12:02 GMT22 Septiembre 2020
En directo
    Europa
    URL corto
    0 06
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El canciller del Reino Unido, Dominic Raab, dará a conocer detalles de un nuevo régimen independiente de sanciones, que identificará a decenas de extranjeros sospechosos de infringir convenciones internacionales de derechos humanos, según adelantó el diario Financial Times.

    "Con esta legislación, el Reino Unido tendrá nuevos poderes para impedir que los involucrados en graves abusos y violaciones de los derechos humanos entren en el país, canalicen dinero a través de nuestros bancos y se beneficien de nuestra economía", confirmó el ministro.

    Se anticipa que el nuevo régimen sancionador apunte particularmente a nacionales de Rusia, Arabia Saudí y Corea del Norte.

    Raab desvelará en el Parlamento de Westminster, este 6 de julio, la primera lista de la versión británica de la llamada ley Magnitsky, que entró en vigor en Estados Unidos en 2012.

    El nombre se refiere al abogado Sergei Magnitsky, quien murió en prisión en 2009 tras destapar una presunta trama de corrupción fiscal en Rusia.

    Se espera que el listado de la Cancillería británica incluya a funcionarios rusos relacionados con el polémico caso y a individuos de Arabia Suadí presuntamente implicados en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en Turquía, en 2018.

    A los extranjeros identificados se les negará visado de entrada al Reino Unido y sus activos podrán ser congelados bajo el nuevo régimen sancionador del post-brexit, entre las medidas contempladas por la Administración de Boris Johnson.

    La salida de la Unión Europea permite a Londres dictar y gestionar sanciones internacionales distintivas de las adoptadas por el bloque comunitario.

    La designación de penalizaciones individuales en materia de derechos humanos es el primer paso alternativo que el Ejecutivo conservador toma en la actual fase de transición, a menos de seis meses de la retirada completa de la UE.

    "Reino Unido ha sido durante mucho tiempo un paraíso seguro para el dinero sucio obtenido por corrupción y por abusadores de derechos humanos. El canciller anunciará hoy el muy demorado plan Magnitsky. Ha de ser claro y efectivo", exigió la portavoz laborista de Exteriores, Lisa Nandy, en su cuenta de Twitter.

    La medida legislativa entrará en vigor inmediatamente, con "cero de alerta" fuera de las fronteras, para evitar que los extranjeros designados puedan proteger sus activos en Reino Unido, según Emil Dall, investigador en el Real Instituto de los Servicios Unidos (RUSI, por sus siglas en inglés).

    El experto en seguridad y crimen financiero espera que el Gobierno de Boris Johnson se limite, en una primera instancia, a reproducir las listas de designados vigentes en Estados Unidos bajo la ley Magnitsky.

    "No esperamos ver ninguna designación sobre China ni Hong Kong", adelantó Dall en una teleconferencia previa al anuncio ministerial.

    Analistas consultados por Sputnik cuestionan el criterio y las evidencias que adoptará Reino Unido para identificar a los sancionados por violación de derechos humanos, que podría extender más adelante a corrupción y otros crímenes.

    Así, según Dall, el Gobierno británico necesita "ser apercibido" como que está siguiendo "estándares comunes" y aplicándolos "de una manera consistente", declaró Dall.

    "Reino Unido no puede competir con EEUU en cuanto al impacto económico de sus sanciones, pero pretende enviar un mensaje simbólico al exterior", señaló el investigador de RUSI.

    La retención de activos y el fin de visados de acceso o tránsito impactarán fundamentalmente en los extranjeros con negocios, propiedades o depósitos financieros en Reino Unido, además de los que envían a sus hijos a estudiar en internados británicos o confían en la pionera industria aseguradora del país.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook