En directo
    Europa
    URL corto
    11665
    Síguenos en

    El 4 de junio de 1944 un campesino de la región ucraniana de Vínnitsya y su hijo fueron protagonistas de una gran hazaña y ejemplo de valentía durante una ofensiva nazi en la ciudad rumana de Iasi, a donde había sido enviado su división motorizada. Sputnik te invita a rememorar la aventura de este padre y su hijo.

    La guerra llevó a Román Smischuk y a su hijo Grigori hasta Rumanía. En 1944 las tropas nazis no dejaban de hacer avances en la ciudad de Iasi, al norte del país, donde iniciaron un ataque a base de tanques y con apoyo aéreo, por lo que la 50 división motorizada del Ejército Rojo fue destinada allí.

    El punto caliente de la batalla se encontraba en el monte Ollariol, cercano a la ciudad rumana. Allí se desplegaron las tropas de las que padre e hijo formaban parte. Poco después, los alemanes rodearon el monte y el 4 de junio comenzaron la ofensiva con tanques e infantería.

    Los tanques son un enemigo desafiante, pero Smischuk padre demostró que nada podía resistírsele. El primer carro de combate nazi que se interpuso en su camino no tardó en arrepentirse de haberlo hecho: el soldado lanzó una granada bajo el chasis, dejándolo inmovilizado. Acto seguido le prendio fuego con un cóctel Mólotov. La misma suerte corrió un segundo tanque.

    Smischuk, llevado por la adrenalina del momento, continuó con sus ataques. El tercer carro de combate se lo puso más difícil, ya que desde él identificaron al intrépido enemigo y respondieron con una lluvia de balas con su ametralladora. El soldado soviético se apresuró a saltar a una trinchera para protegerse.

    El vehículo pasó por encima de la trinchera, dejándolo parcialmente enterrado. Sin embargo, el intrépido Smischuk mantuvo la compostura y lanzó una granada y una botella con una mezcla incendiaria en la parte trasera del tanque, dejándolo en el mismo estado que los dos anteriores.

    Después de tres carros de combate se le acabaron las granadas y botellas de la mezcla incendiaria, así que fue corriendo a las trincheras donde encontró más municiones.

    Smischuk quería más, y destruyó un cuarto tanque. Y un quinto. Parecía que nada podía parar al valiente soldado, hasta que en el sexto ataque, tras lanzar otra granada, finalmente perdió el conocimiento. De vuelta a casa, Román Smischuk explicó cómo se sintió en el momento.

    "No sé de dónde me vino tanta ira. Siempre he sido una persona tranquila y humilde. Pero en ese momento no me reconocía, solo quería hacer una cosa: golpear, quemar al repugnante [enemigo]" declaró el protagonista de la hazaña al periódico Krásnaya Zvezdá el 14 de junio de 1944, según cita el medio Russkoye Oruzhie.

    La misma noche de la batalla, el comandante del regimiento puso en marcha los trámites para que se concediera a Román Smischuk el título de Héroe de la Unión Soviética, y el 18 de junio recibió una estrella de manos del mariscal Malinski, comandante del Segundo Frente Ucraniano. El ya héroe volvió a casa en un avión que fletaron solo para él para que pudiera pasar algo de tiempo con su familia antes de volver al frente.

    El padre y el hijo combatieron hasta el final de la guerra. Grigori, por su parte, fue galardonado con la Orden de la Gloria de la 3 clase por su valentía al dirigir una batalla ininterrumpida durante el contraataque. Padre e hijo lo dieron todo por defender su patria.

    Etiquetas:
    tanques, Ejército Rojo, soldado, campesinos
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook