09:00 GMT +320 Noviembre 2018
En directo
    La construcción del gasoducto Nord Stream 2 (archivo)

    El acuerdo gasístico entre Polonia y EEUU no afectará al gasoducto Nord Stream 2

    © Sputnik / Serguey Guneev
    Europa
    URL corto
    112

    El reciente acuerdo firmado entre Polonia y Estados Unidos para el suministro de gas natural licuado (GNL) no afectará la construcción del gasoducto Nord Stream 2.

    Piotr Wozniak, presidente de la compañía estatal polaca PGNiG, anunció la firma de un acuerdo con la empresa estadounidense Venture Global LNG para la compra de dos millones de toneladas de gas natural licuado (GNL) anuales durante dos décadas.

    Más: Polonia firma contrato con EEUU para adquirir gas natural licuado

    "No afecta en absoluto [al Nord Stream 2]. Puedo asegurar que los especialistas alemanes del mercado gasístico comprenden esta situación de principio a fin. Y entienden que Estados Unidos no puede ser una fuente para sus necesidades, su potencial de suministro es demasiado pequeño", comentó a Sputnik Rustam Tankaev, director general de InfoTEK-Terminal y experto en la esfera de gas y petróleo.

    Tankaev puso de relieve que es importante "considerar el conjunto de los eventos como un todo" y no solamente la firma del contrato, aislada del contexto.

    El experto recordó que hace cerca de un año y medio se llevó a cabo un suministro piloto de GNL desde Estados Unidos a Polonia. El gas estadounidense resultó ser significativamente más caro —un 30%- que el gas ruso, por lo que las autoridades polacas afirmaron que no firmarían un contrato en términos desfavorables. Posteriormente, el Congreso de Estados Unidos decidió, a sugerencia del Gobierno, asignar 1.000 millones de dólares de subsidio al mercado gasístico europeo.

    "Para el mercado del gas de Europa, esto no es nada. Por lo tanto, no podemos hablar de la relación con el mercado gasístico europeo. Obviamente, este dinero se destinó a la fecha del contrato con Polonia, para el suministro de gas a Polonia. Esta cantidad puede reducir significativamente el precio del gas para Polonia", explicó Tankaev.

    Te puede interesar: Político alemán defiende el Nord Stream 2 como crucial para relaciones con Rusia

    El especialista puso de relieve que el precio del gas estadounidense suministrado a Polonia no tiene, entonces, nada que ver con los precios reales de mercado. Anteriormente, Wozniak había afirmado que el gas estadounidense era casi un 30% más barato que el gas ruso.

    "Este es un precio absolutamente político, cuya mitad proviene del presupuesto de EEUU. Es decir, pago por los contribuyentes estadounidenses. Es comprensible que el Congreso de EEUU no asignara una gran cantidad de dinero (…) Es necesario entender que el gas suministrado desde Estados Unidos, bajo ninguna circunstancia, puede compararse [en términos económicos] con el gas de Rusia", afirmó.

    Tankaev agregó que el contrato tiene una motivación absolutamente política y su objetivo es mostrar a los europeos que Estados Unidos puede expulsar a Rusia del mercado gasístico en Europa.

    "No es así, eso es ridículo. Pero al mismo tiempo, las personas comunes y corrientes no conocen todos los números necesarios. Ellos naturalmente creen que sí, que los estadounidenses son geniales y pueden cambiar esta situación", apuntó.

    Tankaev afirmó, además, que EEUU no tiene reservas gasísticas para aumentar su suministro a Europa.

    "La verdad es que el gas que Estados Unidos podría suministrar no solo a Polonia, pero a Europa, es muy poco. En este momento, puede entregar estos dos millones de toneladas anuales y nada más", apuntó.

    Te puede interesar: Rusia no busca monopolizar el mercado europeo de gas

    "Estados Unidos no puede ser un proveedor para el mercado europeo. No tiene gas para esto, para poder suministrar gas necesitaría comprarlo en algún lugar y esto no es tan fácil. Para firmar un contrato de suministro de GNL, es necesario que haya volúmenes excedentes, y dichos volúmenes excedentes de GNL en los próximos años solo los tiene Rusia. ¿Cuál es el sentido de comprar a Rusia para suministrarlo a Europa?", agregó.

    Tankaev consideró la posibilidad de que el país norteamericano encuentre gas en la plataforma ártica de Canadá y Estados Unidos o en el Golfo de México, pero ninguna de las opciones serían fuentes de gas barato.

    "En el Golfo de México, la profundidad del mar es de unos dos kilómetros. Hay posibilidades de encontrar nuevas fuentes adicionales allí, pero serán bastante caras. No se puede decir que habrá una gran cantidad de gas barato allí. Tanto la extracción en el Ártico como la extracción a gran profundidad son muy costosas, tienen costos operativos muy altos", afirmó Tankaev.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    GNL, gas, Nord Stream II, Europa, EEUU, Polonia, Rusia