En directo
    Europa
    URL corto
    1443
    Síguenos en

    Buzludzha es el pico histórico de Bulgaria donde sus soldados lucharon para liberar al país del yugo otomano y donde sus ciudadanos construyeron el socialismo. Pero ahora los turistas acuden para pensar en ovnis y disfrutar del salto base, mientras uno de los monumentos comunistas más simbólicos se degrada poco a poco.

    Sputnik conversó con el arquitecto Gueorgi Stoilov sobre el futuro de la casa-monumento al Partido Comunista Búlgaro, construida por él en el corazón de los Balcanes a casi 1,5 kilómetros de altitud. 

    Muchos acontecimientos importantes en la historia de Bulgaria tuvieron lugar en la cima donde se erige esta obra de la arquitectura: aquí fue asesinado el famoso revolucionario búlgaro Hadzhi Dimitar, que luchó por liberar el país balcánico del Imperio otomano. Cerca de este lugar puede hallarse otro monumento, el de la Libertad, dedicado a una batalla por el paso de Shipka que se libró durante la guerra ruso-turca (1877-1878). 

    La idea de construir la otrora conocida como Casa del Partido Comunista Búlgaro nació a finales de la década de 1950, pero los trabajos no comenzaron hasta 1974, y finalizaron siete años después. Inicialmente, el proyecto no incluía un edificio, pero más tarde se tomó la decisión de erigir uno.

    Es un ejemplo de brutalismo, un estilo que combina elementos de la arquitectura antigua y del futurismo. El monumento incluye un pilón con una estrella luminosa y una enorme instalación con forma de cúpula semejante a un plato. Casi 6.000 personas participaron en su construcción. Fueron empleadas 70.000 toneladas de hormigón, 3.000 de acero y 40 de vidrio.

    El sitio web del monumento explica que su forma refleja la idea comunista de la infinidad y el futuro. No obstante, Stoilov señala que su objetivo era crear algo que se convirtiese en un símbolo de las aspiraciones humanas.

    "Como resultado de un intenso trabajo, fui capaz de lograrlo", resume el autor del proyecto y presidente honorario de la Academia Internacional de Arquitectura.

    Un símbolo de la unión de todos los búlgaros 

    A diferencia de otros proyectos, los fondos para levantar el monumento Buzludzha fueron reunidos por todos los ciudadanos de Bulgaria, reveló.

    "Cuando me llamaron al Comité Central del Partido Comunista Búlgaro, me dijeron que había dinero y que todo estaba asegurado para la construcción. Y yo les respondí: 'no lo necesito. Lanzaremos una iniciativa entre la población de Bulgaria, y los ciudadanos reunirán los fondos'", señaló. 

    Si bien había conseguido recaudar más de 9,67 millones de dólares, gastó menos de 8,5 millones para acabar el monumento y dirigió el resto a otros proyectos, incluida la construcción de jardines de infancia. El arquitecto agregó que ahora sería imposible recaudar ese dinero para un edificio de importancia gubernamental porque Bulgaria vive una situación económica complicada.

    "En aquel entonces toda la nación trabajaba: búlgaros, armenios y gitanos obraron juntos. Todo el mundo lo hacía. Todos se movilizaron, todos trabajaron con gran entusiasmo. Ahora todo esto se está desmoronando", lamentó.

    Olvidar el pasado

    El monumento abrió sus puertas para los primeros visitantes el 23 de agosto de 1981. Durante la época que siguió a la caída del régimen socialista en Bulgaria, en 1989, la casa sufrió daños muy severos: la mayor parte de los mosaicos interior y exterior acabaron destruyéndose por completo, y el suelo de mármol blanco se quebró. 

    La cúpula, donde figura la hoz y el martillo, tiene goteras desde hace mucho tiempo. En las paredes de dentro y fuera del edificio pueden verse grafitis e inscripciones. Por ejemplo, en el interior se lee olvida tu pasado y, en el exterior, nunca lo olvides.

    "Olvidar tu pasado es la idea de algún idiota. ¿Por qué deberíamos olvidarnos de Buzludzha? Este pico es un lugar de gloria verdadera. En ningún caso la historia debe ser olvidada, es el gran pasado de Bulgaria", recalcó.

    El país balcánico se despidió de la ideología comunista hace más de tres décadas. Si bien el comunismo ya no está ni en Rusia ni en Bulgaria, el monumento no está exento de vida política, reveló el arquitecto. Cada año a finales de julio, el Partido Socialista Búlgaro —heredero del comunista— organiza una gran fiesta en Buzludzha para sus miembros y todos los demás. A veces Stoilov solía asistir a estos eventos, pero este año su celebración fue cancelada debido a la expansión de la pandemia. 

    ¿Un ovni? ¡Que así sea!

    Una vez construida e integrada en el sistema político de Bulgaria, esta instalación atrajo y sigue atrayendo un gran número de turistas fuera de su contexto ideológico, y todo esto gracias a su ubicación y grandeza. El fotógrafo ruso Alexandr Bormotin, ganador del concurso organizado por el Chartered Institute of Building (Reino Unido), admitió que fue a Bulgaria especialmente para tomar una foto del monumento.

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de ᴀʟᴇxᴀɴᴅʀ ʙᴏʀᴍᴏᴛɪɴ (@bormot) el

    "No sé exactamente a qué vino este interés, pero el otro día se transmitió un programa en la televisión donde se aseguraba que la gente de todo el mundo —de Argentina, México, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y otros países— viene a verlo. Es bonito que vengan. Es una lástima que el monumento esté en un estado tan precario", lamentó Stoilov.

    Además, Buzludzha es popular entre los aficionados a los deportes extremos, como los saltos de base. Vitali Raskálov, un deportista ruso famoso, también quedó impresionado por el sitio.

    Stoilov no está en contra de que su obra arquitectónica se utilice para este tipo de actividades. "Que la usen para todo lo que sea positivo". De hecho, tampoco está en contra de quienes comparan su monumento con un ovni.

    "Tal vez les recuerde a un aparato volador. Pero no pensé en un ovni a la hora de diseñarlo. Sin embargo, la gente puede pensar lo que quiera", enfatizó

    Ver esta publicación en Instagram

    Una publicación compartida de Vitaliy Raskalov (@raskalov) el

     

    ¿Cuál será el destino de este sitio?

    En 2019 el fondo estadounidense Getty invirtió en investigar el diseño de Buzludzha. La arquitecta búlgara Dora Ivanova reveló que el dinero se utilizó para estudiar la construcción de esta obra arquitectónica e implementar un proyecto de restauración. A su vez, Stoilov destacó que no sabe por qué una entidad de EEUU, y no las autoridades búlgaras, es la que da dinero para remodelar su monumento.

    En la ciudad de Stara Zagora, donde se halla la obra, dicen que tienen suficientes recursos para reconstruirla. Pero ello requiere que el Ministerio de Cultura le conceda el estatus de monumento. No se necesita nada más. Sin embargo, se trata de una decisión que todavía no se ha tomado, según el interlocutor de la agencia.

    "Sugerí que el monumento debería ser restaurado, incluso por escrito. Se espera que esa reunión del Ministerio de Cultura se celebre pronto y que allí se decida qué hacer. Esperemos que así sea. Si esta [decisión] se adopta, significa que [el edificio] lo merece", agregó.

    El arquitecto búlgaro explica que es el Ministerio de Cultura el que debería determinar si la casa se restaura en su forma original o, por ejemplo, como monumento dedicado a los famosos búlgaros de la Gran Bulgaria o del Primer Imperio Búlgaro del siglo VII. Al propio autor le gusta la idea de fundar un museo, pues así la gente podrá conocer la historia del movimiento comunista en Bulgaria.

    Etiquetas:
    comunismo, Bulgaria
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook