esquizofrenia asistencial”; “el terrorismo de chismes”; “la divinización de los jefes”; “la indiferencia a los demás”; “la cara fúnebre”; “la enfermedad de acumular bienes materiales”; “los círculos cerrados”; y “el exhibicionismo”.

    Parece que esta tarea de reeducación de la curia de Roma, está resultando bastante agobiante al Papa Francisco quien hace poco confesó que “yo tengo la sensación que mi pontificado va a ser breve, de cuatro a cinco años. El Señor me pone para una cosa breve no más… pero es una sensación”.

    El Papa Francisco también es un ser humano llamado Jorge Mario Bergoglio y como tal había tenido sus pecados y sus debilidades, de las cuales habló alguna vez el escritor argentino Juan Gelman.  Pero el sucesor de Pedro ya pidió perdón abiertamente por todo lo que había hecho incorrectamente.

    El resto lo hará el “tiempo” que según el poeta mexicano José Revueltas, “resbala de las manos sin tiempo de los hombres”.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Etiquetas:
    popularidad, economía, Iglesia Católica, Papa Francisco, Vaticano
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik