En directo
    Europa
    URL corto
    0 10
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — La Asamblea del Gran Londres retomará la investigación del anterior alcalde de la capital británica y actual primer ministro del país, Boris Johnson, por presunto tráfico de influencias una vez descartada la vía criminal en un escándalo que salió a la luz en otoño de 2019.

    La Oficina Independiente en Conducta Policial (IOPC, por sus siglas en inglés) comunicó este jueves 21 de mayo que no abrirá una pesquisa criminal sobre alegaciones de que Johnson "utilizó su posición" al frente de la alcaldía para "beneficiar y recompensar" a la exmodelo y empresaria estadounidense, Jennifer Arcuri.

    "No encontramos ninguna evidencia que indique que el señor Johnson influyó en el pago a la señora Arcuri de ninguna subvención ni que influyera o tomara parte activa en asegurar su participación en misiones comerciales", declaró el director general de la IOPC, Michael Lockwood.

    La IOPC sí tiene pruebas de la "relación cercana" entre el entonces alcalde de Londres y su amiga americana, que desveló el dominical The Sunday Times el año pasado.

    La autoridad supervisora alega además que dicha amistad "influyó en la toma de decisión" de los funcionarios y oficiales que adjudicaron subvenciones municipales a Arcuri y le incluyeron en viajes comerciales al extranjero auspiciados por la alcaldía.

    "Nuestra investigación establece que hubo una relación estrecha entre el señor Johnson y la señora Arcuri y bien pudo haber una relación íntima", señala el informe.

    Johnson siempre ha negado su amistad cercana con Arcuri y refuta las alegaciones de comportamiento indebido durante los años que gobernó Londres, entre 2008 y 2016.

    Su portavoz en Downing Street celebró hoy la decisión de IOPC de archivar el caso por falta de pruebas de conducta ilegal en el desempeño de un cargo público.

    "Celebramos el hecho de que se ha descartado esta queja políticamente motivada; tal vejatoria demanda era incierta y sin fundamento", señaló su oficina a los medios.

    Sin embargo, el IOPC deja espacio a la duda en puntos que se intentarán esclarecer en la investigación de la Asamblea del Gran Londres.

    Así, la autoridad policial reprocha a Johnson por no registrar oficialmente en el consistorio su amistad con Arcuri y advierte que dicho fallo puede ser una violación de los principios del Código de Conducta municipal de 2012.

    "Hubiera sido sensato que el señor Johnson lo hubiese declarado como un conflicto de interés", concluye el informe.

    El IOPC revisó unos 900 documentos, incluidos ocho años de "correos electrónicos relevantes", y considera que su trabajo se ralentizó "debido a la pobre calidad de la información aportada inicialmente, la falta de archivos y retrasos" en el traspaso de datos.

    "Algunos archivos que hubieran ayudado en la investigación no existen o se borraron", denuncia el ente que investiga la conducta de oficiales y responsables de la policía londinense.

    La denuncia contra Johnson cayó bajo la órbita del IOPC en tanto que el alcalde tiene la competencia sobre crimen y Policía en la capital británica.

    Etiquetas:
    investigación, Reino Unido, Boris Johnson
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook