En directo
    Europa
    URL corto
    Por
    190
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El espionaje de Julian Assange durante su confinamiento en la Embajada de Ecuador en Londres delata el móvil político de la orden de extradición de EEUU y favorece la negación de la misma por parte de Gran Bretaña, según dijo a Sputnik el exjuez español Baltasar Garzón.

    El propio jurista —coordinador de la defensa internacional del fundador de WikiLeaks— fue presa del "sofisticado sistema" de escuchas, control y seguimiento que el dueño-gerente de la empresa de seguridad UC Global, David Morales, montó en la legación ecuatoriana, donde el profesional australiano se refugió desde 2012 hasta su expulsión y detención en 2019.

    "Siempre sospechamos que el equipo de defensa de Julian Assange se encontraba en el punto de mira de la inteligencia norteamericana (…) Jamás imaginábamos que un eventual espionaje pudiera revestir la envergadura de lo que estamos viendo", remarca Garzón en la entrevista por correo electrónico.

    Exempleados de la firma española han depositado en la Audiencia Nacional de Madrid gigabits de material audiovisual, correos electrónicos e informes sobre Assange y sus visitantes, que Morales presuntamente hizo llegar a la inteligencia estadounidense.

    La investigación penal española lleva pocos meses en curso, pero el caudal de evidencias es desbordante, según constató Sputnik.

    Persecución política

    "No podemos saber hasta dónde llegará. Sin embargo, lo que ya existe en la causa acredita, aún más incluso, que Assange está sometido a una persecución política desde Estados Unidos que debe impedir su entrega a las autoridades británicas", defiende.

    Para el reconocido jurista, "es impensable que la jurisdicción británica pueda acordar la entrega" al país que "presuntamente habría desplegado una acción de espionaje sin precedentes contra Assange y todos sus allegados", incluidos abogados y médicos.

    "Con las evidencias que hay encima de la mesa en estos momentos no dudaría ni un momento en denegar esa entrega", dice al ser cuestionado por la decisión que tomaría de presidir el caso desde el estrado del juez.

    "De hecho", agrega, "estoy seguro de que, si el país que requiere la extradición no fuera Estados Unidos, si se tratara de otro país de la comunidad internacional el que persigue a un periodista por publicar información veraz, con absoluta seguridad la extradición no se habría siquiera tramitado en sede judicial".

    Y sentencia: "la extradición contra Julian Assange, tiene una motivación claramente política y lograremos demostrarlo fuera de toda duda razonable".

    Espionaje en Madrid

    Entre la documentación judicial hay expedientes sobre el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, redactados en inglés por Morales, según admitió en la declaración judicial.

    También salió a la luz el "Informe Nº 001" con fotografías y detalles de un encuentro de Correa con Garzón, quien le recibió en el aeropuerto de Barajas y le condujo a su domicilio madrileño en septiembre de 2017.

    ¿El SENAIN o la CIA?

    "Morales ha indicado que los informes eran para entregar a SENAIN, lo cual también sería delictivo, ya que habría espiado al expresidente Correa y a mí para el servicio secreto ecuatoriano", señala el letrado.

    Pero Garzón califica de "sin sentido" y "absolutamente ilógico" que un español redacte en inglés un informe destinado a la misma agencia de Inteligencia ecuatoriana que le había contratado para proteger la sede diplomática de Londres.

    "Evidentemente, como han declarado los testigos (…), el receptor de esa información habría sido presuntamente la inteligencia norteamericana, a través de la empresa interpuesta de Las Vegas Sands, lo cual está siendo investigado", alega en la entrevista.

    Este negocio de casinos propiedad de Sheldon Adelson, magnate estadounidense próximo al presidente de EEUU, Donald Trump, y donante habitual del Partido Republicano, sería el enlace hasta la CIA en la presunta doble cadena de espionaje montada por Morales, de acuerdo con la denuncia de Assange que investiga el juez José de la Mata.

    Garzón forzó el proceso de extradición contra el dictador chileno Augusto Pinochet en 1998 en Reino Unido y dos décadas después tira de los hilos para impedir que las autoridades británicas entreguen a EEUU al exdirector de WikiLeaks.

    Lee la entrevista completa de Baltasar Garzón aquí.

    Etiquetas:
    extradición, persecución política, EEUU, Reino Unido, WikiLeaks, Baltasar Garzón, Julian Assange
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook