En directo
    Europa
    URL corto
    3973
    Síguenos en

    "EEUU protege a Alemania de Rusia", al menos eso es lo que dice Trump. Esta retórica interminable sobre la "amenaza rusa" sitúa el debate de la OTAN en torno a Rusia. Sin embargo, los expertos en seguridad consideran que esta forma de pensar es obsoleta, ya que Rusia lleva tiempo teniendo otras prioridades.

    El dirigente alemán de La Izquierda (Die Linke) Oskar Lafontaine ha comentado recientemente que "EEUU continúa rodeando a Rusia y China usando el apoyo, especialmente, de Alemania". Estas declaraciones llegan en un momento marcado por algunas contradicciones entre Alemania y la OTAN.

    EEUU insiste en que Alemania debería aumentar su contribución económica a la OTAN y también se muestra descontento por la aprobación de Alemania a recibir gas natural ruso a través del controvertido gasoducto Nord Stream 2, cuando su país se dedica a "proteger a Alemania de Rusia". Así lo recalcó recientemente Trump en Washington al anunciar la próxima retirada de parte de sus tropas de Alemania.

    Mientras tanto, voces como la de Lafontaine se alzan para tratar de hacer ver que la política estadounidense de rodear a Rusia y China crea aún más inestabilidad.

    Sin embargo, son muchos los que aseguran que Europa tiene razones para temer de su vecino del este. Wojciech Przybylski, politólogo polaco que está al frente del instituto de investigaciones Visegrad Insight y de la Res Publica Foundation, en una entrevista al medio alemán Die Welt sostuvo que Rusia está decidida a sembrar el caos en Europa luego de que los países se recuperen del coronavirus.

    De esta manera, pensar que Rusia va a echarse atrás a causa de los estragos del virus sería un error, según el experto polaco. Aunque el país euroasiático probablemente no entre en conflicto directo con la OTAN.

    Estos comentarios encajan bien con la retórica occidental habitual, pero cabe preguntarse hasta qué punto son actuales en pleno 2020. Siegfried Fischer, experto en Rusia del Instituto WeltTrends de política internacional, recuerda a Sputnik que "para el lado ruso la OTAN (...) ya no es tan importante, ya que Rusia ahora, a diferencia de los tiempos  posteriores a la Segunda Guerra Mundial, ya no se centra en el teatro europeo de las acciones militares".

    Rusia tiene otros objetivos y, además, tal y como destaca Fischer, los propios europeos están centrados en la historia entre la OTAN, Europa y Rusia, pero no se dan cuenta de que "en el aspecto militar es concretamente EEUU quien está llevando a cabo la modernización de otras regiones y no de Europa y quien supone un riesgo mucho mayor [para Europa]: por ejemplo, en el Ártico".

    ¿Qué papel puede tomar Rusia ante todo esto? Dmitri Trenin, politólogo ruso al frente del Centro Carnegie de Moscú, lo tiene claro: "Las medidas efectivas deben dirigirse a EEUU", y no a Europa, ya que cuando se trata de la OTAN, las decisiones se toman en la Casa Blanca. Y esto nos devuelve al Ártico.

    Allí, al igual que en el Lejano Oriente ruso, Moscú está llevando a cabo importantes proyectos militares, y entre los planes está la creación de toda una flota de rompehielos, cuya tarea será desarrollar el potencial de transporte de la Ruta del Mar del Norte.

    Al hablar de la presencia de EEUU en Europa, no hay que pensar siempre en términos físicos. La retirada de 10.000 soldados estadounidenses de suelo alemán no supondrá un gran cambio en un mundo en el que la baza principal de las fuerzas armadas son las ciberarmas.

    "Y si EEUU ahora quiere debilitar a Rusia, también quiere debilitar a China y silenciar la conciencia de los europeos. Actúan con base en la premisa de que quien colabora con Rusia puede 'traicionar' a EEUU y eso es algo que hay que evitar", dice Fischer.
    Etiquetas:
    proyectos, OTAN, Alemania, EEUU, UE, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook