En directo
    Europa
    URL corto
    0 41
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, afronta una rebelión de las autoridades locales del norte de Inglaterra contra su estrategia anti-COVID al mismo tiempo que la negociación del Brexit con la Unión Europea está al borde de la ruptura.

    "El Gobierno alega que el norte está dividido (…) ese no es el caso, estamos todos unidos luchando por todos los afectados por los confinamientos regionales", declararon en un comunicado conjuntos los alcaldes de las grandes áreas urbanas de norte de Inglaterra.

    Los ediles de las regiones de Manchester, Liverpool y Tyne firman esta declaración de lucha en la que reivindican subsidios salariales y ayudas a las empresas similares a las garantizadas por el Tesoro al inicio del confinamiento de todo el Reino Unido, en marzo.

    "Es una lucha por lo correcto", advierten en su pulso con el Gobierno de Johnson.

    La batalla se centra en el nuevo sistema de restricciones sociales en función a la incidencia de la infección, que las autoridades locales de las regiones más afectadas se niegan a apoyar sin la garantía de una fuerte compensación económica.

    Solo Liverpool entró en la máxima categoría —nivel 3 de "muy alto" riesgo de contagio— en la inauguración del nuevo modelo.

    En las últimas horas le siguió el condado de Lancaster, en el noreste inglés, merced a un acuerdo con el Ejecutivo conservador en que extrajo casi el triple de las subvenciones ofrecidas inicialmente, según la BBC.

    Por otro lado, Johnson debe responder a su propio ultimátum, que teóricamente expiró el 15 de octubre, de abandonar la negociación de la relación en el Brexit si la UE no cedía a sus demandas fundamentales.

    El primer ministro retó a Bruselas en los últimos, desafiando al bloque de los 27 con abandonar el mercado común y la unión sin un acuerdo si no rebajan sus líneas rojas sobre pesca, gobernanza y competencia desleal.

    "Si no hay un cambio de enfoque fundamental, iremos por la solución de Australia", dijo Johnson a los medios, implicando el "no acuerdo" con la UE.

    El mandatario conservador dejó por tanto la puerta entreabierta a la continuación de las negociaciones, con la próxima ronda prevista en Londres la semana próxima.

    Etiquetas:
    Boris Johnson, restricciones, COVID-19, protestas, coronavirus, Brexit
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook