En directo
    Europa
    URL corto
    0 50
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — La salud del fundador de Wikileaks, Julian Assange, que lleva casi diez meses en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh en Londres, está empeorando, declaró a Sputnik la abogada del equipo de defensa del ciberactivista, Renata Ávila.

    Para el 19 de febrero está prevista una audiencia procesal respecto a la prisión preventiva de Assange, la vista del proceso de extradición fue dividida en dos fases: la primera comenzará el 24 de febrero y la segunda, el 18 de mayo.

    "Es evidente que su salud se está deteriorando y debemos tener en cuenta un tremendo estrés e impacto emocional; la incapacidad de preparar adecuadamente su defensa, la necesidad de hacerlo en unas condiciones tan limitadas se suma a la situación", dijo Ávila.

    La abogada calificó de "precarias" las condiciones de su encarcelamiento y agregó que no cumplen con el mínimo nivel de vida digna.

    En este contexto criticó al Gobierno británico por violar las leyes internacionales, impidiendo a Assange el acceso a asistencia médica y otros derechos básicos.

    "Es muy lamentable que el Reino Unido, apoyado por Suecia, probablemente, con la presión de EEUU, trate a uno de nuestros periodistas más valorados como a un criminal peligroso, aunque el único crimen que Julian ha cometido es el periodismo", dijo.

    Al mismo tiempo, Ávila señaló que Assange y sus abogados tuvieron solo dos horas de consultas entre el 18 de diciembre y el 13 de enero.

    Por otra parte subrayó que el equipo de defensa no tendrá bastante tiempo para prepararse una complicada serie de audiencias si continúa recibiendo tan poco acceso como tuvo durante las semanas pasadas, al añadir que no ve ninguna señal de que la situación cambie.

    Además, indicó que la demora de la segunda parte del juicio contra Assange para mayo no cambia el equilibrio de poder.

    "Uno no puede, ni siquiera con los mejores abogados, ganar una persecución política cuando el otro lado tiene todos los recursos del mundo y también el acceso a los argumentos y la estrategia del equipo de defensa de la persona", destacó la abogada de Assange.

    El relator de la ONU sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, Nils Melzer, señaló en noviembre pasado que la arbitrariedad y los abusos por parte del Gobierno británico pueden costarle la vida a Assange.

    También a finales de aquel mes, más de 60 médicos escribieron una carta abierta a la ministra del Interior británico, Priti Patel, en la que advirtieron que Assange, de 48 años, podría morir en la cárcel si no recibe atención médica urgente.

    Caso de espionaje contra una empresa española

    Además, Ávila reveló que el equipo de defensa legal de Assange tiene suficientes pruebas para ganar el caso contra la empresa española Undercover Global S. L. a la que acusa de espiar a Assange durante su estancia en la Embajada ecuatoriana en el Reino Unido.

    "En España, tenemos grandes esperanzas. Tenemos toneladas de evidencias documentales y espero que el sistema español (...) esté a la altura de esta tarea y actúe de manera independiente a la hora de evaluar este caso", dijo Ávila.

    La jurista subrayó que "el caso en España es muy importante porque en ello vemos la prueba de graves violaciones de los derechos humanos autorizadas por el Reino Unido y porque demuestra que hubo vigilancia periódica e incluso sistemática sobre doctores y abogados de Julian".

    Indicó que la defensa de Assange tiene pruebas de que fue EEUU el que orquestó el espionaje a Assange al pagar a la empresa española.

    "Una empresa de EEUU y la compañía española hicieron un trato comercial y la empresa norteamericana estaba vinculada de alguna manera con la inteligencia de Estados Unidos", por lo que el Gobierno estadounidense estaba involucrado en la vigilancia, explicó.

    En 2012, Assange se refugió en la Embajada ecuatoriana tras perder todas las apelaciones contra la extradición que el Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la Fiscalía sueca que lo requería para interrogarlo por presuntos delitos sexuales.

    El ciberactivista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podía enfrentar la pena capital por haber publicado miles de documentos secretos sobre las operaciones del Ejército en Irak y Afganistán.

    Ecuador anuló el asilo al ciberactivista australiano el pasado 11 de abril e inmediatamente fue encarcelado por el Reino Unido por haber violado las condiciones de libertad provisional en 2012.

    Etiquetas:
    Londres, espionaje, prisión, WikiLeaks, salud, Julian Assange
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook