En directo
    Europa
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    La investigación del caso de Madeleine apunta con más fuerza a Christian B. Según datos recientes, la policía alemana encontró en su caravana bañadores de niños y tarjetas de memoria con más de 8.000 archivos de pornografía infantil. Además, quieren analizar una muestra de saliva hallada en la almohada de la niña que podría ser del sospechoso.

    En las dos últimas semanas, el caso de Madeleine McCann ha vuelto a salir a la luz. Por primera vez en años, desde la desaparición de la niña en 2007, la investigación señala con fuerza en una dirección. En concreto, apunta a una persona, a Christian B., un pedófilo de 43 años de origen alemán, que vivía en el Algarve portugués en el momento que la pequeña pasaba unos días de vacaciones en la localidad lusa de Praia da Luz.

    Christian B. también está en la lista de sospechosos de las autoridades germanas por el caso de Inga Gehricke, una niña alemana desaparecida en 2015. Precisamente, de esta pesquisa, viene una de las últimas pruebas de la policía alemana que ha visto la luz. Y es que, en 2016, los encargados de esta investigación encontraron uno de los vehículos del sospechoso, una autocaravana Winnebago de color crema, que varios testigos confirman que era del alemán. En su interior, dentro de un agujero en el suelo, se hallaron bañadores de niños pequeños y tarjetas de memoria con más de 8.000 archivos con fotos y vídeos de abuso infantil. Material por el que fue condenado por tenencia de pornografía, pero no por la desaparición de Gehricke.

    Tras hacerse públicas las fotos de la caravana, Christian B. ha afirmado que no tuvo nada que ver con la desaparición de Madeleine McCann según explica el medio británico Daily Mail, que ha tenido acceso a las imágenes.

    Gota de saliva

    El fiscal de Braunschweig, Hans Christian Wolters, afirmó hace unos días que tenían pruebas suficientes para confirmar la muerte de Madeleine McCann, las cuales todavía no pueden revelar. No obstante, podrían estar cerca de la resolución de uno de los casos más mediáticos del siglo XXI.

    Y es que, ahora, los investigadores alemanes quieren volver a analizar una muestra de saliva hallada en la almohada de la niña. Esta correspondería a una de las más de 600 evidencias recogidas por los forenses portugueses en 2007 en la habitación en la que dormía la pequeña. En algunas de estas, no se pudo obtener el ADN porque estaba fragmentado y la tecnología disponible no lo permitía, motivo por el que la policía germana está interesada en volver a analizar dicha muestra.

    Sin embargo, la investigación alemana podría quedar bloqueada por las fuerzas del orden de Portugal. La Policia Judiciária considera que ceder la muestra de saliva para buscar el ADN "es una pérdida total de tiempo". Ya en 2012, los fiscales de Lisboa rechazaron una petición de Scotland Yard para volver a analizar las muestras, misma situación que ocho años después con Alemania. Situación que impediría analizar una prueba que podría ser clave en la resolución de la desaparición de Madeleine McCann.

    Etiquetas:
    Portugal, Alemania, desaparición, Madeleine McCann
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook