En directo
    Europa
    URL corto
    111
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El Gobierno británico destinará 705 millones de libras (unos 790 millones de euros) en infraestructuras fronterizas y la contratación de funcionarios de aduanas y agentes comerciales en preparación del Brexit, según anunció el ministro del Gabinete, Michael Gove.

    "Vamos a recuperar el control de nuestras fronteras y abandonar el mercado común y la unión aduanera [europeos] al final de año, lo cual aporta cambios y oportunidades importantes para los que debemos prepararnos", dijo.

    La inyección de capital se anuncia a menos de seis meses de la conclusión del actual periodo de transición del Brexit que desembocará en la escisión del Reino Unido de la Unión Europea el 1 de enero de 2021.

    Más de 400 millones de libras se invertirán en la ampliación y refuerzo de las instalaciones aduaneras en puertos británicos conectados con el continente europeo.

    En Dover, por donde circulan unos 10.000 camiones de mercancías cada día, el Ejecutivo conservador intervino recientemente para adquirir una parcela de 11 hectáreas, con vistas a construir un puesto adicional de control aduanero y plazas de aparcamiento de vehículos pesados.

    El resto de la inversión ayudará a contratar a 500 operativos de aduanas y a desarrollar los sistemas informáticos de las nuevas declaraciones de importación y exportación de productos procedentes o destinados a la UE, que comerciantes y transportistas habrán de rellenar a partir del próximo 1 de enero.

    El partido laborista ha criticado el retraso de la administración conservadora en asegurar recursos humanos, financieros y tecnológicos para preparar al país a la inminente salida del bloque comunitario.

    "Poco y demasiado tarde", dijo a la BBC la ministra en la Sombra, Rachel Reeves.

    Los retrasos llevaron a Gove a ofrecer a importadores con sede en Reino Unido una moratoria de seis meses —hasta julio de 2021— para presentar las declaraciones aduaneras de sus transacciones con la UE y efectuar el pago de los correspondientes aranceles.

    Durante la transición del Brexit, que comenzó el 1 de febrero, el Reino Unido sigue adherido al mercado único europeo, que garantiza el libre comercio de bienes sin apenas tramitaciones fronterizas.

    Este beneficio se perderá el 31 de diciembre y se reimpondrán controles aduaneros entre los ahora socios, con o sin un acuerdo para el Brexit que están negociando actualmente.

    Así, la ministra de Comercio, Lizz Truss, develó grandes sus "áreas de inquietud y los riesgos" de la estrategia fronteriza gubernamentales en una carta remitida a los ministros del Gabinete y del Tesoro, que se filtró a la publicación Business Inside.

    La misiva advierte del riesgo de generar el caos en los puertos del Reino Unido, contrabando desde la UE y una denuncia legal de la Organización Mundial del Comercio (WTO, en sus siglas en inglés).

    A su vez, Reeves demandó este 12 de julio una explicación del ministro del Gabinete del coste que afrontarán los comerciantes británicos debido a la falta de preparación a las consecuencias del Brexit.

    Etiquetas:
    comercio, aduana, Brexit, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook