En directo
    Europa
    URL corto
    0 51
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El Gobierno del Reino Unido está generando confusión y malestar en torno al plan de desescalada de las restricciones contra el coronavirus, que el primer ministro Boris Johnson anunció en un discurso televisado antes de presentarlo en el Parlamento de Westminster.

    "Claridad y sentido común por parte de Nicola Sturgeon y caos de Boris. Me alegro de vivir en Escocia", tuiteó sir Harry Burns, profesor de Salud Pública Global en la Universidad escocesa de Strathclyde.

    ​El eminente académico, que fue oficial jefe médico en Escocia entre 2005 y 2014, se refería a la firmeza con que la ministra principal del territorio autonómico, Nicola Sturgeon, mantiene el principio y recomendación para que la población se quede en casa durante la crisis del COVID-19.

    Johnson cambió el lema la noche anterior por el consejo de "sigue atento" y la advertencia de que los que no puedan trabajar en casa, "deben ir a su puesto" laboral en industrias como construcción y manufacturas.

    El programa de desconfinamiento comenzará, por lo tanto, por empleos manuales y de baja remuneración antes de extenderse a la enseñanza primaria a partir de junio y a la hostelería en una tercera fase, según la hoja de ruta del mandatario conservador.

    "El discurso fue efectivamente una declaración de guerra social", reprochó Sienna Rodgers, directora de Labour List, la publicación base del movimiento laborista.

    Johnson emitió la orden de reactivación económica con prioridad a la publicación de las normas de salud y seguridad que regirán en empresas de cada sector laboral.

    "Es irresponsable e incorrecto ordenar la vuelta al trabajo con un aviso de 12 horas y ninguna guía oficial sobre como se protegerá a los trabajadores", protestaron en un comunicado los portavoces laboristas en Negocios y Derechos Laborales, Ed Miliband y Andy McDonald.

    El Gobierno se dispone a publicar dichas guías antes del retorno a puestos de trabajo no esenciales de los protagonistas de la primera etapa de la reapertura económica, que se ha trasladado al martes 12 de la fecha inicialmente sugerida este mismo 11 de mayo.

    La confusión del mensaje oficial se extiende al relajamiento de las restricciones sociales que comienza hoy mismo.

    "Los confusos mensajes del Gobierno del Reino Unido sobre qué está permitido en términos de distancia social, incluidas las reuniones familiares y en el transporte, suponen un reto real para la Policía, y el ministro del Interior debe actuar con urgencia", instó el diputado Nick Thomas-Symonds.

    ​A su vez, la cosecretaria general del Sindicato de Educación nacional, Mary Bousted, denunció por "imprudente" la decisión de Johnson de reabrir las aulas de Inglaterra a primeros de junio.

    El 82% de adultos británicos piensa que el Reino Unido debería priorizar la salud y el bienestar de los ciudadanos durante la crisis del COVID-19, según una encuesta de You Gov para la organización Positive Money.

    En el mismo sondeo online, el 12% favoreció el crecimiento económico y el 7% dijo estar indeciso.

    Etiquetas:
    coronavirus, Boris Johnson, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook