15:23 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Europa
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    MINSK (Sputnik) — El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, reafirmó que no piensa ceder el poder e instó a la Fiscalía General a restablecer la legalidad y el orden en lo que queda de este año.

    Al presentar este 10 de septiembre al nuevo titular del organismo, Andréi Shved, el mandatario opinó que la actividad de la Fiscalía no se corresponde con el período actual.

    "Esta actividad debe apuntar  —siempre lo he exigido y seguiré haciéndolo— a la preservación del país, de su independencia y su seguridad. Ya en el presente año, deberíamos recuperar la seguridad que hemos tenido hasta hace poco y que es una característica de nuestro país. Simplemente es la imagen de Bielorrusia", declaró Lukashenko.

    Sobre su permanencia al frente del Estado bielorruso, el presidente dijo que le "reprochan correctamente" por no ceder el poder. "No es para ello para lo que me ha elegido el pueblo", dijo.

    Según el Ministerio del Interior, un total de 37 personas fueron detenidas durante las protestas del 9 de septiembre en Bielorrusia.

    "Ayer, 37 personas fueron detenidas a lo largo del país por violar las normativas de eventos masivos", dijo la portavoz del organismo, Olga Chemodánova.

    La portavoz precisó que hubo manifestaciones no autorizadas en 12 localidades, con un escaso seguimiento según ella, y que 26 de los 37 detenidos se encuentran en prisión preventiva a la espera de los tribunales examinen los expedientes de faltas administrativas.

    Miles de bielorrusos llevan un mes protestando por el escrutinio de las elecciones presidenciales del 9 de agosto, que otorga el sexto mandato a Alexandr Lukashenko, en el poder desde 1994.

    Según el recuento oficial, Lukashenko obtuvo el 80,1% de los votos, seguido de la opositora Svetlana Tijanóvskaya, con el 10,12% de los apoyos.

    La oposición bielorrusa denunció numerosas irregularidades electorales, insistió en que Tijanóvskaya es ganadora y exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko descartó.

    En los primeros días de las protestas las fuerzas del orden recurrieron al gas lacrimógeno, las balas de goma, los cañones de agua y las granadas aturdidoras para dispersar a los manifestantes. Según el Ministerio del Interior, las movilizaciones se saldaron con tres muertos, centenares de heridos, entre ellos más de 170 agentes, y más de 6.700 detenciones.

    Las escenas de violencia callejera cesaron en los días siguientes, pero las protestas continuaron, al tiempo que las autoridades detenían o expulsaban del país a las figuras más visibles de la oposición.

    Etiquetas:
    Alexandr Lukashenko, protestas, Bielorrusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook