Widgets Magazine
En directo
    Edificio de la Universidad de la Amistad de los Pueblos en Moscú

    Estudiantes cubanos en Rusia, esencias de un regreso

    © Sputnik / Petr Chernov
    Firmas
    URL corto
    Natasha Vázquez
    0 121

    Cien cubanos podrían cursar estudios superiores en Rusia cada año a partir de este 2015. Una breve noticia, que no parecería tan importante en el contexto de las amplias relaciones bilaterales entre Rusia y Cuba, pero que si se concreta sin dudas marcará la vida de esos cien afortunados, como marcó las de tantos que un día tuvimos esa oportunidad.

    Porque esta historia no comienza ahora, sino hace más de cincuenta años, el 16 de noviembre de 1960, cuando se firmaron los incipientes convenios para formar especialistas cubanos en la entonces Unión Soviética. Solo entre 1961 y 1964, 4000 cubanos pasaron en la URSS cursos de superación técnica y profesional en 180 especialidades; otros 400 estudiaron ingeniería y carreras científicas, con todos los gastos pagados por los soviéticos.

    Aquellos primeros cubanitos que literalmente desembarcaron en tierras soviéticas, a principios de los sesentas, descubrieron un país que no se parecía en mucho a los estereotipos que durante décadas les había vendido la propaganda norteamericana. Pero, poco a poco fueron descubriendo matices y contrastes, que también lo distanciaban mucho de la imagen idílica de los primeros de mayo.

    En el fondo encontraron que, más allá de la cortina de hierro, vivían muchas personas cultas y solidarias que fueron haciendo un hueco en sus vidas para ellos.
    En los setentas la colaboración en temas educativos continúa en aumento, llegando hasta 2600 estudiantes anuales tras la firma en 1977 de un nuevo protocolo bilateral. Para el curso escolar 1980-1981, estudiaban en la URSS 6.395 cubanos.

    Los últimos de aquella oleada, a fines de los ochentas, vivimos el fin de una era. Años de una perestroika que cambió para siempre el país y el mapa del mundo. Nos cambió también a nosotros, que de alguna manera comprendimos que no sólo con consignas se construye una sociedad mejor y que los dogmas hacen más daño que el peor enemigo. No basta un buen guión ante una mala puesta en escena, como diría mucho después una genial canción.

    Pero sobre todo aprendimos que la historia es una página en blanco que nosotros mismos vamos escribiendo día a día.

    Moscú nos dejó eso y más. A nosotros y a los que nos antecedieron, no importa donde estén hoy o cómo piensen, nos unen el té y el borsh, los pelmeni y los pirozhki, la poesía de Pushkin y las "Noches de Moscú", las matrioshkas y "17 instantes de una primavera", el Bolshoi y las fotos en blanco y negro de la Plaza Roja… Lo mismo que a pesar de coyunturas políticas, o tal vez gracias a ellas, nos ha unido también a los rusos.

    Los que lleguen ahora aterrizarán en un Sheremétievo distinto y encontrarán otro país y otra ciudad. Mandarán un sms o email a Cuba, tendrán fotos de alta resolución ante el Kremlin y se maravillarán ante los rascacielos de aquella avenida Kalinin que ya nos sorprendiera en nuestro tiempo y que ahora, con nombre nuevo, está irreconociblemente moderna. Una ciudad cosmopolita del siglo XXI pero que ha sabido conservar y recuperar esencias, Rusia, después de mil tropiezos ha encontrado un camino, ha sabido además hacerse valer ante el mundo y convertirse en eje importante de la multipolaridad.
    Ahora Moscú vuelve a apostar fuerte por La Habana, ante coincidencias de puntos de vista, intereses mutuos e historia común. Rusia abre nuevamente los brazos y nos ofrece no solo su sabiduría, su tecnología, y su cariño, sino la posibilidad de ampliar nuestra mirada al mundo.

    Pero más allá de la política o la macroeconomía, lo fundamental está en las personas, en los amigos que quedaron, en los lazos que fuimos capaces de crear, en los que crearán los cubanitos que recorran ahora esas mismas calles. La esencia, como la nieve en el invierno ruso, se mantiene blanca e inalterable.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    Además:

    Senadores rusos se reúnen con profesores y estudiantes de la Universidad de La Habana
    Lavrov visita La Habana para estrechar lazos entre Rusia y Cuba
    Cuba siempre será un aliado fiel de Rusia
    Un trozo de Rusia en Cuba
    Etiquetas:
    URSS, relaciones bilaterales, estudiantes, Rusia, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik