06:27 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    Europa
    URL corto
    0 120
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El guión ucraniano de revolución de colores no se cumplió en Bielorrusia y la tensión disminuye en el país, declaró el ministro bielorruso de Asuntos Exteriores, Vladímir Makéi, reunido con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

    "Hoy nos vemos obligados a responder a los desafíos tanto internos como externos, con la particularidad de que los últimos determinan en grado considerable los primeros. No obstante, puedo decir que resistimos el primer empuje y no permitimos realizar en Bielorrusia el guión ucraniano de una revolución de colores organizada desde el exterior", constató agregando que la confrontación política continúa pero el grado de intensidad ha disminuido sustancialmente.

    El canciller destacó la posición sopesada de Rusia que ayuda a impedir una injerencia extranjera abierta en los asuntos internos de Bielorrusia.

    "Yo quisiera expresar agradecimiento a la parte rusa por su reacción sopesada, competente y clara a los acontecimientos que se desarrollan en Bielorrusia. Es obvio que tal posición de Rusia actúa como un contrapeso a una injerencia abierta en los asuntos internos de la República de Belarus que podrían emprender unas fuerzas exteriores", dijo.

    También señaló que tal posición de Moscú permite lograr que la situación se tranquilice, entablar un diálogo con la sociedad civil y determinar las vías que lleven a solucionar la crisis.

    El canciller destacó la posición sopesada de Rusia que ayuda a impedir una injerencia extranjera abierta en los asuntos internos de Bielorrusia.

    "Yo quisiera expresar agradecimiento a la parte rusa por su reacción sopesada, competente y clara a los acontecimientos que se desarrollan en Bielorrusia. Es obvio que tal posición de Rusia actúa como un contrapeso a una injerencia abierta en los asuntos internos de la República de Belarus que podrían emprender unas fuerzas exteriores ", dijo.

    También señaló que tal posición de Moscú permite lograr que la situación se tranquilice, entablar un diálogo con la sociedad civil y determinar las vías que lleven a solucionar la crisis.

    Provocaciones desde el exterior

    Asimismo, Makéi declaró que las protestas en Bielorrusia fueron preparadas por fuerzas exteriores, Minsk afronta tal situación por primera vez.

    "Son las quintas elecciones [las presidenciales del 9 de agosto] desde que empecé a desempeñar diversos cargos, pero nunca antes hemos chocado con tan sofisticada preparación extranjera de las protestas", dijo.

    Unas fuerzas exteriores e internas aprovecharon los comicios para desestabilizar la situación socio-política y económica en Bielorrusia, afirmó el canciller y recordó que eso se practicó antes en otras repúblicas de la desaparecida Unión Soviética.

    "Algunos de nuestros socios nos instan a hacer una revolución pacífica, pero a mi juicio toda revolución provoca el derramamiento de sangre. Estamos categóricamente en contra de cualesquiera conmociones revolucionarias en las calles de nuestras ciudades y máxime contra las organizadas desde el exterior", dijo.

    Tan solo un tranquilo avance evolucionista puede llevar a que la paz y la estabilidad se impongan en el país y en la sociedad, subrayó.

    Al comentar las conversaciones sostenidas con  Lavrov, Makéi dijo que las partes llegaron a la conclusión de que Bielorrusia eliminará las contradicciones internas en el futuro próximo y "recuperará su estatus de un Estado tranquilo, abierto y hospitalario del centro de Europa".

    Financiación extranjera de la oposición

    Además, Makéi cuestionó la financiación extranjera a los grupos de opositores del país.

    "Esto es absolutamente inaceptable y lo vemos como una injerencia en los asuntos internos de nuestro país", dijo Makéi.

    El canciller bielorruso indicó que su Gobierno sancionará a los funcionarios de Lituania, Letonia y Estonia que trataron de interferir en los asuntos de Bielorrusia, hicieron declaraciones políticas inapropiadas y ofrecieron financiación a los opositores.

    Lituania prohibió la entrada a 30 ciudadanos bielorrusos, entre ellos al presidente de este país, Alexandr Lukashenko. Letonia y Estonia también anunciaron medidas similares.

    "En su tiempo cuando nos reuníamos con nuestros pares de esos países debatimos muchas veces el uso de las sanciones como instrumento de la cooperación internacional y siempre coincidíamos de que eran totalmente inaceptables", recordó.

    Makéi enfatizó que su Gobierno concordó y aprobó restricciones contra ciertos personajes de Lituania, Letonia y Estonia.

    "Si otros países imponen sus sanciones, Bielorrusia responderá apropiadamente", advirtió.

    Bielorrusia es escenario de protestas desde el 9 de agosto por los resultados de las elecciones presidenciales que revalidaron al actual mandatario, Alexandr Lukashenko.

    Según el escrutinio oficial, Lukashenko obtuvo el 80,1% de los votos, pero la oposición insiste en que su candidata, Svetlana Tijanóvskaya, ganó las elecciones y exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko ha descartado en términos contundentes.

    En los primeros días de las protestas las fuerzas del orden recurrieron al gas lacrimógeno, las balas de goma, los cañones de agua y las granadas aturdidoras para dispersar a los manifestantes.

    Según el Ministerio del Interior, las movilizaciones se saldaron con tres muertos, centenares de heridos, entre ellos más de 120 agentes y más de 6.700 detenciones.

    Etiquetas:
    revolución, protestas, Bielorrusia, Serguéi Lavrov, Vladímir Makéi
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook