04:47 GMT +321 Noviembre 2019
En directo
    Londres, el Reino Unido

    Crece el movimiento británico de solidaridad con Venezuela

    CC0 / Unsplash
    Europa
    URL corto
    2210
    Síguenos en

    LONDRES (Sputnik) — Miembros y simpatizantes de la Campaña de Solidaridad con Venezuela emitieron a la administración del presidente Donald Trump el mensaje de "manos fuera", basta de intervenciones en Latinoamérica, durante la junta anual de la organización británica, que se convocó en Londres.

    "Ha sido el año más intenso en al menos una década y, ante el constante ataque contra Venezuela, hemos crecido en afiliaciones individuales, sindicales o de grupos afines", señaló a Sputnik Matthew Willgress, coordinador de la VSC, por sus siglas en inglés.

    No quedó un asiento libre en la sala de la sede del sindicato Unite, donde se celebró la reunión y un debate posterior con las embajadoras de Venezuela, Cuba y Nicaragua —Rocío Maneiro, Teresita Vicente y Guissell Morales-Echaverry, respectivamente— compartiendo estrado con el exalcalde de Londres, Ken Livingstone; el ex cónsul de Ecuador, Fidel Narvaez; y la co-fundadora de Stop the War, Lindsey German.

    "La intervención de EEUU en América Latina tiene una historia y, como toda historia, tiene una memoria en el pueblo, y nosotros estamos resistiendo cada vez más por la indignación que tiene el pueblo de Venezuela", declaró la embajadora Maneiro.

    La diplomática advirtió a la audiencia que el presidente Trump está "destruyendo el imperio de la ley internacional" con la ampliación del bloqueo y la aplicación extraterritorial de sus penalizaciones.

    "Venezuela, Cuba, Nicaragua… somos una amenaza para EEEUU porque nos atrevimos a plantear un modelo de cooperación y económico diferente y tenemos los recursos y el conocimiento para aplicarlo", defendió Maneiro.

    La embajadora cubana denunció el "perverso papel que la Organización de Estados Americanos" está desempeñado en Latinoamérica.

    Y su homóloga nicaraguense criticó a la Unión Europea por "guardar silencio" y abonar el terreno para extender las sanciones contra Venezuela o imponerlas contra su propio país.

    "Si algo va mal, eso es nuestro problema y tenemos derecho a solucionarlo nosotros, nadie más; a ningún país le gustaría que alguien viniera a solucionarle sus problemas, sobre todo cuando las tres cuartas partes del problema responde a una intervención sistemática para destruir el país, para destruir la revolución bolivariana", señaló Maneiro a Sputnik en una pausa del debate.

    German describió el embargo contra una nación como el "preámbulo de la guerra" y Willgress como "la guerra con otros medios".

    "El objetivo es humillar y dejar que la población se muera de hambre para provocar un cambio de régimen en Caracas", objetó el coordinador de la VSC.

    Los ponentes expresaron su confianza en la victoria final porque, como señaló la diplomática cubana, "somos resistentes y prevaleceremos".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik