En directo
    Europa
    URL corto
    Protestas en Bielorrusia tras las elecciones (165)
    11317
    Síguenos en

    MINSK (Sputnik) — El exaspirante a la presidencia bielorrusa Valeri Tsepkalo declaró que existe la posibilidad de que en Bielorrusia aparezca una situación parecida a la crisis de Venezuela.

    "Estamos tratando de convencer a la comunidad mundial de que [Tijanóvskaya] debe ser reconocida a pesar de todo. Posiblemente la situación de Venezuela, cuando se creó la dualidad de poder, se desarrolle en Bielorrusia en un escenario diferente, pero este precedente fue sentado", dijo Tsepkalo en una rueda de prensa.

    Al mismo tiempo, el opositor subrayó que las tropas de la OTAN no deben estar presentes en el territorio de Bielorrusia y, de este modo, representar una amenaza para Rusia o cualquier otro país.

    "Como un país pequeño, debemos seguir una política de neutralidad. No debemos permitir que las tropas de la OTAN de ninguna manera estén presentes en el territorio de Bielorrusia, de modo que podamos representar una amenaza para Rusia o cualquier otro país", dijo.

    Tsepkalo también abogó por mantener buenas relaciones con Moscú.

    "Sin duda, debemos tener excelentes relaciones con Rusia. No tenemos otro camino, Rusia es nuestro socio más importante en materia de política, economía y relaciones sociales, contamos con excelentes paquetes de cooperación", declaró el opositor.

    Sin embargo, afirmó que "los países de la UE son una fuente de inversión, nuevos conocimientos" y hay que "desarrollar relaciones con ellos sin entrar en la Unión Europea".

    Reconocimiento de Tijanóvskaya

    Además, destacó que la oposición de Bielorrusia no logró que la comunidad internacional reconozca a Svetlana Tijanóvskaya como la presidenta legítima del país.

    "No conseguimos que Svetlana sea reconocida como la única presidenta elegida legítimamente", dijo en una rueda de prensa.

    Tsepkalo indicó que la oposición trataba de lograr su reconocimiento como ganadora de las presidenciales del 9 de agosto a pesar de que la propia Tijanóvskaya no mencionó esas ambiciones.

    "No conseguimos todo lo que esperábamos pero, como se dice, si uno busca lo imposible, recibirá algo de lo que pretende", añadió.

    Tsepkalo subrayó que en Bielorrusia "se formó una unión muy buena" de los representantes de oposición.

    "Después de que no nos registraron, no registraron a Víctor Babariko, llamé a Svetlana, mantuvimos varias conversaciones; decidimos apoyarla", señaló Tsepkalo, agregando que luego también llamó a la jefa de campaña de Babariko, María Kolesnikova, y pidió apoyar a Svetlana porque es "la única que quedó en esa carrera entre los candidatos alternativos".

    Tsepkalo y sus dos hijos abandonaron el territorio bielorruso antes de las presidenciales. El excandidato dijo a Sputnik el 15 de agosto que contra él se abrió un expediente penal y lo declararon en búsqueda y captura imputándole corrupción. Este mismo día la información sobre su búsqueda apareció en la base de datos del Ministerio del Interior de Rusia.

    La búsqueda paralela de Tsepkalo en su patria y en Rusia es un procedimiento estándar para el Estado de la Unión (que forman Bielorrusia y Rusia), explicó a Sputnik el presidente del movimiento Rusia Fuerte, Antón Tsvetkov.

    Bielorrusia es escenario de fuertes protestas durante las últimas dos semanas por los resultados de las elecciones presidenciales que dan como ganador al mandatario actual, Alexandr Lukashenko.

    Según el escrutinio oficial, Lukashenko obtuvo 80,1% de los votos, seguido de Tijanóvskaya con 10,12% de los apoyos. Los otros tres candidatos reunieron juntos poco más de 4%.

    En los primeros días de las manifestaciones los agentes de seguridad recurrieron a gas lacrimógeno, balas de goma, cañones de agua, granadas aturdidoras e incluso fusiles con acción de bombeo. Según el Ministerio del Interior, centenares de personas sufrieron heridas, incluidos más de 150 agentes del orden público, y más de 6.700 personas fueron detenidas. Tres personas fallecieron.

    En enero de 2019, Venezuela se sumió en una crisis política cuando el entonces jefe de la Asamblea Nacional controlada por la oposición, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino en un intento por expulsar al presidente reelegido Nicolás Maduro del poder.

    EEUU y la mayoría de los países occidentales respaldaron a Guaidó, impusieron sanciones a Venezuela y congelaron sus activos en el extranjero.

    Rusia, China, Turquía y otras naciones han apoyado a Maduro como el único presidente legítimo.

    Maduro acusa a Occidente de usar las sanciones para derrocarlo y de haberse apoderado de los activos y recursos de Venezuela.

    Tema:
    Protestas en Bielorrusia tras las elecciones (165)
    Etiquetas:
    oposición, Venezuela, Bielorrusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook