Widgets Magazine
17:58 GMT +319 Septiembre 2019
En directo
    Migrantes a bordo del barco Open Arms

    Gobiernos europeos vs. ONG: ¿quién ganará en la guerra costera por los migrantes?

    © AP Photo / Francisco Gentico
    Europa
    URL corto
    Por
    El caso del Open Arms reaviva la crisis migratoria en el Mediterráneo (49)
    491
    Síguenos en

    Continúa la batalla entre los Gobiernos y las ONG, que siguen con persistencia, a veces cuestionable, sus operaciones en el Mediterráneo pese a las leyes draconianas de algunos países contra los inmigrantes y el escaso deseo de Europa de recibir a los rescatados.

    El capitán estará entre rejas y será multado hasta con un millón de euros, así señala el decreto de seguridad de Italia, que ahora tiene en el punto de mira a los buques que socorren migrantes en el Mediterráneo.

    "Somos buenos cristianos, pero no tontos", señaló el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, quien ya se ha convertido en el principal luchador europeo contra la inmigración ilegal.

    El año pasado, Italia aprobó una ley que endurece las condiciones para los inmigrantes y solicitantes de asilo. Salvini nunca ocultó que su otro objetivo era prohibir a todos los barcos con refugiados a bordo entrar en los puertos italianos.

    Grecia es otro país que denunció que sus capacidades se agotaron, pidiendo a la UE un reparto más justo de la carga de los inmigrantes. El excanciller austríaco Sebastian Kurz hace poco culpó a las ONG de dar falsas esperanzas a los rescatados, de implicarles en situaciones peligrosas al ofrecer un billete gratis a Europa.

    Sin embargo, ni las dudas de los países europeos sobre la actividad de organizaciones no gubernamentales, ni las leyes de Salvini impidieron que el Open Arms permaneciera cerca de las costas de Lampedusa por casi tres semanas.

    Ciao, bella

    El Gobierno español fue el primero que tomó la decisión de responsabilizarse por los refugiados rescatados y anunció que enviaría un buque de la Armada a Lampedusa para llevarlos a España.

    Y luego la situación dio un giro inesperado: el fiscal de Agrigento (Sicilia) permitió al Open Arms atracar en el puerto de Lampedusa tras casi 20 días a la deriva. Los 83 inmigrantes fueron recibidos con aplausos y la popular canción antifascista italiana Bella Ciao.

    "Por fin acaba esta pesadilla", afirmó la ONG Proactiva Open Arms en sus redes sociales.

    La Justicia italiana recurrió al artículo 328 del Código Penal. La normativa prevé penas de cárcel de seis meses a dos años para cargos públicos que rechacen actuar según su obligación institucional. Tras atracar en el puerto, el barco fue secuestrado provisionalmente por razones sanitarias.

     La situación concreta sí ha quedado desbloqueada, pero las perspectivas en caso de ocurrir algo semejante no quedan nada claras. Cabe mencionar que Italia mantuvo su veto al desembarque durante todo este tiempo, pero la ONG española se negó a abandonar sus aguas y demandó la autorización para entrar en el puerto de Lampedusa. Inicialmente, el número de migrantes a bordo era de 160, pero se redujo después de que decenas de ellos fueran evacuados por requerir atención médica o psicológica urgente. Algunos de los que viajaban en el barco de rescate se lanzaron al agua para intentar llegar a nado a la isla italiana.
    "La situación a bordo se complica cada minuto", "la situación está fuera de control", denunciaba la ONG española. Además, rechazaba desembarcar en Malta, asegurando que este país había aceptado acoger solo a un grupo de los migrantes y no a todos. Tampoco Open Arms aceptó la posibilidad de dirigirse a los puertos españoles de Algeciras, ni a Palma o Mahón, en Menorca. Solicitaban entrar en Lampedusa o atracar en Catania y de ahí trasladar a los rescatados hasta Madrid en avión o transferir a los inmigrantes a otro barco para que la travesía a España fuera más segura.

    "¿Por qué el Open Arms no va a España? En 18 días fueron y regresaron de Ibiza a Formentera tres veces", afirmó Matteo Salvini.

    Según el vicepresidente italiano, la decisión de no utilizar un puerto español es la "batalla política" que la ONG libra con su Gobierno.

    Sin luz al final de túnel

    Según el último sondeo de Eurobarómetro, la inmigración está encabezando la lista de los principales problemas que preocupa a los ciudadanos de la UE, los encuestados la consideran aún más preocupante e importante que los problemas del terrorismo, económicos o del paro.

    Un barco con migrantes en el Mediterraneo
    © REUTERS / Sea-Watch.org/Handout

    Pero Europa todavía carece de un mecanismo conjunto. Alemania ya se ha pronunciado a favor de la creación de una nueva misión europea, similar a la creada anteriormente para desmantelar las redes de tráfico de inmigrantes en el Mediterráneo, conocida como Sophia.

    Creada en el 2015, tenía como objetivos luchar contra las redes de tráfico de personas, prevenir flujos de migración irregular y evitar que muera más gente en el mar. Pero en la reunión del 27 de marzo de 2019, los países de la UE acordaron suspender "temporalmente" el despliegue naval por la falta de acuerdo sobre el desembarco de los inmigrantes rescatados.

    Los expertos señalan que, desde el punto de vista político, la crisis del Open Arms demuestra lo necesario que son estos mecanismos. Según los datos de la organización internacional de inmigración, desde principios del año unas 840 personas han fallecido en un intento de llegar a Europa. Y es por eso que las ONG planean continuar su actividad humanitaria, calificando de vergüenza las medidas que adopta Italia e insistiendo que la responsabilidad por las personas en situación crítica la tiene cada gobierno europeo.

    Sin embargo, por ahora desde Europa solo responden con acusaciones mutuas, sembrando dudas acerca de la actividad de las organizaciones o acusándolas de "provocación política" por lanzar sus operaciones de búsqueda y rescate.

    Tema:
    El caso del Open Arms reaviva la crisis migratoria en el Mediterráneo (49)
    Etiquetas:
    Sicilia, desembarco, Lampedusa, Open Arms, Italia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik