En directo
    Europa
    URL corto
    Por
    El Brexit, pospuesto por tercera vez (53)
    0 70
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — El Reino Unido y la Unión Europea alcanzaron al fin un acuerdo de divorcio que permitirá al premier británico, Boris Johnson, consumar el Brexit en enero de 2020 y abrir la segunda fase de negociaciones con la UE, con el país dividido y la amenaza del 'no deal' (no acuerdo) de nuevo en la parrilla.

    "La gran victoria electoral de Johnson significa que habrá Brexit y en los términos que él decida", afirmó a Sputnik Stuart Thomson, director de Asuntos Públicos en la consultora BDB Pitmans.

    El mandatario conservador dio signos inmediatos de que la mayoría de 80 escaños, que ganó hace dos semanas, no suavizará su horizonte del Brexit ni de la futura relación con Bruselas.

    "Ha endurecido su posición colocando el 'no deal' de nuevo en la mesa y debilitando el papel del Parlamento", advirtió el analista.

    Así lo sugieren dos puntos cruciales del revisado proyecto de ley de la Retirada de la UE (el llamado WAB que adapta el acuerdo al canon británico), que prohíbe extender la transición más allá de diciembre de 2020 y libera al Ejecutivo de la obligación de consultar con el Legislativo los términos de las negociaciones con el bloque comunitario y otras administraciones internacionales.

    El endurecido texto legislativo pasó holgadamente el primer trámite en los Comunes la víspera de las vacaciones navideñas de los parlamentarios.

    Se ratificará antes del 31 de enero y esa noche el Reino Unido estará oficialmente fuera del club de Bruselas, aunque sujeto a sus normas y sus gastos sin poder decisorio hasta el fin de la transición.

    Johnson incumplió su promesa de sacar al país de la UE tres meses antes, pero no perdió la confianza de los 17,4 millones de votantes que marcaron la casilla 'fuera' en el referéndum de 2016.

    En las legislativas, el 53% del electorado apostó por un partido comprometido con un segundo plebiscito europeo, pero la dispersión del voto entre laboristas, liberal-demócratas, verdes o nacionalistas galeses y escoceses aseguró la mayoría absoluta del líder conservador.

    "La marcha no pondrá fin al debate sobre la relación con la UE ni a las divisiones que ha expuesto el Brexit", alertó el profesor John Curtice en el blog del grupo académico 'UK in a Changing Europe'.

    "Nadie está indicando cómo va a reunificar el país, y Escocia es el más crudo recordatorio de la brecha, con su reclamo de un referéndum independentista", señaló Thomson a Sputnik.

    Frontera dentro del Reino Unido

    El primer ministro y exalcalde de Londres dio un "golpe político extraordinario" el pasado octubre, cuando cerró el pacto de divorcio con la UE27.

    "Extrajo crédito de un acuerdo del Brexit que hubiera hundido a cualquier otro político", escribió Peter Foster, corresponsal en Bruselas de The Daily Telegraph.

    Johnson aceptó los capítulos pactados por su predecesora, Theresa May, sobre derechos de la ciudadanía y la factura del divorcio, en torno a los 39.000 millones de libras (unos 45.000 millones de euros).

    Y transformó el protocolo norirlandés, la fórmula insertada en el acuerdo para proteger los tratados constitucionales de paz que hizo encallar el plan de May en tres votaciones parlamentarias a lo largo de 2019.

    Su sucesor abandonó el odiado 'backstop' o salvaguarda contra la reinstalación de controles aduaneros en suelo irlandés si Londres y Bruselas no alcanzaran un tratado comercial durante la transición del Brexit.

    El pacto de Johnson evita puestos fronterizos entre el norte y el sur de la isla y mantiene a Irlanda del Norte en el espacio aduanero británico, pero deja al histórico conflictivo territorio dentro del mercado común europeo.

    "El acuerdo introduce una frontera comercial en el mar de Irlanda, algo que el señor Johnson dijo que nunca haría, y consigna una parte del Reino Unido bajo la regulación de una potencia comercial extranjera", según Foster.

    Esa frontera interna afectará al comercio de bienes entre Irlanda del Norte y el resto de la unión británica: Inglaterra, Gales y Escocia.

    El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, con el nuevo Gobierno
    © REUTERS / Leon Neal
    Pese al riesgo de ruptura nacional, el Brexit de Johnson ganó el respaldo del ala ultraeuroescéptica conservadora que nunca cedió ante la humillada May.

    "Reino Unido se convertirá en un país independiente (…) sin subordinación ni la obligatoria alineación con la política comercial de la UE", clamaron sus cabecillas.

    Los analistas cuestionan si el 'Trump británico', como describió a Johnson el presidente estadounidense, conseguirá preservar el apoyo de su nuevo electorado, particularmente los hijos y nietos de mineros y obreros que jamás habían votado 'tory'.

    "Johnson querrá arroparse en la Union Jack [bandera británica] y dejarse ver firmando tratados con líderes mundiales, pero los desafíos perdurarán, especialmente si no alcanza un acuerdo comercial con la UE", señaló Thomson a Sputnik.

    El asesor político considera que Johnson "necesita demostrar con urgencia los beneficios del pos-Brexit" si pretende prolongar su estancia en Downing Street.

    Tema:
    El Brexit, pospuesto por tercera vez (53)
    Etiquetas:
    UE, Boris Johnson, Brexit, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik