En directo
    Europa
    URL corto
    Por
    0 40
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El plan del primer ministro Boris Johnson para reabrir las escuelas en el Reino Unido a partir del 1 de junio está fracasando ante la resistencia de profesores y familiares de los alumnos. Madres con escolares afectados en esta crisis del coronavirus comparten sus inquietudes con Sputnik.

    "Mi hija no va a volver al colegio en junio. Anularé la matrícula y la educaré en casa, si es necesario", advierte Catherine en un mensaje electrónico. Pidió una excedencia hasta el verano después de dos meses de esfuerzos enormes para entretener a sus dos hijos al tiempo que ella y su marido trabajaban en su domicilio del norte de Londres.

    Su hija mayor entra en las bandas de edad —4 a 6 y 10 a 11 años— que el Gobierno ha seleccionado en su estrategia de desconfinamiento y reactivación económica.

    "Es demasiado pronto", coincide Sarah, terapeuta infantil con una niña también afectada por el retorno a las aulas inglesas. "Es una ilusión pensar que hemos superado lo peor de la pandemia y que el virus va a desaparecer de la noche a la mañana", dice.

    Creciente desconfianza

    El profesorado se opone al plan gubernamental en su gran mayoría, según distintos sondeos. Una encuesta del principal sindicato del sector, NASUWT, indica que al 95% de los maestros están preocupados y el 92% confusos con la estrategia de Johnson. El 85% no cree que sea seguro reabrir las aulas el 1 de junio y el 92% piensa que mantener la distancia social en el colegio es imposible o problemático.

    "Es una cuestión de confianza. El Gobierno está sugiriendo, a cada paso, medidas medio elaboradas, sin ninguna base racional ni evidencias que las avalen, y el retorno al colegio es otra improvisación", protesta Anne, de cuna irlandesa y con dos hijos, de 10 y 8 años, estudiando en Londres. "No hay prisa por volver al cole. En Irlanda, Escocia y Gales las clases no comenzarán hasta septiembre", agrega.

    Con su herencia jamaicana y varias complicaciones médicas, Sharon y sus tres hijos son población de alto riesgo de contraer y morir de COVID-19. "Mis críos están inquietos, tienen miedo de contagiarse en el cole y de traer el virus a casa. No quieren que les traten como conejillos de indias y prefieren esperar hasta que la situación se aclare y todos los cursos puedan reanudarse a la vez", explica.

    Bienestar de los niños

    Sharon y el resto de las madres consultadas por Sputnik anteponen el bienestar de los pequeños. A su vez, Sarah rechaza la idea de "competitividad en la educación" primaria y Cate recuerda que a esas edades "son esponjas que lo aprenden todo y a todas horas", aunque les aparten del ambiente escolar.

    En cambio, para Tomomi, el "bienestar emocional" de su niña de 5 años le lleva a creer que ha llegado el momento de recuperar rutinas anteriores al virus. "Le encanta el colegio, adora a su profesora y echa en falta a sus amigas. Ha descubierto el placer de la amistad y eso no lo podemos remplazar ni su hermano mayor ni yo", desvela.

    En la misma línea, Adriana sostiene que "ya es hora de eliminar las normativas de distancia social" y reactivar la economía. Asesora en temas de salud, fiscalmente autónoma y con una hija a su cargo, confía plenamente en que su pequeña se sentirá protegida y arropada en el colegio, una institución privada con un sistema educativo alternativo.

    Nuevos contagios

    "Lo injusto", apunta Cate, "es que los colegios influyen en la horrible balanza entre la vida humana y el colapso económico, cuando la mejor solución es que el Gobierno sea capaz por fin de desarrollar un sistema de test, rastreo y localización de los nuevos infectados".

    Precisamente, sindicatos y grupos científicos demandan el lanzamiento y rodaje de esta herramienta de detección de focos de infección y posibles repuntes del coronavirus antes de reabrir las aulas. En este sentido, Johnson aseguró esta semana que se van a contratar 25.000 rastreadores, más del doble de los inicialmente previstos.

    La ampliación de la parte humana del programa se debe aparentemente a problemas técnicos con la aplicación móvil que se está ensayando en la isla de Wight. "Tenemos una creciente confianza en que tendremos una operación de test, rastreo y localización que será mundialmente imbatible y estará en pie para el 1 de junio", prometió el primer ministro en el Parlamento.

    La pandemia del SARS-COV-19 está plagada de incumplidas promesas de la administración conservadora y Johnson va perdiendo la confianza del electorado, según los sondeos de opinión. "Si realmente ponen en marcha ahora el sistema de rastreo y localización, podrán enviar a todos los alumnos a clase después del verano", remarca Cate. Hasta entonces, y salvo avances excepcionales contra el virus, la mayoría prefiere seguir en casa.

    Etiquetas:
    COVID-19, pandemia de coronavirus, coronavirus en Europa, coronavirus, familiares, profesores, educación, estudios, escuela, Boris Johnson, Gobierno de Reino Unido, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook