11:38 GMT27 Septiembre 2020
En directo
    Europa
    URL corto
    2272
    Síguenos en

    La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF, por sus siglas en francés) destapó un esquema transnacional, mediante el cual estafadores recibían fondos del bloque para supuestamente promover productos agrícolas europeos en terceros países y luego lavaban el dinero en Ucrania y en las Islas Vírgenes Británicas.

    En su más reciente informe, OLAF detalló un esquema de fraude, destapado tras una serie de investigaciones en diversos países miembros de la organización, que se realizaba en una gran cantidad de proyectos destinados a promover los productos lácteos de la UE en la misma Europa y en países como Australia, Emiratos Árabes Unidos, Kazajistán, Rusia y Ucrania.

    Según el documento, los autores de la estafa, que operaban a través de una empresa con sede en Bruselas y a través de una red de empresas fantasma, se acercaban a las asociaciones comerciales ubicadas en países miembros de la organización y se ofrecían para ayudarlas a obtener financiación de la Unión Europea.

    Los estafadores prometían una solución libre de burocracia para "la aprobación exitosa de sus solicitudes, así como el apoyo práctico para su futura implementación". Se disponían incluso a proporcionar una garantía financiera y a prestar una tasa de depósito.

    "De esta manera, algunas asociaciones de productores agrícolas obtuvieron fondos de la UE para organizar e implementar actividades de promoción de productos agrícolas en Europa y en terceros países", detalla el informe de OLAF.

    Los estafadores creaban entonces una red de compañías fantasma bajo su control, para cumplir las funciones de licitadores, proveedores y organismos de ejecución para los beneficiarios.

    "Se descubrió que los estafadores coludían con los beneficiarios y con otros socios comerciales y manipulaban los procedimientos de licitación mediante el uso de documentos engañosos y recurriendo a pagos ilegales", informa el documento de la agencia antifraude europea.

    Los defraudadores, entonces, utilizaban las compañías fantasma —las cuales no tenían ni instalaciones operativas, ni empleados reales— para inflar los precios de los servicios que solamente se prestarían parcialmente o no se prestarían del todo. Enseguida, lavaban los fondos obtenidos, en Ucrania y en las Islas Vírgenes Británicas.

    Como resultado de la investigación, OLAF recomendó a la Dirección General de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea recuperar 7,7 millones de euros y no otorgar otros 7,3 millones de euros adicionales para una serie de proyectos.

    Etiquetas:
    lavado de dinero, fraude, Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), Unión Europea, estafa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook