Widgets Magazine
En directo
    Un buque ucraniano en el mar Negro (archivo)

    Ucrania duplica su zona marítima y desde Rusia le responden

    © Sputnik / Stringer
    Europa
    URL corto
    16793

    El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, firmó la ley sobre la zona adyacente de Ucrania que duplica la zona de control del país en el mar Negro. También regula las fronteras marítimas del país y el castigo por su violación.

    "El propósito de la ley es armonizar la legislación marítima del país con las leyes de otros Estados del mar Negro y los miembros de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982", informa el sitio web de la presidencia de Ucrania.

    De acuerdo con el documento, la zona de control de Kiev crece de 12 a 24 millas náuticas. Se cuentan desde las líneas básicas del mar territorial de Ucrania.

    Según la ley, los guardias fronterizos pueden detener, inspeccionar o arrestar a los barcos, así como a los miembros de su tripulación, con la excepción de los buques de guerra y otros buques estatales que se utilizan con fines no comerciales.

    La reacción en Rusia

    Rusia no está obligada a reconocer las fronteras marítimas de Ucrania, ya que Kiev rompió relaciones con Moscú, dijo el vicepresidente del Comité de Defensa de la Duma, Alexandr Sherin.

    "Hemos terminado todas las relaciones con Ucrania por iniciativa de la parte ucraniana. Petró Poroshenko cortó las relaciones con la Federación de Rusia, por lo tanto, no tenemos ninguna obligación de reconocer las fronteras ucranianas", señaló.

    En tanto, el miembro del Comité de Defensa del Senado ruso, Franz Klintsévich, cree que Kiev desea proporcionar una base legal para posibles provocaciones en el mar de Azov. Según el senador, Moscú estudiará a fondo la nueva ley ucraniana.

    "Sin embargo, ya está claro que la ley claramente no encaja en el actual acuerdo ruso-ucraniano sobre el uso conjunto del mar de Azov, que establece que esas decisiones deben tomarse colectivamente", dijo Klintsévich.

    "Nuestra reacción será apropiada. Creo que Rusia no hará ningún cambio fundamental en términos de navegación en el mar de Azov", adelantó el senador.

    Por su parte, Antón Morózov, miembro de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Duma, señaló que Kiev no se detiene.

    "Ucrania todavía quiere politizar el tema del estrecho de Kerch, continuar la provocación con respecto a la zona marítima y la navegación de los buques militares allí. Esto no conducirá a nada bueno", advirtió el parlamentario ruso a RT.

    Al mismo tiempo, como señaló la abogada y especialista en derecho internacional, María Yarmush a RT, el documento firmado por Poroshenko se basa en normas anteriormente establecidas en leyes internacionales.

    "De conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, cada Estado tiene el derecho de aumentar la zona adyacente, pero no más de 12 millas náuticas del mar territorial. En otras palabras, Poroshenko se refiere formalmente a las disposiciones de esta Convención y extendió la jurisdicción de sus guardias fronterizos 12 millas náuticas", señala Yarmush.

    Agregó que la expansión se aplica solo a la zona adyacente de Ucrania que se encuentra en el mar Negro y no está en contacto con las aguas territoriales rusas.

    Tema relacionado: Un periódico británico califica de "Tercera Guerra Mundial" la tensión en el mar de Azov

    Yarmush remarcó que en caso de acciones similares en el mar de Azov, Ucrania violaría el derecho del mar, ya que la zona pertenece a aguas internas y las acciones allí requieren acuerdos mutuos.

    Sin embargo, para el ministro de Defensa de Ucrania, Stepán Poltorak, el mar de Azov ya es un mar ucraniano.

    "El mar de Azov es parte de Ucrania. Mariúpol y Berdyansk son nuestros puertos, forman parte de Ucrania, de nuestra economía", anunció el ministro el 28 de diciembre.

    Etiquetas:
    mar, control, expansión, ley, estrecho de Kerch, mar de Azov, mar Negro, Ucrania, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik