En directo
    Europa
    URL corto
    0 04
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC, por sus siglas en inglés) británico informó de haber detectado intentos de robo de datos sobre el desarrollo de vacunas contra COVID-19 por parte de un grupo de hackers presuntamente vinculados con Rusia.

    El NCSC del Reino Unido y el Centro de Seguridad de las Comunicaciones (CSE, por sus siglas en francés) de Canadá consideran que un grupo llamado APT29, también conocido como the Dukes o Cozy Bear, se encarga de ciberespionaje y "casi seguro forma parte de los servicios de inteligencia rusos".

    "A lo largo de 2020, APT29 se ha dirigido a varias organizaciones involucradas en el desarrollo de vacunas contra COVID-19 en Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido, es muy probable que con la intención de robar información y propiedad intelectual relacionada con el desarrollo y las pruebas de vacunas contra COVID-19", dice el comunicado.

    Se precisa que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de la Infraestructura del Departamento de Seguridad Nacional (DHS CISA) de EEUU coinciden en atribuir la autoría de los ciberataques a este grupo, así como la información expuesta en el informe del NCSC.

    "El grupo utiliza varias herramientas y técnicas con el fin de dirigirse principalmente a organismos gubernamentales, diplomáticos, de think-tank, de atención médica y de energía con el fin de obtener información", señala el NCSC.

    En particular, APT29 usa los programas malignos conocidos como WellNess y WellMail que antes no han sido asociados públicamente con el grupo, informó el organismo.

    Además, este 16 de julio el canciller del Reino Unido, Dominic Raab, ha acusado a "agentes rusos" de presunta interferencia en las elecciones legislativas del pasado diciembre, que resultaron en una amplia victoria de los conservadores liderados por Boris Johnson.

    Raab emitió sus alegaciones sobre la presunta injerencia en el proceso democrático británico minutos después de que el recién reconstituido Comité de Inteligencia y Seguridad del Parlamento de Westminster confirmara su intención de publicar en los próximos días un muy esperado informe sobre Rusia.

    Esta investigación parlamentaria, que debería ver la luz antes del 23 de julio, se remonta a un periodo anterior a la primavera de 2019 y analiza las supuestas conexiones rusas con la política británica.

    Reacción de Rusia

    A su vez, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró que Rusia rechaza las acusaciones del Reino Unido tanto sobre la supuesta injerencia rusa en las legislativas británicas de 2019, como su presunta participación en los recientes ciberataques lanzados contra varias organizaciones que desarrollan vacunas contra COVID-19.

    "No disponemos de la información sobre los autores de ciberataques contra empresas farmacéuticas y centros de investigación en el Reino Unido. Podemos solo decir que Rusia no tiene nada que ver con estos intentos", dijo Peskov a Sputnik.

    El portavoz agregó que Moscú tampoco acepta "otras acusaciones infundadas de injerencia en las elecciones [británicas] de 2019".

    Etiquetas:
    COVID-19, acusaciones, hackers, ciberespionaje
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook