En directo
    Europa
    URL corto
    2535
    Síguenos en

    Polonia y Hungría han decidido establecer una institución para vigilar el estado de derecho en la Unión Europea. Desde el punto de vista de estos dos países, Bruselas utiliza el doble rasero para evaluar la situación de las repúblicas. Además, están cansados de ser "engañados".

    Los problemas de los dos países con la democracia pueden privarlos del dinero del fondo de recuperación económica de la UE. Una posible respuesta es bloquear la iniciativa. La respuesta será un grave golpe a la UE mientras continúe la pandemia de COVID-19, escribe el diario ruso Gazeta.

    Según el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, Bruselas utiliza un doble rasero hacia Budapest y Varsovia.

    "Se ha criticado a Polonia o Hungría por violar el estado de derecho, pero estas acusaciones no se apoyan en nada. Se utilizan como medio de extorsión. El propósito de este instituto de derecho es que no seamos considerados tontos", declaró el ministro húngaro.

    Como ejemplo del doble rasero de Bruselas, Szijjarto señaló las críticas de la UE a la reforma judicial de Polonia, aunque España tiene "exactamente las mismas" leyes. Se trata de la intención de Varsovia de jubilar a los jueces del Tribunal Supremo mayores de 65 años y de cambiar el procedimiento de su nombramiento. La reforma también afecta a la elección de los miembros del Consejo Judicial Nacional, trasladando esta responsabilidad del Poder Judicial al Parlamento.

    Esencialmente, los cambios ponen el sistema judicial bajo el control de las autoridades ejecutivas, ya que los jueces de la Corte Suprema pueden conservar su cargo mediante una petición al presidente, y la elección de los representantes del Consejo de la Judicatura queda en manos del partido gobernante.

    En conjunto, todo esto preocupa a Bruselas y desde hace varios años se viene debatiendo la cuestión de las sanciones internas contra Polonia. Esto requiere la decisión unánime de todos los miembros de la Unión Europea y, por lo tanto, no es demasiado real debido al apoyo de Budapest a Varsovia.

    "Si es bueno en España, ¿por qué es malo en Polonia?", preguntó Szijjarto, subrayando también que es poco probable que el próximo informe de la UE sobre el estado de derecho en los países de la unión se base en hechos.

    En general, el establecimiento de una institución en Polonia y Hungría para evaluar el estado de derecho en la UE está relacionado en parte con la preparación de este documento.

    La reforma judicial en Polonia es solo la punta del iceberg. Hungría también está siendo investigada por socavar la independencia del Poder Judicial. Ambos países son sospechosos de presionar a los medios de comunicación, las ONG y la oposición. Durante la pandemia del coronavirus, Budapest y Varsovia fueron acusadas de "tomar el poder" debido a las severas restricciones junto con el control total bajo la cobertura de un régimen de emergencia.

    La cuestión financiera 

    Antes de la pandemia, la lucha entre los dos países y Bruselas por su propia visión de la democracia era bastante común, pero recientemente se ha vuelto más feroz. La razón principal es el plan de la Unión Europea para salvar la economía afectada por el coronavirus. A mediados del verano boreal, los líderes de la UE acordaron un presupuesto preliminar de siete años de 1.074,3 billones de euros (1.261,5 billones de dólares) y un fondo extrapresupuestario para la recuperación económica de 750.000 millones de euros (880.000 millones de dólares).

    El cumplimiento de los principios del estado de derecho de la UE fue un factor crucial para obtener los fondos. De esto depende la cantidad de las subvenciones a un país. Hungría y Polonia se resistieron a esta aclaración, incluso en la fase de debate.

    Según Reuters, debido a las violaciones de los principios democráticos, Polonia corre el riesgo de perder el acceso a 23.000 millones de euros, mientras que Hungría puede perder 6.000 millones de euros. Se trata solo del fondo de recuperación, es decir, no contempla el presupuesto a largo plazo.

    Dado que la economía húngara cayó un 13,6% en el segundo trimestre de 2020 —el peor resultado entre los países de Europa Central—, al menos para Budapest, esas pérdidas son extremadamente indeseables.

    En la actualidad, se desconocen los criterios por los que las violaciones derivarían en la privación de fondos. Alemania propuso un compromiso: detener la asignación de fondos si se interrumpe la gestión del presupuesto de la Unión Europea o la protección de los intereses financieros de la UE.

    Si se acepta la propuesta, los problemas con la democracia en Polonia y Hungría no deberían impedir los pagos del fondo. Sin embargo, un miembro del Parlamento Europeo, Moritz Corner, está seguro de que la propuesta de Berlín no protege el estado de derecho ni la corrección de los gastos del presupuesto de la UE.

    Colapso de los acuerdos

    La resistencia de Polonia y Hungría puede plantear un problema cuando se apruebe finalmente el presupuesto de la UE y el fondo de recuperación económica. Los dos países podrían vetar el documento final, frustrando el frágil acuerdo preliminar que se logró después de cuatro días de discusiones en la cumbre de la UE.

    Los países no se van a desviar de su política interna, considerando las acusaciones de Bruselas de manera negativa.

    Al mismo tiempo, el alejamiento de la aprobación, tanto del presupuesto como del fondo, crea riesgos adicionales para la UE, ya que aplaza su puesta en marcha ante graves problemas económicos. En el primer trimestre de 2020, la Oficina de Estadística de la UE registró una caída del PIB solo en la zona euro de un 3,6% en términos trimestrales y de un 3,1% anual. En el segundo trimestre, el PIB de los 27 Estados miembros de la UE se derrumbó un 11,7% en términos trimestrales y un 14,1% anual.

    Además, varios países europeos están experimentando una vez más un aumento de las infecciones. Por ejemplo, las autoridades españolas en Madrid han impuesto restricciones adicionales desde el 21 de septiembre debido a la propagación del COVID-19. 

    La reanudación de las medidas restrictivas en cada país aumenta su necesidad de dinero del fondo de reconstrucción, por lo que cada vez es más necesaria la aprobación final de un plan de rescate.

    Etiquetas:
    coronavirus, UE, Hungría, Polonia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook